El principio del tiempo / Opinólogía / De la mejor forma posible

De la mejor forma posible

Por: Oliverio Orozco


 

Llevar la Calle al Congreso es el nombre de la asociación civil que mi equipo y yo constituimos para competir por una diputación local. La nombramos así porque empoderar al ciudadano de a pie es el acto fundamental de toda democracia. Basta con recordar que su etimología viene del griego demos, que significa pueblo, y de kratos, que evoca poder. Por lo que voy a comentar a continuación, sobrará decir que a 101 años del ejercicio democrático en México la lucha por reivindicarla no ha cesado.

Durante todo este tiempo, los ciudadanos que he conocido caminando la calle, a los que visité en sus negocios y oficinas, a quienes abordé mientras compraban en el tianguis o nos topamos viajando en el transporte público… a quienes también abrieron las puertas de sus casas para mi equipo y para mí, me han hablado una y otra vez sobre el hartazgo que sienten frente al ejercicio administrativo que ha caracterizado a nuestras delegaciones en la Ciudad de México:

Deficiencia en los servicios públicos, desempleo, desintegración del tejido social, “moches”,  extorsión, inseguridad y otros que, tanto el gobierno de Coyoacán, como el de Benito Juárez, han permitido crecer.

Foto: facebook.com/oliverioorozco
Foto: facebook.com/oliverioorozco

La situación en nuestras delegaciones está tan deteriorada que un buen número de vecinos opta por declararse “apolítico”, “apartidista”, o “antipolítica”; esto significa que la corrupción y la impunidad de nuestros gobernantes locales han generado el encono abierto de los vecinos, sin que éstos puedan encontrar una respuesta concreta para solucionar sus problemas.

Lo paradójico de esto es que también un número creciente y significativo de vecinos considera a las candidaturas independientes una pérdida de tiempo y dinero porque lo más efectivo sería ciudadanizar a los partidos políticos (es decir, participar como ciudadano desde un partido, sin afiliarse a él). Ellos piensan que, para resolver nuestros problemas, no basta ser idealista, hacen falta acciones colectivas, organizadas, generalizadas y suficientes.

Todo lo anterior confirmó una conclusión a la que había llegado años atrás, rumbo al Constituyente de la Ciudad de México: los ciudadanos no estamos hartos de las instituciones, de lo que estamos hartos es de la corrupción e impunidad en la que viven ciertos actores políticos –muy concretos–, tanto en lo nacional, como en lo local aquí en Coyoacán y Benito Juárez. Y que esto, además, va más allá de filias y fobias partidistas.

Pese a lo anterior, gran parte de los proyectos de diversos actores políticos, están orientados únicamente hacia la persuasión de la gente por medio de la manipulación de las emociones. Aparentemente, para aspirantes independientes y militantes de partidos políticos, la tentación de decir:

“Dame una firma porque los partidos políticos son corruptos” o “soy la mejor opción sólo porque pertenezco a la oposición” es tan grande que les ha nublado la razón. Al final sus argumentos consisten en una falacia: “yo soy bueno, porque el otro es malo” y, al engañarnos así, secuestran la autoridad moral.

Como si ser diferente fuera lo mismo que estar más preparado, ser más capaz, o tener mejores intenciones.

Esa trampa que atenta contra la razón y que efectivamente constituye un riesgo para la estabilidad de nuestro país, puede inclusive percibirse en la contienda presidencial de 2018: dos candidatos que apuestan a su persona como única institución confiable (ambos expresidentes de su propio partido, el chiste se cuenta solo) y otro que es resultado de un consenso estratégico. En mi opinión y la de las vecinas y vecinos que me acompañan, queremos lo segundo: mujeres y hombres institucionales, cuyo proyecto sea el de todos, el del bienestar pleno y del sentido común.

En este camino he escuchado y aprendido que los debates sobre la Constitución y la Ciudad sólo tienen sentido si resuelven problemas de fondo; los capitalinos deseamos ver resueltas las necesidades y los intereses de nuestras familias. La verdadera prioridad de mis vecinos es la sana y respetuosa convivencia, la estabilidad económica y la seguridad de nuestras comunidades. Yo quiero atenderlas.

Ante este panorama, para corresponder a las inquietudes manifestadas por los vecinos, la alcaldía resulta ser el instrumento más adecuado para la satisfacción de sus demandas. Por lo que, desde este foro, llamo a los partidos políticos para que, a los vecinos de Coyoacán, nos permitan aprovechar, de la mejor forma posible, las estructuras institucionales en su posesión con la finalidad de impulsar una Candidatura Ciudadana a la Alcaldía de Coyoacán. Estoy seguro de que, conociendo la legitimidad de la petición que ejecutamos, los actores políticos tendrán a bien atender este llamado y compensar con justicia a las necesidades e intereses de los ciudadanos.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Oliverio Orozco Tovar

Licenciado en Ciencia Política por la UNAM, maestro en Desarrollo Territorial y Urbano por el Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po), y en Desarrollo Económico Local por la London School of Economics and Political Science. Ha colaborado en el TEPJF, el INE, el IEDF y varias organizaciones de la sociedad civil tanto en México como en el extranjero. Sus líneas de trabajo han tenido que ver con justicia social, derechos civiles, derechos políticos, obligaciones ciudadanas, crimen organizado, tráfico de drogas, desarrollo alternativo, justicia alternativa, crecimiento económico, desarrollo, China, y la sociología de los panteones. Hoy se dedica al Programa Nacional de Política de Drogas. Sus opiniones, son sólo suyas y no representan la postura de ninguna institución.

Te puede interesar

#Opinóloga

¿Qué México entrega el presidente Peña?

Comparte en WhatsApp Conforme a lo establecido en la Constitución Política, el secretario de Gobernación, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>