Cannabis sativa

Por: Carlos López Kramsky


En el 2018 habrá un tema particularmente repetitivo: la legalización del uso de la marihuana para fines lúdicos. Desde el primer minuto de este año el narcótico ha sido noticia estrella debido a la entrada en vigor de la ley que permite su consumo recreativo en California, el estado más poblado de los Estados Unidos con más de 39.5 millones de habitantes, creando el mercado legal más grande del mundo de marihuana para usos medicinales y recreativos.

Foto: thompsoncoburn.com
Foto: thompsoncoburn.com

California se suma a cinco estados que ya permiten el uso recreativo de la marihuana e incluso su cultivo: Alaska, Colorado, Nevada, Oregon y Washington, así como al Distrito de Columbia (donde se asienta la ciudad de Washington, capital de los Estados Unidos). Massachusetts se unirá a este grupo en julio de este año, pero habrá discusiones sobre su legalización en al menos 13 estados más. Vermont, Nueva Jersey, Michigan, Delaware, Rhode Island, Connecticut, Ohio y Oklahoma tendrán procesos de auscultación y legislativos para legalizar el uso recreativo, mientras que Utah, Dakota del Sur, Missouri y Kentucky lo harán para autorizar el uso medicinal. Maine ya aprobó una ley que concede el uso recreativo pero el gobernador del estado se ha negado a publicarla. Por su parte, el gobierno federal aún la considera ilegal por lo que se prohíbe el transporte entre estados, pero tampoco ha realizado acciones contundentes para desincentivar este hilo de aprobaciones a nivel local.

New Frontier Data, que publica el ya reconocido “The Cannabis Industry Annual Report” ha estimado que en 2016 el mercado de cannabis en todo Estados Unidos era de 6,600 millones de dólares y podría alcanzar los 21,000 millones en el año 2020, de los cuales, más de 7,000 corresponderán a California. El narcótico ha probado ser un enorme impulsor de la economía local, permitiendo el aumento en la recolección de impuestos de manera considerable, fomentando la apertura de nuevos negocios y la expansión de productos alimenticios, medicinales y recreativos basados en marihuana. Un complejo sistema económico se está formando alrededor de lo que hasta hace poco era un delito.

Foto: fastandfriendly.us
Foto: fastandfriendly.us

En México, mientras tanto, ni la federación ni los estados están discutiendo sobre el tratamiento que debe darse a la marihuana. Si bien es cierto que la Ley General de Salud ya permite el uso medicinal y la portación para consumo, la dosis es tan pequeña (5 gramos) que en la práctica no tiene ningún efecto. En California, que es un estado conservador al respecto, la dosis permitida para consumo es de 28.3 gramos, mientras que en Oregon se permite tener 226.7 gramos en casa y 28.3 gramos fuera de ella. En tanto Estados Unidos avanza hacia un mercado legal que evite la violencia, genere impuestos, cree empleos y permita regular el fenómeno como un problema de salud y no de seguridad pública, en México insistimos en prohibir su consumo, el cultivo privado y la regulación de los espacios públicos y privados en que podría consumirse, lo que seguirá fomentando a los grupos de la delincuencia organizada que lucran con ella.

Salomón Chertorivski, precandidato por el frente formado por los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano, para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, es quizá el único político en campaña que ha puesto el dedo sobre el renglón, proponiendo no perseguir penalmente a los consumidores, fundándose en la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que en 2015 permitió el cultivo y consumo lúdico para cuatro personas. Si bien la legalización de la marihuana no traerá la eliminación de la violencia automáticamente, sí sería un paso importante para construir las bases para dejar de padecer las incontables muertes que hoy tenemos.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos López Kramsky

Abogado, Maestro en Derecho Constitucional y Doctor en Derecho por la Universidad Marista, Campus Ciudad de México; tiene estudios de maestría en Derechos Humanos y Democracia por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); diplomado en Análisis Político por la Universidad Iberoamericana y en Diversidad Cultural, Políticas Públicas y Derechos de los Pueblos Originarios de México, por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Ha sido catedrático en diversas universidades, asesor legislativo y servidor público en el Gobierno Federal.

Te puede interesar

#Opinólogo

Nunca es suficiente

Comparte en WhatsApp Nos han enseñado a ser hijos e hijas del miedo, de la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>