El principio del tiempo / Opinólogía / Datos personales: ¿botín electoral digital?

Datos personales: ¿botín electoral digital?

Por: Ángel Arce


 

¿Cuántas veces no hemos querido saber cómo lucirá nuestro futuro hijo o a qué celebridad nos parecemos además de querer probar qué tan buenos somos en el inglés o las películas de tal o cuál género a través de los quiz (examen) de Facebook? Si eres de los que se identificó, hoy tus datos y los de tus contactos, podrían estar ya almacenados en el servidor de alguna compañía tecnológica global no sólo con fines mercadológicos, sino también electorales.

Foto: abc.es
Foto: abc.es

El reciente escándalo mundial que involucra el robo de los datos personales de alrededor de 50 millones de usuarios de Facebook por medio de un quiz de personalidad por parte de la compañía de análisis de datos Cambridge Analytica en 2014, (esto con la finalidad de influenciar a la opinión pública estadounidense en favor de Donald Trump por medio de la segmentación de contenido a partir del perfil y huella digital de los usuarios), expone de nueva a cuenta, otra de las operaciones tecnológicas internacionales con miras a influenciar los procesos políticos y sociales a partir de la concentración de los meta datos de millones de usuarios alrededor del mundo, lo que no solo vulnera la tan ya frágil privacidad de la Red, sino también, el espíritu y el carácter plural y democrático del espacio digital, pues la E-Democracy, gracias a esa extensa diversidad, ha sido protagonista y cimiento de movimientos políticos y sociales que en su momento transformaron la vida pública en diferentes regiones del mundo. Así como el acceso a la información por medio de las Tics es un elemento de suma importancia para el desarrollo democrático, social y político, la incursión de técnicas como la creación de “granjas” de bots, de hackeos masivos como el liderado por el hacker Andrés Sepulveda en la elección presidencial de México en 2012 y recientemente la propagación de las llamadas Fake News utilizando las diferentes plataformas sociales digitales, contrapone y debilita la naturaleza y esencia del Internet como medio de comunicación ciudadano libre, activista y plural.

A pesar de la afirmación del Instituto Nacional Electoral, de Facebook y de la “Inteligencia” del Gobierno mexicano en el sentido de que no existe el riesgo de injerencia extranjera en la elección del próximo primero de julio, las revelaciones hechas por el canal británico Channel 4 en donde una investigación periodística sitúa al CEO de Cambridge Analytica, Alexander Nix afirmando que han implementado sus técnicas y prestado sus servicios también en México, obliga a las autoridades correspondientes a hacer una investigación exhaustiva de no injerencia de esta empresa en los comicios presidenciales del mes de julio, pues como la investigación del tabloide británico lo expone, las principales líneas de acción de la empresa tecnológica, son la difusión de noticias falsas entre otras directrices de ‘guerra sucia’, en contra de los adversarios políticos de sus clientes.

Foto: lavozdegalicia.es
Foto: lavozdegalicia.es

El marketing político digital y el neuromarketing, utilizan procesos de investigación de mercado y segmentación psicológica para diseñar e implementar, estrategias de comunicación y mercadeo político con base en los datos obtenidos en dichas técnicas sobre el perfil del público objetivo (votantes), pero la implementación de la desinformación a partir del robo de los meta datos de millones de internautas, rebasa la línea profesional, ética y legal en aras del poder, por lo que combatir esta posible práctica durante el periodo de campañas, es una obligación para todas aquellas y aquellos que utilizamos el Internet como medio de comunicación informativo a partir de los hechos, y no del sesgo informativo que encontramos en los medios tradicionales de comunicación. El encono político y social que generan las campañas de noticias falsas, podrían profundizar la polarización que actualmente permea en la opinión pública mexicana, haciendo de nuestra próxima elección, una situación de riesgo para no solo la democracia, sino también, para la estabilidad política y social del país, por lo que el activismo en favor de un voto libre e informado (con información verificada) debe ser un acto más de responsabilidad política y ciudadana, de lo contrario, situaciones de alto porcentaje de división social como los que se viven en la actualidad en EE.UU. y Gran Bretaña, podrían repetirse a partir del próximo mes de julio en nuestro país.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Ángel Arce

Soy comunicólogo por la FCPyS de la Universidad Nacional Autónoma de México. Desde el año 2010, me he desempeñado como asesor en estrategias de comunicación, contenidos digitales, discurso político y community management para diferentes instituciones y organizaciones académicas, políticas y de la sociedad civil entre ellas, la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, Fundación UNAM y el Partido de la Revolución Democrática. He sido asesor en comunicación política en la H. Cámara de Diputados durante la LXI y la LXIII legislaturas. He participado en el diseño creativo y estratégico de diversas campañas de comunicación política, destacando “Mi Primera Vez” y “Regulación YA”. Actualmente participo como asesor en comunicación y contenidos además de como community manager, en “Movimiento Progresista A.C. y como columnista en temas políticos y de comunicación, para el portal “The Mexican Times”. Me considero un progresista de izquierda.

Te puede interesar

#Opinólogos

Helsinki: ¿el ‘reset’ a la sobrecarga rusa?

Comparte en WhatsApp Teherán, Potsdam, Yalta, Ginebra, Reikiavik, Vancouver, Helsinki: ciudades que han pasado a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>