El principio del tiempo / Opinólogía / De la elección al consumismo ideológico

De la elección al consumismo ideológico

Por: Emma Rubio


 

El multiculturalismo, concepto resultante de lo que llamamos globalización, fenómeno, fruto del capitalismo tardío. Zizek nos lleva por un recorrido crítico del concepto, refiriéndose a una critica social con respecto a la “tolerancia” promovida por el surgimiento de la convivencia entre las diferencias culturales. Esto sin duda desde la perspectiva de Zizek, no ha sido mas que la sombra y la base de un fundamentalismo por siempre existente. ¿Qué quiero decir con ello?

Que debido a dicha “apertura” al diálogo entre las culturas; la intolerancia y el racismo se han vuelto cosa de todos los días.

Foto: masviral.net
Foto: masviral.net

La “tolerancia” promovida, en un momento dado no es más que la pantalla de lo que en realidad es mera parafernalia del sistema que trata por medio de la promoción de conceptos, tapar los acontecimientos. Haciendo de estos, algo habitual. De tal modo que se convierte en lo cotidiano y lo cotidiano en lo aceptable. Con el multiculturalismo fruto de la realidad global, se dejó de hablar de esclavismo, en efecto, ya no existe esa compra venta de esclavos pues de algún modo, ya todos lo somos, todos somos esclavos de ese algo que es todos y nadie, de ese sistema que nos absorbe, nos enajena y esclaviza. Citando al autor:

“La universalidad “real” de la globalización actual (a través del mercado global) supone su propia ficción hegemónica (o incluso ideal) de tolerancia multiculturalista, respeto y protección de los derechos humanos, democracia y otros valores por el estilo; supone también la propia “universalidad concreta” seudohegeliana de un orden mundial cuyos rasgos universales el mercado, los derechos humanos y la democracia permiten que florezcan diversos, estilos de vida” en su particularidad”. (Zizek, 2012)

En teoría esto sería la intención real, promover estos conceptos, sin embargo, el mercado ha estado por encima de los otros conceptos, la manipulación, la unidimensionalidad de la cual habla Eagleton en su obra, se ve de algún modo “fundamentada” por los conceptos de democracia, promoviendo una elección libre y soberana lo cual no es así, dado que se elige con base a las propuestas del mismo sistema que genera el dominio y manipulación del pensamiento y praxis humana.

El multiculturalismo en teoría sería un diálogo entre las culturas diferentes dentro de un mismo Estado o Nación, pero por el contrario dice Zizek que se ha gestado la “etnización de lo nacional” esto revela que la cultura se ha convertido en un conjunto de etnias siendo entonces las vertientes principales de la cultura el mercado trasnacional y la relación con las cosa étnicas.  

Sin duda alguna, esto lo vemos también muy claro en palabras de Zizek:

“La xenofobia y “fundamentalismo” religioso o étnico posmoderno no sólo son regresivos sino que, por el contrario, ofrecen la prueba más cabal de la emancipación final de la lógica económica del mercado respecto de su relación con la cosa étnica”.

Justo recuerdo el documental de la corporación, el cual hace una crítica bastante buena para entender la unidimensionalidad de la que habla también por su parte Eagleton.

En realidad, tanto el postmodernismo histórico del que habla Eagleton y la multicuturalidad de la que habla Zizek; nos llevan de algún modo al mismo punto. A la homogeneización universal y global, en donde todos los seres estén alienados hacia lo mismo.

La sociedad se ha conformado con la democracia como una simple ficción en donde lo que menos hay es justicia, igualdad y derecho por una vida digna como sugiere Zigmun Baurman.

La historia es entonces la historia de lo extremo, de lo habitual en donde lo grotesco deja de serlo para ser lo legitimado por el sistema en el que estamos inmersos. Vivimos una realidad infestada de clasismo absurdo, un clasismo en el que la teoría marxista podría dar respuesta desempeñando un papel no tanto de lucha de clases sino como un proceso de cambio histórico y si tiene duda de esto, le recomiendo el documental Marx Reloaded.

Esta visión de multicuturalidad termina siendo un asunto de problema social, tal como lo describe Eagleton con respecto a la posmodernidad y cito a Eagleton:

“Se trata del planteamiento más controvertido de que el nacimiento, el florecimiento y la desaparición de las clases sociales, junto a las luchas entre ellas, están vinculados al desarrollo de los modos históricos de producción” (Eagleton 2014).

De modo atinado expresa Zizek que en estos tiempos se vive una no razón inherente a la razón, algo así como que lo irracional ya no se distingue con lo racional del todo.

Ambos autores nos ofrecen una visión crítica de lo que es la realidad y todo lo que se ha ido gestando en todo este cambio social y cultural en el que lo importante está muy por debajo de lo que es la condición humana.

Los problemas sociales realmente fuertes y graves una vez más quedan por debajo del mercadeo político con todo y su gran esfuerzo de montajes escénicos donde caricaturizan la vida cotidiana del pueblo; como si andar por las calles en transporte público, dormir sobre un petate, llevar a sus hijos al colegio fuese un acto de “humildad” e interés por el bien común. Quedando en el tintero imaginario las propuestas de políticas públicas que en verdad velen por una mejor vida para los ciudadanos, mejores oportunidades de desarrollo y calidad de vida, lo cual parece ser ya una utopía, pues cada vez vemos más grupos o segmentos de la sociedad que se generan con el mismo trasfondo “la inadaptabilidad, la falta de identidad por lo tanto, la incomprensión”.

El capitalismo, nos dice Eagleton es el que nos hace posible el sueño del orden social siendo sus ideales la libertad, justicia, autodeterminación, igualdad de oportunidades. Sí, en efecto, esta es la intención de principio pero como también dice el autor:

“Todo esto, por supuesto, es adquirible al más terrible de los costos. Esta dinámica y exuberante liberación de potencial es también una indescriptible tragedia humana, en la que las potencialidades son mutiladas y malgastadas; las vidas destrozadas y marchitadas, y la gran mayoría de los hombres y las mujeres, condenados a una infructuosa labor en beneficio de unos pocos” (2014).

El mercado, la negociación para el beneficio de unos cuantos es lo que interesa, preocupa y ocupa a quienes pueden y tienen el poder de gestar el cambio social. El análisis de ambos autores, nos llevan a pensar no sólo en esos conceptos que van y vienen en las críticas actuales sino nos llevan más allá, nos conducen hacia la geografía más íntima de lo que es la persona en sí, su necesidad, su dignidad, su integridad y su derecho a la vida pero una vida digna, con sentido y no tan sólo una vida de sobrevivencia. Como dice Eagleton:

“El comportamiento político de la humanidad ha sido aterrador”. Estamos ante una realidad de consumo y es justo lo que estamos haciendo, consumir el mejor “producto político” lejos de ideologías, de propuestas reales; estamos siendo los consumidores de toda esa escaza gama que el marketing político nos vende a través de sus discursos persuasivos en busca de crearnos la necesidad para que consumamos su producto político. Los políticos han dejado de ser líderes (independiente de si buenos o malos) para convertirse en un producto de consumo “ideológico”.

Esto es un ejemplo claro de que el poder realmente lo posee la esfera económica y no el Estado Nación de ahí, que ahora no se trata de elegir sino de consumir.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Emma Rubio

Nacida en la CDMX pero hace años que no la habita. Filósofa de formación con especialidad en Hermenéutica. Maestría en Educación especializada en Teoría crítica. Es amante de la música clásica y del heavy metal así como gran admiradora del arte en general. Lleva más de 14 años impartiendo diversos cursos y tratando de transformar vidas comenzando con la propia. Su trabajo más trascendente ha sido: Existir.

Te puede interesar

#Opinóloga

Si México fuera más filosófico…

Comparte en WhatsApp Hemos vivido en la fantasía de las no consecuencias, sin embargo, la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>