El principio del tiempo / Opinólogía / #8demarzo ojos abiertos y manos a la obra

#8demarzo ojos abiertos y manos a la obra

Por: Angélica Bucio


 

El 8 de marzo no es cuestión de felicitar, de regalar flores o pintar el mundo de rosa. Cada 8 de marzo es una oportunidad de tomar el micrófono para dos cosas: 1) reconocer lo mucho que hemos avanzado y 2) señalar todo lo que nos falta por avanzar. El día internacional de la mujer es un espacio para abrir los ojos y poner manos a la obra.

La mujer en casa sigue siendo víctima de violencia doméstica. Más del 66% de las mujeres mayores de 15 años han enfrentado al menos un incidente de violencia alguna vez en su vida. Casi el 44% de ellas ha sufrido de violencia por parte de su pareja actual o más reciente. Cuando una mujer se dedica al hogar casi nunca es percibido como una actividad económica y su situación se correlaciona de forma importante con una dependencia económica que se liga con violencia económica. En 2016, el 49% de las mujeres mexicanas habían sido víctimas de violencia emocional, 41% de violencia sexual y 29% de violencia económica.  

Foto: naiz.eus
Foto: naiz.eus

El trabajo femenino sigue siendo no remunerado. De cada 100 personas que se dedican a tareas no remuneradas en el hogar, 63% son mujeres siendo que la contribución de estas actividades representa el 24.2% del PIB.  

En los espacios laborales, las mujeres continúan ganando menos que sus pares masculinos. Adicionalmente, se les castiga por decidir reproducirse, incluso en países altamente avanzados como Dinamarca donde el diferencial es de -23% una vez que las mujeres han sido madres. A esto se le conoce como discriminación laboral.

En los espacios públicos, al menos más del 34% de las mujeres experimentan algún tipo de violencia sexual. Algunas personas todavía lo llaman piropos, pero las mujeres seguimos experimentando una inseguridad diferenciada por nuestro sexo en todos o casi todos los espacios públicos.

En México, los estudios en este rubro son muy reducidos. De hecho, cuando yo escribí mi tesis de licenciatura sobre el techo de cristal, ni siquiera existían cifras y tuve que utilizar encuestas de opinión pública. Hoy, cuatro años después, la situación no es muy diferente. De hecho, la misma escasez de cifras con perspectiva de género se considera una barrera para la mejora de la situación de las mujeres porque si ni siquiera podemos cuantificar, entonces ¿cómo podemos cambiar la situación?

Sí es cierto, hoy las mujeres podemos votar, manejar, arrendar o comprar un inmueble, decidir sobre métodos anticonceptivos, elegir a nuestra pareja, tener un trabajo de cualquier nivel pero… Esto no sucede en todos los países del mundo ni en todas las familias.

Y aún cuando pertenecemos a la clase más privilegiada de las que sí estudiamos, de las que día a día tomamos decisiones sobre nuestra vida, cada vez somos menos las que nos sentamos en las mesas cada vez más y más exclusivas. Si no me creen, revisen las revistas y periódicos, ¿cuántas mujeres aparecen en las mesas de honor? ¿Cuántas mujeres son la figura principal de la nota? ¿Cuántas mujeres son llamadas por su apellido cuando sus pares son casi exclusivamente llamados de esta forma? ¿Cuántas de las mujeres que dan nota tienen en la nota la especificación puntual de que son mujeres y cuántos de los hombres que dan nota tienen la especificación de su sexo?

En vez de gastar dinero en flores, de enviar imágenes con corazones y en vez de llenar los muros virtuales hoy con felicitaciones, mejor reconozcamos el valor real de todas las mujeres que nos rodean. Veamos a los ojos a las mujeres de la limpieza, dimensionemos el trabajo de las amas de casa, reconozcamos el intelecto de las mujeres académicas y científicas y respetemos tratando como iguales a las mujeres trabajadoras de cualquier nivel.

Y no, no se trata de resaltar sobre los hombres ni de hacerlos menos ni de decir que nosotras sufrimos todo y ellos nada. No, se trata de seguir un camino de coherencia y congruencia de que todos somos personas y merecemos que sea reconocida nuestra dignidad humana. El día que la mujer se ubique en su justo lugar, también lo hará el hombre y viceversa. #8demarzo por un mundo con dignidad humana.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Angélica Bucio

Politóloga (ITAM) con MBA (UDLA) desempeñándose en temas de Comunicación Corporativa. Actualmente, Directora de Comunicación y Asuntas Públicos en @anpact Fiel creyente de la eficiencia, de la equidad y de la mejora continua. Un corazón de artista que aplica la perspectiva de género como eje rector personal y profesional. Las expresiones aquí expuestas son a título personal.

Te puede interesar

#Opinólogo

Pensar algunas alternativas para enfrentar la violencia

Comparte en WhatsApp El sociólogo francés François Dubet establece una diferencia sustancial entre una crisis ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>