Chiapas al futuro

Por Carlos López Kramsky


En los albores de la transición en el Gobierno federal, el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se ha metido de lleno en muchos de los temas más complejos, lo que le ha traído críticas y halagos por igual. Dentro de esos temas destaca que poco se ha dicho aún sobre el combate a la pobreza y a la desigualdad. Sin duda hay muestras de que las personas que integran su gabinete en materia social están trabajando en las propuestas, pero los reflectores no se han postrado sobre ellos todavía.

Fuente: sintesis.mx
Fuente: sintesis.mx

Este tema quizá es hoy poco mediático, pero sin duda alguna es uno de los tres más importantes para el futuro de la nación y para la buena ventura de la administración 2018-2024 y dentro de él encontramos un nodo central: Chiapas. La política de desarrollo debe pasar por Chiapas, forzosamente, porque junto a Oaxaca y Guerrero es el estado más pobre del país; el que tiene los peores indicadores en materia de salud, educativa, en generación de empleo, en rezago, en productividad, en competitividad y en prácticamente todos los rubros que se miden en la actualidad.

No es casualidad que Chiapas esté sumido en la pobreza, pues son décadas de gobiernos irresponsables lo que ha causado estragos; cientos de miles de millones de pesos dilapidados en obras inconclusas o disfuncionales desperdiciaron el presupuesto público; decenas de conflictos agrarios, sociales, religiosos, magisteriales, etcétera, minaron la vigencia del estado de derecho y la gobernanza; años de mala calidad educativa condenaron a una gran parte de la niñez chiapaneca a estar en plena desventaja laboral al llegar a su edad adulta; incontables desordenes institucionales llevaron al crecimiento desordenado de sus ciudades y a la destrucción de los recursos naturales. La pobreza en Chiapas es el resultado de un entorno propicio para ella, que ha estado presente durante décadas y que se reproduce a sí mismo. Chiapas es una entidad de pobreza autopoietica que debe ser atendida antes de que el resto del país siga su camino.

Fuente: animalpolitico.com
Fuente: animalpolitico.com

A la par del cambio en la Presidencia de la República en Chiapas entrará en funciones Rutilio Escandón Cadenas, gobernador electo, de quien se sabe que mantiene una buena y cercana relación con Andrés Manuel López Obrador. El próximo gobernador tiene en su espalda la enorme responsabilidad de dirigir el gobierno de una entidad que como ya vimos, enfrenta una problemática seria y difícil de resolver. Es cierto, no hay remedios mágicos en la administración pública, pero al nuevo gobernador se le va a exigir pronto resultados tangibles y ello lo situará en una disyuntiva que no es nueva, ¿atender lo urgente o lo importante?

Sin duda alguna la atención de lo urgente debe estar en la mesa, pues en un estado como Chiapas los ánimos sociales caldeados son frecuentes y comúnmente tienen desenlaces poco favorables para la paz social, pero el nuevo gobierno también debe abstraerse de esa realidad inmediata para diseñar y planear la ruta del Estado en los próximos treinta años, al menos. Con esto quiero decir que si bien es necesario pacificar algún conflicto de tierras que esté a punto de estallar, también lo es contar con una planeación sobre cómo fortalecer las instituciones; cómo dar vigencia al estado de derecho; cómo encaminar el crecimiento económico y la creación de empleo formal; cómo impulsar la educación, la innovación y el desarrollo tecnológico, etcétera, a largo plazo, es decir, con metas en 2030, 2040 y 2050.

Hay que planear el futuro de Chiapas y llevar a cabo las primeras acciones hacia esa meta. Hay que imaginar un Chiapas que salga de la pobreza y empezar a poner las primeras piedras de ese edificio social; esta planeación no da frutos inmediatos, pero cuando en la entidad se termine la improvisación sexenal y se sigan rutas y políticas transexenales, los resultados se irán viendo poco a poco.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos López Kramsky

Abogado, Maestro en Derecho Constitucional y Doctor en Derecho por la Universidad Marista, Campus Ciudad de México; tiene estudios de maestría en Derechos Humanos y Democracia por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); diplomado en Análisis Político por la Universidad Iberoamericana y en Diversidad Cultural, Políticas Públicas y Derechos de los Pueblos Originarios de México, por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Ha sido catedrático en diversas universidades, asesor legislativo y servidor público en el Gobierno Federal.

Te puede interesar

#Opinóloga

El gabinete paritario de AMLO y la voz de las mujeres

Comparte en WhatsApp Hace un par de días tuve el honor de presentar el libro ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>