El principio del tiempo / Opinólogía / Anomía y adiaforización en el interregno

Anomía y adiaforización en el interregno

Por: Eduardo Martínez



Robert K. Merton, en su obra Teoría y Estructura Sociales, expone que la sociedad es una fuerza que reprime el libre desarrollo de los recursos vitales individuales, y que genera, por reacción, la tendencia a rebelarse contra su acción represiva. La rebeldía individual, a su vez, es rechazada y sancionada por la sociedad como patológica, peligrosa y criminal.      

Entonces, la conducta desviada es un producto de la estructura social, ya que la incongruencia entre los fines culturalmente reconocidos como válidos y los medios legítimos para alcanzarlos está en el origen de comportamientos desviados. Sin embargo, esta incongruencia es un fenómeno anormal o patológico sólo dentro de ciertos límites cuantitativos.

De lo anterior es claro que algunas estructuras ejercen una presión definida sobre ciertas personas para que sigan una conducta inconforme y no una conducta conformista y de esto se derivan cinco modelos de “adecuación individual”:

1.- Conformismo. Existe una respuesta positiva entre fines culturales y medios institucionales.

2.- Innovación. Existe una respuesta positiva a los fines culturales y negativa a los medios institucionales.

3.- Ritualismo. Es una respuesta positiva a los medios institucionales y negativa a los fines culturales.

 4.- Apatía. Es una respuesta negativa tanto a fines culturales como a medios institucionales.

5.- Rebelión. Consiste en la afirmación sustitutiva de fines alternativos a través de medios alternativos.

Foto: periodicoenfoque.com.mx
Foto: periodicoenfoque.com.mx

Lo anterior porque la estructura social produce una tendencia hacia la anomia y la conducta divergente. La presión de semejante orden social se dirige a vencer a los competidores. Mientras los sentimientos que dan apoyo a este sistema competitivo estén distribuidos por todo el campo de actividades y no se limiten al resultado final del éxito, la elección de medios permanecerá en gran parte dentro del ámbito del control institucional.

La anomia viene sentando bases para la constitución de la sociedad del cansancio, en donde aparece un nuevo modelo de adecuación individual: el adiaforismo o indiferencia o insensibilidad moral que explica la etiología de la violencia intersubjetiva y estructural que toca vivir en la época del interregno.

Dice Zygmunt Bauman, en el texto Ceguera moral, respecto de este tema:

“Los actos adiafóricos son los exentos de consentimiento social (universal o local) ante la evaluación ética, y por lo tanto están libres de arrostrar la amenaza de punzantes dolores de conciencia y estigma moral. Cortesía del consentimiento social (léase, la mayoría), la autoestima y el fariseísmo de los actores protegen a priori de la condena moral; la conciencia moral queda, por tanto, desarmada y como un factor irrelevante a la hora de encauzar y limitar la elección de acciones.”

Hace unos días fuimos testigos de un ataque al país soberano de Siria y la respuesta adiafórica fue la elaboración de memes en redes sociales. También se ha hecho del conocimiento público el contenido del auto de vinculación a proceso de un médico de Oaxaca al que se atribuyó un hecho que la ley señala como delito de homicidio doloso eventual y el adiaforismo de las redes sociales generó una defensa en contra de la “criminalización” del acto médico y, de ambos, se puede colegir que tienen por objetivo desarmar la conciencia moral.

Como puede verse, dos tipos de violencia (una estructural y otra intersubjetiva) han quedado al margen de la evaluación ética en el no lugar o ciberespacio enestos dos temas. La anomia y la adiaforización en el interregno son un grave problema que no es del interés de los científicos de la criminalidad y esto no puede continuar así.

Foto: elcultural.com
Foto: elcultural.com

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Martínez

Abogado Postulante en las Materias de Extinción de Dominio y Derecho Procesal Penal Acusatorio y Oral. Maestro en Política Criminal por el INACIPE. Catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, del INACIPE y de la Escuela Libre de Derecho de Puebla. Socio de Número del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México y Miembro de la Comisión de Derecho Penal del Colegio. Capacitador Certificado, en razón de sus méritos, por SETEC. Escritor de más de 10 libros, conferencista y articulista.

Te puede interesar

#Opinóloga

Si México fuera más filosófico…

Comparte en WhatsApp Hemos vivido en la fantasía de las no consecuencias, sin embargo, la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>