El principio del tiempo / Opinólogía / Berlusconi en Oaxaca

Berlusconi en Oaxaca

Por: Noé Mijangos



El periodismo contempla varias facetas. Los periodistas poseen diferentes experiencias conforme se van adhiriendo a un sinfín de vidas contadas. Aun con todo y que se haga un reportaje, crónica o entrevista a modo, el periodismo posee un lenguaje que genera suspicacias que bien captadas resumen la verdad cotidiana de un mundo insospechado. Ahora paso a contarles, cómo sería la llegada de un personaje como Silvio Berlusconi a una entidad enigmática como Oaxaca.

Para un político que en su país se encuentra tachado de evasor fiscal, esta entidad lo asombraría por el parecido de sus mosaicos sociales que se viven en esa nación que una vez tuvo el imperio más imponente hasta su caída occidental en el siglo V. Oaxaca para Berlusconi es el lugar donde cualquier persona decente tiene que recurrir a amistades que le ayuden a sobrellevar la carga financiera de su empresa o negocio. Tachar al empresariado decente de corruptor de autoridades públicas significaría para Berlusconi una falta de consideración al hacedor de dinero por excelencia como lo es el capitalista.

Foto: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/06/03/recorre-murat-zona-de-desastre-en-el-istmo-de-tehuantepec
Foto: http://kebekmac.forumprod.com/il-caimano-le-ca-man-2006-nanni-moretti-t127.html

Oaxaca además practica en sus círculos sociales más encumbrados la finesa de considerar a la mujer compañía de ocasión. En Oaxaca no se necesita poseer cadenas de televisión para financiar la caída de alguna televisión pública (Radiotelevisione Italiana, por ejemplo) pues la denostación desde los círculos de poder a la mujer oaxaqueña se da por añadidura. La sociedad oaxaqueña permite que los medios de comunicación desmarquen a la mujer de un comportamiento ético cuando las gentilezas de la superchería ideológica ya la han difuminado del espacio real de poder, para convertirla en pieza de impulso para oportunistas que no han comprendido el ascenso vertiginoso de la capacidad discursiva de la mujer. No importa tener imagen pública en Oaxaca, la imagen privada a la Berlusconi es una supremacía lingüística según quién lo dice, para no ser atacado por cómo lo dice. Por ejemplo: en las asambleas políticas, la delegación femenina no sólo se mueve al ritmo de la imagen pública de los hombres, sino que también se considera la posibilidad de prevaricar en los espacios privados de los hombres. Un peso de culpa inconsecuente con las mujeres que no dejándose maniobrar, son expulsadas de las decisiones cupulares.

La intriga que Berlusconi avizoró a su llegada a Oaxaca, en donde el complejo entramado social guarda una celosa carga de nostalgia italiana, hizo poner en equivalencia su pesada crucifixión ante el G20 de parte de la dupla Merkel (Angela)-Sarkozy (Nicolas) a la hora de no recibir el dictamen de crédito para presuntamente salvar a la economía de su régimen. Así como Berlusconi no quería que Italia fuera refinanciada o rescatada por el Fondo Monetario Internacional porque eso significaría su sepultura política, Oaxaca le ofrecía unas historias de vida, pero al revés: los rescates financieros eran una realidad cotidiana y cualquier desastre podría decirse, era una oportunidad para sacarle partida doble a los recursos públicos, sobradamente bondadosos en una entidad pobre y de raquítica expresión crítica.

Foto: jornada.unam.mx
Foto: jornada.unam.mx

Otra coincidencia es que Berlusconi se encontró con su homólogo en Oaxaca: es que mientras aquel fue el inventor de un nuevo estilo de vida yuppie desde los bienes raíces al desarrollar “Milano Due”, éste venía de administrar una desarrolladora pública denominada Infonavit, cuyos alientos para adquirir esos inmuebles exigían una destreza verborreica al estilo yuppie para satisfacer inversiones patrimoniales al estilo lumpen. Bajar en helicóptero al estadio ante la presentación de un equipo de futbol como el Milán, hizo de Berlusconi lo que en Oaxaca mojarse hasta la cadera ante una inundación generó la mejor floritura de discreción en un mandatario oaxaqueño.

Berlusconi no vio condiciones en Oaxaca para que se inoculara un Marcello Dell’Utri, convicto en 2014 por complot con la mafia o un Vittorio Mangano, jefe de la mafia y administrador de su finca; Oaxaca simplemente no podía desarrollar una mafia, era inmune a esa práctica, eso lo deploró Berlusconi hasta el cansancio, al grado de decir que en Oaxaca la decencia se llevaba con la opulencia.

Fotograma My Way (Netflix)
Fotograma My Way (Netflix)

Para esta colaboración me basé en el documental de Alan Friedman, bajo la dirección fílmica de Antongiulio Panizzi (My Way: 2016) versión obtenida en Netflix y en la película del director Nanni Moretti (El Caimán: 2006).

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Noé Mijangos

Profesor universitario, reseña libros (en castellano) de última generación y promotor de jornadas universitarias de divulgación. Articulista en diarios y revistas especializadas. Citadino por devoción, provinciano por vocación. Sugiere debates sobre temas relacionados con: desarrollo sustentable y sostenible, ecología pedagógica, derechos humanos, turbocapitalismo, desterritorialización e hiperconsumo.

Te puede interesar

FOTO: Especial

Carlotta mantendrá potencial de tormentas en casi todo el país

Comparte en WhatsAppMéxico, 17 Jun (Notimex).- Aunque esta tarde Carlotta se degradó a depresión tropical, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>