El principio del tiempo / Opinólogía / Comunicar a la sociedad desde un Congreso con mayoría

Comunicar a la sociedad desde un Congreso con mayoría

Por Javier Esquivel


 

¿Cámaras legislativas cajas de resonancia o instituciones sólidas que generan las contrarreformas para hacer avanzar al país?

Una de mis primeras tareas profesionales en el ámbito de la comunicación gubernamental fue construir una estrategia de información internacional desde la Cámara de Diputados.

Tarea nada fácil cuando el partido en el Gobierno seguía invicto y nunca había perdido una elección presidencial en 70 años, y por su puesto mantenía mayoría en el número de curules y escaños del Congreso mexicano.

Fuente: diariobasta.com
Fuente: diariobasta.com

Comunicar desde el Congreso significaba generar flujos de información paralela para elevar la confianza a nivel mundial de la institución parlamentaria, sin embargo, el peso del presidencialismo siempre influía ya sea a favor o contra de los fines requeridos. Para los públicos extranjeros la mayoría en el Congreso y la Presidencia significaban lo mismo a finales de los años noventa, a pesar de una naciente y aguerrida oposición.   

Lo anterior en función de los escenarios que vivirá el Congreso mexicano a partir de su nueva composición política.  A las cámaras legislativas se les aproximan riesgos, pero también las muchas oportunidades en el eje de la credibilidad y confianza que sólo con la elaboración y ejecución de una estrategia de comunicación, hacia todas sus audiencias nacionales e internacionales, puede capitalizar.

La comunicación legislativa en este episodio de la vida democrática del país está colocada en una delgada línea roja.

La comunicación del Congreso mexicano en un caso desafortunado puede convertirse en una amplia caja de resonancia de las decisiones del Poder Ejecutivo, del presidente electo y de los coordinadores estatales, y todas aquellas nuevas figuras que tendrán relación directa con los estados de la federación. 

Difícil escenario para comunicar si se opta por la aprobación de leyes por la vía rápida para la asignación de recursos en los estados en los que tutela el nuevo partido en el gobierno o para el asentimiento de leyes que modifiquen la normatividad de la administración pública federal para la reingeniería de las instituciones o creación de nuevas secretarías bajo el control del Poder ejecutivo. 

Complejo para todas las fracciones legislativas cuando entre sus filas hay personalidades que han repetido varias ocasiones en cargos públicos y a pesar su alto impacto mediático cuentan con baja aprobación social.

El panorama no es menos desolador si aquellas bancadas legislativas minoritarias no se reconocen y se proyectan como una verdadera oposición crítica y constructiva.

Sin embargo y afortunadamente también las cámaras legislativas tienen la oportunidad de posicionarse como instituciones sólidas que generar las contrarreformas necesarias para hacer avanzar al país.

Y no solamente arengar el derogar reformas estructurales como se hizo en la campaña, si no capitalizar las mayorías en los congresos federales y estatales para armonizar un sistema legal en beneficio del país y resolver las necesidades más urgentes de la población.

Existe la oportunidad de planificar y comunicar con eficacia una agenda legislativa planificada que dé muestras de la visión y rumbo del país y, unificar criterios de política de comunicación para cada congresista para dar y posicionar ante sus públicos un mismo sentido de apoyo social. Hasta la legislatura pasada cada miembro del Congreso parecía tener una agenda distinta a la de su bancada por la falta de líneas estratégicas.

A nivel internacional los gobiernos que tienen o han sabido capitalizar sus mayorías legislativas han construido bases sólidas de crecimiento sostenido, pero muchos de ellos también han ido en detrimento de sus propios intereses nacionales y han generado beneplácitos y cheques en blanco para quien los gobierna.

El trabajo de posicionamiento del nuevo Congreso tiene una amplia gama de retos con tintes de claroscuros que serán clave para la construcción de su nueva imagen:  La glosa del sexto año del presidente saliente, la aprobación de la cuenta pública del año anterior, donde pudiera haber el mayor gasto por haber sido año electoral, la aprobación de la renegociación de los tratados comerciales internacionales y la asignación de recursos para el país para 2019 y la toma de posesión del día 1 de septiembre, por mencionar algunos.

El Congreso puede dar muestras que sí puede trasformar su deteriorada imagen, de tener mayorías que sirvan a la gente, y que resuelvan necesidades más apremiantes del país.

En 1997 el Congreso mexicano, por primera vez en su historia, logró ser mayoría opositora al presidente en funciones. Transformó y derrumbó los viejos paradigmas, fue foco de atención a nivel mundial, pero sobre todo se posicionó como cercano a la gente.

En el Poder Legislativo, sus diputados y senadores, pueden ser jugadores clave en la construcción de un nuevo país sin importar si son del partido del presidente o no. Tienen la capacidad de marcar en lo individual posicionamientos poderosos para sus zonas de influencia.

La moneda no está en el aire, comunicar desde el legislativo no es asunto de suerte o del azar, es de responsabilidad, de profesionalismo, pero sobre todo de hacerlo con estrategia y dejar atrás la ocurrencia, pero sobre todo de dejar chupar paletas.

Estaremos atentos para analizar y mejorar el rumbo del Congreso mexicano y de sus nuevos integrantes. Hago votos porque sea un dúo de institucionales legislativas plurales de construcción de acuerdos y no las cajas de resonancias y de los ecos como era antes del año 1997.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Javier Esquivel

Consultor político. Especialista en inteligencia mediática, comunicación de gobierno, cabildeo, manejo de crisis, y preparación de voceros de alto nivel. Cuenta con una trayectoria profesional de 15 años en los cuales ha asesorado a clientes como Presidencia de la República, gobiernos estatales, municipales, partidos políticos y medios de comunicación en México. En el sector público de su país, ha sido Director de Comunicación de la Cámara de Diputados, el Instituto Nacional Electoral, la Procuraduría General de la República, la Secretaria de la Función Pública, entre otras instituciones federales.

Te puede interesar

#Opinólogo

El capital no debe mandar, la democracia sí

Comparte en WhatsApp El ejercicio inédito de democracia participativa que significó la Consulta sobre el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>