El principio del tiempo / Opinólogía / ¿Cómo seducir a los jóvenes?

¿Cómo seducir a los jóvenes?

Por: Iñaki Berenzon



El bono demográfico ya nos alcanzó. El voto de los jóvenes en la elección presidencial de 2018 será fundamental. Sin duda, el próximo presidente de México será elegido, en gran medida, por los jóvenes. En los comicios del año entrante, 22 millones de mexicanos entre 18 y 28 años de edad podrán acudir a las urnas. Los jóvenes representan 25% del padrón electoral. Por ello, los equipos de campaña de todos los partidos se están quebrando la cabeza. Con desesperación, se elaboran estrategias para seducir políticamente a la juventud.

Desde mi perspectiva, absolutamente todas las estrategias, hasta el momento, están equivocadas. La clase política mexicana cree que podrá convencer a la juventud con videos graciosos de YouTube o con memes en Facebook. Se piensa que unos buenos GIF’s, distribuidos de forma inteligente en Twitter, se podrán transformar en millones de votos. O que una caricatura animada, al estilo de Dragon Ball o Pokemón, podrá convencernos. Mi voto, asume la clase política, dependerá de qué candidato conoce mejor a Maluma o a Harry Potter.

Foto: elasertivo.com
Foto: elasertivo.com

Hay, en estas estrategias políticas, un tufo de desprecio por la juventud. Y también un gran desconocimiento. Se cree que somos banales, políticamente inactivos y superficiales. Sin embargo, la realidad es, como siempre, mucho más compleja. Sí, a los jóvenes, en su mayoría, nos gusta leer notas de El Deforma o mirar El Pulso de la República de Chumel Torres. Pero ese contenido no necesariamente determinará nuestro voto. No elegiremos al próximo presidente de México con base en risas ni memes.

La juventud mexicana, actualmente, vive momentos muy difíciles. Constantemente, en los medios de comunicación, a los jóvenes nos bombardean con la misma historia. Nos dicen que seremos, en general, más pobres que nuestros padres y nuestros abuelos.

Los trabajos que obtenemos son, en su mayoría, mal pagados, sin prestaciones de ley, sin contratos, sin vacaciones, sin seguridad social. Los salarios de la juventud en México están por los suelos. Es complicado pensar que con ingresos tan bajos podemos, como jóvenes, lograr la independencia familiar. México, de hecho, es uno de los países donde los jóvenes tardan más tiempo en vivir solos. Actualmente, los mexicanos viven con sus padres hasta los 28 años. En otras naciones, como Suecia, por ejemplo, los jóvenes dejan la casa de sus padres a los 19 años.

Así, uno de nuestros mayores anhelos es vivir solos. Queremos construir nuestro propio espacio de libertad, con nuestras reglas, sin nuestros padres. Pero ¿Cómo lograrlo si no ganamos lo suficiente? ¿Cómo me salgo de casa de mis papás si no puedo, al mismo tiempo, comprar el súper, pagar la renta, la luz y el agua? ¿Cómo puedo formar una familia si no me alcanza ni para vivir solo? ¿Cómo puedo garantizarme un futuro próspero si llevo 5 años con un empleo precario a pesar de tener licenciatura?

Pero no sólo vivimos una tremenda crisis laboral. La guerra contra el narcotráfico también le ha pegado severamente a la juventud. El caso más emblemático, sin duda, son los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. De los 170 mil muertos en la última década, un alto porcentaje eran jóvenes. En nuestro país mueren más jóvenes que en Myanmar, Botsuana, Mozambique y Togo.

Los jóvenes en México hemos visto morir a nuestros amigos desde que éramos pequeños. Crecimos con narcofosas, cabezas colgadas en puentes y balaceras en antros. Sin duda, los jóvenes hemos padecido en carne propia este derramamiento brutal de sangre.

Foto: Adobe Stock
Foto: Adobe Stock

Además, tenemos serios problemas educativos. Según cifras de la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el INEGI, sólo 62% de los jóvenes tuvimos la oportunidad de asistir a la preparatoria. La cifra se vuelve aún más deprimente cuando observamos que sólo uno de cada cuatro jóvenes pueden tomar clases a nivel licenciatura.

Así, en suma, los jóvenes somos un sector de la población mexicana sumamente agraviado. Tenemos trabajos precarios, somos los que más hemos padecido la guerra contra las drogas y ni siquiera podemos concluir nuestros estudios. Estamos, evidentemente, enojados, desesperanzados y preocupados por un futuro que se vislumbra muy oscuro.

Si me preguntan, para ganarse a los jóvenes en la elección de 2018, no se necesitan memes o videos de YouTube. No quiero ver a Meade o a López Obrador hablando de Maluma o Yuya. Quiero que propongan soluciones para que pueda tener un trabajo digno. No me interesa que compartan imágenes en Instagram o Snapchat. Quiero tener la certeza de que no seré asesinado o desaparecido por un cártel. También busco concluir la preparatoria o la universidad ¿Qué me proponen para que lo logre?

Nosotros, los jóvenes, seremos el fiel de la balanza en la elección presidencial de 2018. No nos subestimen. No nos van a convencer con memes. Tampoco somos apáticos como lo demostramos en los sismos de septiembre. En nuestras manos está el futuro de la nación y, sin duda, elegiremos a quien nos garantice un mejor porvenir.

Las ÍES de Iñaki

  • En otras noticias, esta semana el presidente Peña Nieto acusó a la sociedad civil de hacerle “bullying” a las instituciones. Su declaración es desafortunada y demuestra, una vez más, su profundo desprecio por la sociedad civil organizada, a la que ha espiado ilegalmente y amedrentado durante todo el sexenio, como revelaron los casos del #GobiernoEspía y las intimidaciones a Claudio X. González.
  •  A López Obrador, como diría mi abuelita, “se le botó la canica” otra vez cuando comparó, en Twitter, la venta de plazas magisteriales con la venta de plazas de toros. Si fue un chiste, fue pésimo. Y hasta ahí queda. Y si no lo fue, preocúpense. Lo estamos perdiendo.
  •  Ayer se cumplieron 2 meses del trágico sismo del 19 de septiembre. Todavía nadie ha pisado la cárcel por el caso del Colegio Enrique Rébsamen. Murieron 26 personas, 19 niños y 7 adultos por una construcción, a todas luces, ilegal ¿Será un caso más de impunidad? Ya hay órdenes de aprehensión, pero nadie ha entrado a prisión. Una muestra más de lo rápida, expedita y eficaz que es la justicia mexicana.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Iñaki Berenzon

Chilango orgulloso. Amante de la cerveza oscura. Estudiante de Política y Administración Pública en El Colegio de México. Su mayor pasión: la política. Lo segundo más importante: el fútbol. Interesado en temas de gobierno abierto, violencia y democracia en México. Ha colaborado como asesor en comunicación política en diversas instituciones públicas y privadas a nivel federal y local. Prefiere convivir con locos y tiene miedo de las oficinas. Para escribir, como Óscar Wilde, cree que sólo hay dos reglas: tener algo que decir y decirlo.

Te puede interesar

#Opinólogo

Se impone el BAD

Comparte en WhatsApp Se materializa el trio Barrales, Anaya y Dante, el BAD -palabra que ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>