El principio del tiempo / Opinólogía / Bitcoin, líder de la inclusión financiera

Bitcoin, líder de la inclusión financiera

Por: Rafael Salas



Hace unos años comencé a cuestionarme de dónde provenía el dinero y por qué era tan codiciado por todos. Esa búsqueda me llevó a los museos del dinero y a conocer su historia. Desde siempre, el humano ha buscado elementos que lo diferencien de los demás y ha sabido apreciar en la naturaleza los elementos que por su rareza y escasez añaden un valor casi sublime a lo que parece ordinario.

Una piedra de algún color o forma extraña, una pluma brillante, un caracol marino, una grano de pimienta con el que se cambie el sabor de la comida, un grano de cacao, un tulipán con colores exóticos, etc. Cualquiera de estos elementos bien podría ser una moneda, y de hecho, así fue.

Debemos recordar que el valor es subjetivo, y aunque decenas de filósofos y economistas (Smith, Von Wieser, Marx, Bunge, etc.) han debatido durante siglos la relación entre valor y utilidad, me atreveré a resumir diciendo que el valor o lo que consideramos valioso es simplemente subjetivo y absolutamente dependiente del contexto, es decir, un litro de agua será miles de veces más valioso y útil para un hombre extraviado en el desierto y estará dispuesto a entregar diamantes y cuanto esté a su alcance con tal de comprar un poco de agua o comida.

Foto: capital.cl
Foto: capital.cl

¿El agua potable o el aire limpio podrían ser dinero? Sí. ¿Un pedazo de papel podría ser dinero? Sí. ¿Un elemento virtual podría ser dinero? Sí. Solo basta con que alguien valide el valor para que el valor se haga real pero basta con que además se le agregue algún uso para que el valor perdure. Nada es más cierto que esto que en el mundo del arte. Hace poco la afamada casa de subastas Christie’s comercializó una obra de Leonardo Da Vinci en más de $450 millones de dólares, rompiendo el récord de la transacción más cara por una obra de arte en la historia de la humanidad. ¿En qué se basa el costo? ¿Hay una relación entre la utilidad y el valor? ¿Para qué más podríamos utilizar ese cuadro si no es para adornar una hermosa pared o incrementar un acervo? ¿Se podría especular con el arte y utilizar ese cuadro para elevar la audiencia de un museo y, con ello elevar los márgenes de ganancias? Los usos que se le puedan dar a ese cuadro y el contexto que lo envuelve es lo que determinó su valor.

¿Han visto obras de arte que son un montón de fierros retorcidos o un cúmulo de escombro? ¿Por qué valen tanto?

Pues porque alguien le dio ese valor y hubo alguien más que lo reafirmó, pero ¿es útil? En la medida en que genere utilidades se sustentará su valor, pero si no se esmeran por preservar su utilidad pronto será desechado o considerado como un artilugio para estafar a incautos, como bien lo ha señalado Avelina Lésper.

Ahora bien, ya que el valor es subjetivo ¿por qué un billete gringo es más valioso que un billete mexicano? ¿Por qué vale más un peso mexicano que un bolívar venezolano? ¿En qué se basa el valor del dólar? Es increíble, pero en pleno siglo XXI millones de personas siguen creyendo que el valor de la moneda se sustenta en el oro. Las divisas mundiales dejaron de respaldar su moneda en oro desde 1973 y ahora sólo la respaldan en una declaración gubernamental que le da “validez” y en la esperanza de que otros la acepten como forma de pago, es decir, se sustentan en fe y por eso son dinero fiduciario.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, fiduciario significa: Que depende del crédito y confianza que merezca. Basado principalmente en la confianza entre las partes. Entonces ¿me estás diciendo que toda la economía de la Tierra está basada en la fe? Pues sí, en esencia sí, y es por eso que en 2008 un pequeño grupo de inescrupulosos llevó a una crisis económica mundial sin precedentes; Esas maniobras especulativas y sus funestas consecuencias obligaron a muchos a replantearse la importancia de un cambio en el sistema capitalista actual, pero algunos decidieron ir más allá, y plantearon un modelo anárquico que derivaría en una nueva concepción ontológica del dinero: el blockchain, el bitcoin y la distribución de la confianza.

Como ya lo he comentado, el blockchain posee características que lo hacen inviolable, dichas características están relacionadas con el protocolo informático que permite que no se concentre en una sola persona o institución el poder de validar o invalidar algo, sino en la colectividad. Es decir, sería la máxima expresión de empoderamiento popular. Quizá los creadores del bitcoin no habrían podido imaginar que, 10 años después, el mundo entero estaría hablando de este tema y replanteándose las doctrinas impuestas y hablando de temas que estaban por demás soslayados o reservados para una minoría de “iluminados de las finanzas”. ¿Se habrían imaginado los personajes detrás de Satoshi Nakamoto que lograrían la inclusión financiera de millones de personas (jóvenes en su mayoría)?

¿Quién se hubiera imaginado que millones de jóvenes en todo el mundo estuvieran por primera vez preocupados y ocupados por asuntos macroeconómicos y por invertir su dinero? Wall Street y el mundo de las finanzas dejaron de ser tema de una élite y pasaron a ser de dominio público, y cuando el público entendió lo que hacían y vieron que el blockchain es más eficiente sucedió lo inevitable: el valor y utilidad del bitcoin se disparó exponencialmente y el sistema financiero por primera vez sintió el rigor de una sociedad más avispada, más empoderada, más exigente, más informada y más dispuesta a tomar las riendas de su destino, en lugar de ser simples espectadores.

Y aun así hay quienes siguen suponiendo que la “burbuja” llamada bitcoin está a punto de estallar por haber rebasado el valor de USD$15,000. Inexpertos y defensores del status quo no tardaron en salir a vociferar en cuanto el valor del bitcoin cayó 25% hace unos días, pero no dijeron nada cuando volvió a subir y subir. En fin, sólo quiero enfatizar que, desde mi punto de vista, el bitcoin llegó para quedarse, y llegó para revolucionar el anquilosado, sórdido y elitista mundo de las finanzas. No sé hasta dónde llegue esto, pero sí sé que ya el mundo no será igual y que estamos viviendo momentos históricos, por lo que hay que ser cautelosos pero también ser proactivos.

El bitcoin no sólo demostró su poder para lograr la inclusión financiera, sino que ha demostrado su utilidad al haber facilitado las transacciones de millones de personas. Mientras más y más empresas y gobiernos lo acepten como forma de pago, más y más se afianzará su valor, por eso es que, no creo que esté próximo a reventar ninguna burbuja, si acaso, lo único que estaría a punto de reventar es la actual política monetaria centralizada y elitista que sólo ha causado desigualdad e injusticia económica.

Vislumbro que más y más personas van a invertir en bitcoin, y una vez que lo hagan, se cuestionarán si habrán otras criptomonedas en las que puedan invertir, y cuando exploren el mundo de los tókens y las criptomonedas ahí estarán todos los activos virtuales que hemos construido, además la gente podrá ver la bondad del blockchain y luego, quizá podremos ver un mundo en la que los intermediarios públicos y privados hayan sido disminuidos o erradicados, y la sociedad se haya empoderado a niveles nunca antes vistos, y la palabra anarquismo se haya desmitificado y los anarquistas ya no sean satanizados.

Por primera vez, este activo tiene una utilidad superior, y eso es lo que asegura su valor, por lo que compararlo con tulipanes o cacao revela ignorancia de la historia del dinero y un ánimo de preservar un sistema caduco e ineficiente como el que hoy prevalece. Cuando alguien pregunte en qué se sustenta el valor del bitcoin habrá que decir: en lo mismo que se sustenta el valor del dólar, con la diferencia de que el bitcoin, además de poseer todas las funciones del dinero tradicional, posee elementos tecnológicos que lo hacen la moneda más eficiente del mundo.

Si en verdad queremos que evolucione la humanidad entonces ya va siendo hora de que entendamos los alcances del blockchain y sus usos, pues sólo así podremos apreciar el verdadero valor del bitcoin.

El bitcoin llegó y nada ni nadie lo detendrá.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Rafael Salas

Director General de Dividendee. Experto en Sustentabilidad, Finanzas y Blockchain. Considerado Promesa de México por la Revista CNN Expansión y Agente de Cambio de Ashoka. Integrante del Club Líderes del Futuro de la Revista Líderes Mexicanos quien también lo nombró uno de los 300 más influyentes de México.

Te puede interesar

#Opinólogo

Objetivos de la Estrategia Nacional del Blockchain

Comparte en WhatsApp Con base en los Planes Anticorrupción y de Austeridad del gobierno entrante, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>