El principio del tiempo / Opinólogía / ¿Candidato ciudadano?

¿Candidato ciudadano?

Por: Eduardo Higuera



No es la primera vez que comentamos en este espacio sobre los candidatos independientes. Desde el proceso de conformación del Congreso Constituyente de la Ciudad de México hablamos de ellos y siempre hemos sostenido que encontrar un verdadero es el equivalente al proverbial garbanzo de libra.

El único diputado “independeinte” de aquel congreso que elaboró nuestra constitución chilanga fue el líder sindical del heroico cuerpo de bomberos de la CDMX, el cual parecía más bien un panegírico del Jefe de Gobierno que un diputado que representaba a la ciudadanía.

Foto: cidac.org
Foto: cidac.org

Actualmente nos volvemos a encontrar con el uso y abuso del término, tanto por muchos de los aspirantes –oficialmente- sin partido, como aquellos que a pesar de ser impulsados por uno o más partidos políticos desean hacer una diferenciación mercadológica de su candidatura a través del recurso de autonombrarse ciudadanos.

En el primer caso podemos hablar de El Bronco. Al igual que se olvidó de sus críticas dirigidas a los llamados políticos “Chapulines” para pedir licencia y buscar “la grande”, también ha demostrado que es tan independiente como su lenguaje.

El Bronco se basa tanto en una buena campaña de reclutamiento de ciudadanos como en el uso de sus relaciones de muchos años con cierto partido tricolor. Es decir es un independiente ligth.

En el segundo caso encontramos el caso de “Pepe” Meade, a quién el INE negó la semana pasada el nombre de registro de la coalición que lo apoya para, también, contender por “la grande”. “Meade ciudadano por México” fue el nombre que las autoridades decidieron rechazar, provocando molestia de los partidarios del candidato oficial.

Más allá del debate legal sobre esa decisión, es necesario señalar que el adjetivo ciudadano no parece corresponder a un candidato detrás del cual se encuentran tres partidos políticos nacionales.

Es cierto que, adentrándonos en los detalles técnicos de la interpretación legal, el término ciudadano no es preciso, por lo que muchas veces su utiliza en su lugar “candidato sin partido”.

Sin embargo, se pierde de vista la percepción que las palabras generan en la ciudadanía de a pie. Colocar “ciudadano” en el nombre de una coalición tripartidista es un tremendo error sobre lo que se quiere transmitir a los votantes, quizá cometido a propósito.

El uso y abuso de este término ha hecho que se pierda el sentido de su significado. Candidato ciudadano pueden ser, desde mi punto de vista, Kumammoto, Clouthier o aspirantes como lo fue Valeria Hernández a la constituyente, Sin embargo llamarle coalición “Meade ciudadano” se da la impresión de ser un intento deliberado para evitar ser identificado con los partidos políticos que lo postulan. Ya saben, si se tiene plumas de pato…

La cantidad de información a la que nos someten las precampañas y las campañas es más que suficiente para que las personas nos confundamos, por lo que es necesario que todas las campañas y candidatos sean claros, concisos y transparentes al momento de emitir sus mensajes. Colocar el ciudadano en una coalición partidista hace esto mucho más difícil.

Incluso puede motivar que las personas crean erróneamente que todos aquellos candidatos que se autonombran “ciudadanos” en realidad no lo sean.

Pero esto parece que no es parte de las consideraciones de los estrategas de campaña…¿o si?

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Higuera

Maestro en Análisis Político y Medios de Información por el Tecnológico de Monterrey. Actualmente es académico, analista y consultor en comunicación política, relaciones públicas y periodismo. Eterno inconforme e idealista de la política, apasionado de los libros y la educación ha sido director de cine independiente, creativo publicitario y funcionario público. Se define a sí mismo como Ruletero cultural.

Te puede interesar

#Opinóloga

¿Votar o anular o dejar de jugar?

Comparte en WhatsApp “Te quiero en mi paraíso, es decir que en mi país, la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>