El principio del tiempo / Opinólogía / 1968: la memoria en la placa

1968: la memoria en la placa

Por Sergio Tabares


“No eran obreros parapetados en la huelga, eran mujeres y niños, estudiantes, jovencitos de quince años, una muchacha que iba al cine, una criatura en el vientre de su madre, todos barridos, certeramente acribillados por la metralla del Orden y la Justicia Social”.

-Jaime Sabines Tlatelolco 68 (fragmento)

Este dos de octubre se han cumplido 50 años del episodio más trágico y vergonzoso en la historia de México. La matanza de Tlatelolco se mantiene como una herida viva que aún duele en la memoria colectiva de México.

Fuente: ADN40
Fuente: ADN40

Queda para la posteridad como ese episodio oscuro, cada vez más remoto y turbio donde el sistema del gobierno se alineó a los intereses particulares para masacrar la vida de inocentes; inocentes que fueron traicionados por la propia y supuesta democracia.

Bajo la falsa ilusión de que en México se podía ejercer la libertad de expresión, los estudiantes salieron a tomar las calles. Y se toparon con una figura autoritaria, hegemónica, experta en el doble discurso, para minimizar los atropellos e intentar disimular su crimen más imperdonable.

A medio siglo de 1968 a veces pareciera que México no ha cambiado mucho. Nos sobran los tristes y cuestionables episodios en donde aquellos que debían ser protegidos terminaron siendo barridos bajo la alfombra con la intención absoluta de que la desmemoria  y el tiempo hagan su trabajo.

Intentar ignorar pareciera que es una de las habilidades más ejercidas y practicadas por las autoridades mexicanas. Lo vimos hace 50 años, lo revivimos en Ayotzinapa y vuelve su eco, más velado, en la figura de una sencilla placa.

24 horas antes del 2 de octubre se convirtió en un trending topic nacional el acto de remoción de todas las placas alusivas a Gustavo Díaz Ordaz en las líneas del metro.

El argumento de José Ramón Amieva, jefe de Gobierno, se escuda en la necesidad de cerrar ciclos para dejarlos atrás, pero detona un debate inmediato sobre la importancia de la memoria:

“Consideramos que a 50 años hay ciclos que se deben de cerrar y considerar cuál es el pensar y el sentir de la población de la ciudad.”

Creería yo que el deseo de nuestro país, como sociedad, residiría en no dejar borrados de la historia a todas las figuras culpables que quedan exhibidas en la vergüenza.

Es absolutamente cierto que las placas no existen, ni se colocan, con el objetivo de funcionar meramente como información histórica. Representan sobre todo como una forma de homenaje. Muchas veces a personajes inmerecidos.

La información histórica y el legado real de los episodios de nuestro pasado bajo ninguna circunstancia dependen de la exhibición de una placa.

Pero el hecho de retirar esa placa también constituye otro acto, uno que predispone al olvido entre aquellos que jamás supieron siquiera el nombre que no deberían desconocer.

Yo por mi parte no puedo evitar pensar en esa historieta web de Non Sequitur. Donde un niño y un anciano sobreviviente del holocausto dialogan sobre el tatuaje que tiene en su brazo.

Al final, el mayor le confiesa al infante que no se borra esa marca en su piel para que las nuevas generaciones sepan y recuerden lo que sucedió. Algo así se siente el incidente con las placas.

¿Hay un nuevo régimen que se ha apropiado culturalmente del 2 de octubre? La respuesta tal vez la tengamos hasta dentro de 50 años.

Fuente: Wiley Miller
Fuente: Wiley Miller

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Sergio Tabares

Lector por afición, político por vocación. Ex regidor de Guadalajara, académico universitario y Miembro Activo del PAN desde 1995. Licenciado en Estudios Políticos y Gobierno por la UDG. Con estudios en Comunicación Política por la Universidad Iberoamericana. Ha participado desde 1995 en distintas campañas federales y locales del PAN. Iniciando su carrera de servicio público en 2001. Fue Secretario Estatal Juvenil. Consejero Nacional y Estatal del PAN. Director de Giras Presidenciales, Director General del Instituto Jalisciense de la Juventud. Atiende personalmente comentarios a través de sus redes sociales.

Te puede interesar

#Opinólogo

¿De verdad ya triunfó el 68?

Comparte en WhatsApp A Luis González de Alba, Raúl Álvarez Garín y Roberto Escudero. Todo ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>