Cosas chingonas

Por Tadeo RC


Soy parte de una generación que en la niñez vio a la Selección Mexicana de futbol quedarse en la antesala del triunfo una y otra vez. En aquellos tiempos, se decía que la causa del “ya merito” era la ausencia de mexicanos en las ligas europeas, con las honrosas excepciones de Hugo Sánchez y Luis García (hoy ya con “doctorado”).

Pasó el tiempo y varios integrantes del Tri probaron suerte en el extranjero. Algunos con más éxito que otros, resultando referentes obligados los casos de Rafael Márquez y –una década después– Javier “Chicharito” Hernández, siendo éste último quien hace no mucho emplazó a todos los mexicanos a imaginar “cosas chingonas”.

Fuente: Chilango.com
Fuente: Chilango.com

Por supuesto Márquez y Hernández no son los únicos mexicanos que han tenido una destacada participación en las ligas más competitivas de Europa. De hecho la mayoría de los jugadores del Tri que viajaron a la Copa del Mundo, militan (o lo han hecho) en clubes europeos, ya sea en Inglaterra, España, Alemania, Francia, Holanda o Portugal. Y no puedo dejar de mencionar el caso de los miembros del plantel que, en torneos juveniles, alcanzaron el campeonato del mundo demostrando que ellos –en esas fechas– no se encontraban limitados por la barrera imaginaria y autoimpuesta del quinto partido.

Entonces ¿qué falló? Eso le tocará explicarlo a los analistas deportivos. Yo como un aficionado más, no puedo evitar externar mi disgusto con el desempeño de la Selección Mexicana en Rusia 2018, la cual se despidió del certamen en la fase de octavos de final, como lo hizo en 2014… y en 2010, 2006, 2002, 1998 y 1994.

Y no, no creo que esta iteración del fracaso se encuentre relacionada a que los futbolistas (mucho menos los aficionados) se abstengan de imaginarse “cosas chingonas” como las que hicieron Mario Götze, Andrés Iniesta o Gianluigi Buffon (y sus respectivos equipos) en las pasadas ediciones de la Copa del Mundo. No hay jugador de futbol en México (ni entusiasta de dicho deporte) que no se haya imaginado jugando con carácter ante el mejor del mundo y levantando el trofeo.

Creo que, como en otros aspectos –ciertamente más relevantes– de la vida nacional, la apoteosis vino antes que el éxito, de manera que el desenlace es irremediablemente insatisfactorio y desproporcionadamente insuficiente de cara a los anhelos de las masas.

Los mexicanos, en mi opinión, somos especialistas en librar cheques aunque haya fondos insuficientes para pagarlos. En el peor de los casos, se libran en blanco, sin reparo de las consecuencias; en el inevitable momento de enfrentarlas, viene la consternación, la congoja.

¿Qué sigue? Ríos de tinta correrán en referencia a la reinvención, al relevo generacional a la reconciliación… con la afición. Se cuestionará la continuidad de Juan Carlos Osorio y se repartirán culpas. Mientras tanto, los aficionados a este deporte seguiremos disfrutando de las “cosas chingonas” que en la cancha –no imaginan– hacen Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Antoine Griezmann, Harry Kane y Edinson Cavani, contagiándonos con su virtuosismo de la actitud ganadora que cotidianamente exhiben.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Tadeo RC

Bloguero independiente, actualmente autor en Advox y Global Voices; antes colaborador en Sopitas.com. Los temas de interés son rendición de cuentas, transparencia, derechos fundamentales y todo sobre la #CDMX. Ocasionalmente escribo de deportes y cine.

Te puede interesar

FOTO: Twitter  
@miseleccionmx

México también conquista Corea del Sur y roza los octavos del Mundial

Comparte en WhatsAppRostov del Don, Rusia, 23 Jun (AFP) – México se acercó a los octavos ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>