El principio del tiempo / Opinólogía / De la promesa electoral a la comunicación de gobierno

De la promesa electoral a la comunicación de gobierno

Por Javier Esquivel


La narrativa es una de las herramientas más poderosas en el proceso de comunicación gubernamental y lo es más en un periodo de cambio de gobierno como el que vive en México.

El país y su población ahora transitan entre tres diferentes historias: la dominante, por estar en el foco de la atención mediática del presidente electo, la débil del gobierno saliente y una tercera, del caos que correspondiente al Poder Legislativo.

La primera transcurre de manera vertiginosa en un sólo sentido, del presidente electo a ciertos sectores de la población, sin interacción con la sociedad y gobierno.

Fuente: Twitter @lopezobrador_
Fuente: Twitter @lopezobrador_

Nace en las escalinatas de una vieja casona y se dispara como carabina de perdigones. Muchas declaraciones bien intencionadas pero que se fragmentan en poco tiempo y merman la visión y rumbo de gobierno que se quiere contar a los millones de electores que buscan entre líneas el beneficio directo y personal de la decisión anunciada del presidente electo

Se hablan de muchos temas como: llevar las secretarías y órganos de gobierno a los estados y municipios, de evitar derroches y disminuir dramáticamente el gasto gubernamental, de nombramientos de funcionarios, de consultas populares, etcétera.

Todas ellas, acciones que corresponden estratégicamente a una propuesta de electoral, pero hasta el momento se descuida un elemento clave:  anunciar el beneficio directo que recibirá la población en el mediano o largo plazo de la acción gubernamental.

En toda narrativa exitosa de gobierno debe existir una o varias soluciones a las necesidades más urgentes de la gente, del país, de un estado o de una localidad.

Por citar algunos ejemplos preguntaría: ¿en qué le beneficia el anuncio de llevar a consulta el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México a los miles de mexicanos de las zonas municipales más pobres del país donde no tiene acceso a agua potable los siete días de la semana? O ¿cómo beneficia a los millones de trabajadores del país que la nueva titular del ramo sea una de las personas más preparadas académicamente y con más carisma del nuevo gabinete?

La respuesta puede mejorar con el tiempo y robustecerse con el ejercicio de gobierno, pero hasta ahora el beneficio de la acción está ausente en los destinatarios principales del mensaje. Quizá esté claro para algunos, pero no para el grueso de la población.

Por otro lado, el gobierno saliente ha dejado pasar la oportunidad comunicar el legado de seis años.

Si bien es cierto, la percepción global de la administración saliente está ya calificada, y sentenciada e incluso juzgada por los votantes en las urnas durante el pasado mes de julio, y, sin embargo, no existe una narrativa de lo que sí hicieron mujeres y hombres del poder ejecutivo en beneficio de muchos otros más mexicanos.

La comunicación del gobierno que ya se va, se concentra nuevamente en la persona del presidente de la República, cuando hay al menos 19 titulares de dependencias y un vocero oficial que bien pueden comunicar la acción realizada en seis años y no dejar todo en un inocuo sexto informe de gobierno. La comunicación puede ser efectiva si se habla desde dos carriles, La responsabilidad de dirección del Estado Mexicano y los beneficios de la acción de gobierno.

En suma, el objetivo de una comunicación gubernamental en el último de seis años como es el caso mexicano, versa en cómo quieres ser recordado y en la historia reciente de los presidentes salientes en América Latina que perdieron sus elecciones no hay buenos resultados.  El comunicar lo que sí hiciste es mejor a nada. Y el hacerlo no implica gasto inútil de los años anteriores en publicidad que no tiene credibilidad. Comunicar ahora no es cuestión de gasto, sino de responsabilidad.

Finalmente, el Congreso de la Unión, el legislativo mexicano perdió desde mucho antes del proceso electoral el rumbo de su comunicación, dejo a un lado el gran papel de fiscalizador de los últimos años de la gestión del Poder Ejecutivo y de trazar el marco normativo de un país en transición.

El Senado generó más candidatos a gobernadores que acuerdos para renovar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte. En lo que respecta a la colegisladora, la Cámara de Diputados institucionalmente deja de legado una legislatura de claroscuros, con baja producción legislativa y con una narrativa ausente de beneficios. Su última actuación será la recepción del sexto informe de labores del ejecutivo.  No se recordará más de esta legislatura ni de su tercer periodo de sesiones.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Javier Esquivel

Consultor político. Especialista en inteligencia mediática, comunicación de gobierno, cabildeo, manejo de crisis, y preparación de voceros de alto nivel. Cuenta con una trayectoria profesional de 15 años en los cuales ha asesorado a clientes como Presidencia de la República, gobiernos estatales, municipales, partidos políticos y medios de comunicación en México. En el sector público de su país, ha sido Director de Comunicación de la Cámara de Diputados, el Instituto Nacional Electoral, la Procuraduría General de la República, la Secretaria de la Función Pública, entre otras instituciones federales.

Te puede interesar

#Opinólogo

Previo y durante la consulta ¿las personas estaban buscando información sobre el NAIM?

Comparte en WhatsApp   Sobre la mesa Todos sabemos cuál fue el resultado de la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>