El principio del tiempo / Opinólogía / Amnistía a los narcos… ¿por qué no?

Amnistía a los narcos… ¿por qué no?

Por: Italy Ciani


El 17 de mayo de 2016 este medio publicó mi columna: ¿Y si negociamos con el narco? A propósito de una declaración hecha por el Ex Presidente Vicente Fox, en entrevista con Carlos Marín. En días pasados Andrés Manuel López Obrador sugirió explorar otras alternativas ante la estrategia fallida contra el narcotráfico, diciendo que ninguna estaría descartada, incluida la posibilidad de otorgarles amnistía. Nuevamente se desató una ola de comentarios negativos de diversos actores, desdeñando lo dicho por AMLO, pero a diferencia de la vez pasada, ahora proliferan advertencias con tintes políticos que encontraron en las palabras del futuro candidato presidencial un renovado pretexto para de nueva cuenta hacerlo pasar como un peligro para México.

Lo absurdo es que lo señalan quienes desde el Congreso se arrodillan frente al poder castrense, que pretende detentar un poder punitivo absoluto con pretensión de legalidad, con una legislación fabricada por ellos, para perpetuar la emergencia de la muerte, la muerte de los otros. ¿Quién representa el verdadero peligro?

El común denominador de las opiniones vertidas es que, de acceder a pactar con criminales, se reconocería la debilidad de las instituciones y que México es un país fallido. Dado que mis argumentos no han variado, replico lo escrito en aquella ocasión, para abonar a la discusión sobe el tema con razones de fondo, y no descalificaciones absurdas, que es lo que ha abundado, como el hecho de llamar loco a AMLO o pejezombies a quienes han aplaudido la propuesta.

La debilidad institucional, particularmente en nuestro sistema de justicia penal, es evidente. El hecho de que su eficacia sea de un 2%, y que la impunidad, por ende, alcance el 98%, habla por sí solo. Respecto al otro punto, Noam Chomsky, voz autorizada en la materia, afirma que cuando un gobierno no es capaz de proteger a sus ciudadanos de la violencia, es un Estado fallido. ¿Alguna duda?

Tenemos una clase política moralina, que por un lado está vinculada con terribles actos de corrupción, entre los que se encuentran pactos, en lo oscurito y para beneficio propio, con grupos delincuenciales, y por el otro lado pronuncia discursos muy bonitos de tolerancia cero contra los malos. En este sentido, AMLO merece un reconocimiento y mi respeto absoluto por su valor al decir lo que dijo, más allá del costo político que ello le pudiera representar.

La guerra contra el narcotráfico en México ha producido lo que Zaffaroni denomina genocidio por goteo, una masacre, con un poco más de paciencia, que nos ha llevado a acumular más de 100 mil muertos en 10 años. ¿Qué se puede hacer para revertir la continuación de esta historia sangrienta, dolorosa y violenta? La respuesta no es sencilla, pero sin duda, si seguimos haciendo lo mismo, el resultado seguirá siendo el mismo.

Imagen: Manuel Ahumada, caricaturista de La Jornada.
Imagen: Manuel Ahumada, caricaturista de La Jornada.

Italia y Colombia diseñaron políticas criminales de negociación abierta y regulada con la Cosa Nostra y los Cárteles de Cali y Medellín, respectivamente, logrando en su momento disminuir significativamente la violencia. Conscientes de su realidad, anteponiendo su debilidad operativa y potencializando lo que sí estaba en sus manos, desarticularon a varias estructuras delincuenciales. En Italia les llamaron colaboradores, en Colombia arrepentidos. Estados Unidos lo hace todo el tiempo, con sus testigos protegidos.

En Colombia, cuya problemática llegó a ser muy similar a la nuestra (desigualdad social y económica, corrupción, narcotráfico, homicidios, desplazados), e inclusive peor por el terrorismo (que por fortuna nosotros no tenemos, aún), lograron paliar su crisis de violencia con un esquema de negociación con el narco, quienes mediante intermediarios oficiales conciliaron entregas voluntarias, una parte de su capital económico y la promesa de abandonar el negocio, a cambio de condenas de 5 a 10 años de prisión, con la garantía de no ser extraditados y preservar recursos financieros para su manutención y la de sus familias, que les permitiera el anhelado retiro sin complicaciones. Los líderes, a su vez, negociaban con las piezas clave de sus organizaciones, con el mismo propósito, lo que garantizaba, en la mayoría de los casos, desarticulaciones efectivas de la delincuencia organizada.

Lo que vemos, desde nuestra realidad, es que detienen a cualquier operador y nos es presentado siempre como el líder de la célula, el jefe de plaza, el sicario principal, el contador, es decir, pareciera que en la maña no hay tropa, todos son jefes. Por supuesto es de dudar que en verdad así sea, pero en otros casos como el del Chapo, por citar un ejemplo en el que visiblemente él era-es en realidad el capo, su detención no ha desarticulado en lo absoluto al Cártel de Sinaloa, como la detención y abatimiento de los Arellano Félix tampoco sirvió, pese a que los gringos insistieron una y otra vez en que la organización criminal ya no existía. Hoy sigue vigente, con Enedina Arellano al frente.

Foto: noticieros.televisa.com
Foto: noticieros.televisa.com

Las estructuras jerárquicas de la delincuencia organizada se reacomodan fácilmente cuando es necesario, y siguen operando con toda facilidad, aunado al hecho de que sus recursos financieros y su capacidad corruptora es infinita, y difícilmente trastocada. Por ello, entre otros factores, la guerra contra el narco no ha funcionado, ni funcionará.

Colombia agregó un ingrediente fundamental en su esfuerzo de negociación: voluntad política. Así, fueron procesados y exhibidos funcionarios públicos de todos los niveles, incluidos jueces, magistrados, fiscales, generales, congresistas y hasta mandatarios.

Como se advierte, la “ocurrencia” de AMLO no es tal. Las respuestas superficiales no abonan a la posibilidad de construir un esquema diferente a lo que nos hemos cansado de intentar, sin éxito. Las negociaciones con el narco existen. ¿Por qué no hacerlas de cara a la sociedad, reguladas jurídicamente y anteponiendo intereses comunes por encima de los de unos cuántos? Creo que, al menos, valdría la pena considerarlo.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Italy Ciani

Abogada por la Universidad Autónoma del Estado de México, y Maestra en Criminología y Política Criminal el INACIPE. Catedrática de la Facultad de Derecho de la UNAM, INACIPE y la Barra Nacional de Abogados. Docente certificada por SETEC. Fue la primera Subprocuradora de Delitos vinculados a la Violencia de Género del Estado de México, logrando obtener la primera sentencia por feminicidio del país. Ha publicado varios artículos y es autora del libro “Si te callas, te mueres. La violencia contra las Mujeres en México”.

Te puede interesar

#Opinóloga

AMLO es el único candidato que respeta a la comunidad LGBTTTIQA

Comparte en WhatsApp En los próximos días habrá de celebrarse el cuarenta aniversario de la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>