El principio del tiempo / Opinólogía / DACA, el sueño terminó

DACA, el sueño terminó

Por: Marisa Hurtado



Donald Trump revocó la semana pasada, la política que ampara a más de 750,000 jóvenes indocumentados en Estados Unidos. Estos jóvenes que crecieron en Estados Unidos, que hablan inglés, que trabajan allá y que muchos ni siquiera conocen el país en el que nacieron, serán obligados a salir del único lugar que han considerado su hogar.

El programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), que canceló el presidente estadounidense, fue implementado hace cinco años por el gobierno Barack Obama, para proteger de la deportación a estos inmigrantes indocumentados conocidos como “dreamers” (soñadores).

Bajo esta política, el gobierno acordó aplazar cualquier acción sobre el estatus migratorio por un periodo de dos años, con posibilidad de renovación, a personas que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños. Asimismo, los beneficiarios reciben permisos de trabajo temporales, licencias de conducir y un número de seguridad social.

Foto: yucatan.com.mx
Foto: yucatan.com.mx

Como muchas acciones emprendidas desde el inicio de su mandato, la cancelación de DACA por parte del jefe de Estado de nuestro vecino del norte, está cargada de violaciones a derechos fundamentales, y destaca las tendencias discriminatorias y xenofóbicas que inundan a los Estados Unidos, pues este esquema migratorio no ofrece un estatus legal permanente, ni supone un paso para obtener la ciudadanía estadounidense.

No obstante, Trump y sus secuaces defienden esta decisión de rescindir el programa DACA, aseverando que la “prioridad” son “los trabajadores estadounidenses”, y que los empleos no deberían irse a los indocumentados. La realidad es que lo ha convertido en una cacería de brujas.

Pero como muchas de las decisiones que ha tomado durante su administración, parece que Trump ignora los datos duros y las consecuencias a futuro, en las que él y su país serán los grandes perdedores. Por ejemplo, parece descartar el hecho de que deportar a los beneficiarios de DACA resultaría en pérdidas en el Producto Interno Bruto (PIB) de hasta 460,300 millones de dólares durante la próxima década, de acuerdo a información del Center for American Progress. Por otro lado, olvida que los inmigrantes son una fuerza laboral destacable y siempre activa, además del valor de las remesas internacionales, las cuales favorecen las ganancias fiscales de cada país que recibe a los inmigrantes.

Finalmente Estados Unidos es un país en el que uno de sus pilares más fuertes son los inmigrantes y resulta esencial que se reconozca. Gracias a ellos, tanto la economía, como la sociedad estadounidense se han enriquecido con personas deseosas de trabajar duro, y de labrarse una buena vida. Lástima que tienen un presidente incapaz de ver esto.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Marisa Hurtado

Licenciada en Relaciones Internacionales por el ITESM. Ha colaborado tanto en la iniciativa pública como en la privada. Actualmente es Especialista Regional en Asuntos Públicos y Responsabilidad Social Corporativa en Vestas. Se especializó en comunicación política y es una fiel creyente de la democracia, el empoderamiento ciudadano y el cambio con base a acciones y no sólo palabras. Apartidista por convicción. Amante de los deportes, fanática de la música y siempre descrita como una persona sin filtro.

Te puede interesar

#Opinólogo

El sueño americano en claro oscuros racistas y anti inmigrantes

Comparte en WhatsApp El sueño americano no parece desmoronarse sino matizarse en tonos oscuros, en ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>