El principio del tiempo / Opinólogía / Decálogo para el control de las armas

Decálogo para el control de las armas

Por: Aram Barra


El día de ayer más de 50 organizaciones civiles de América Latina y más de 100 expertos en seguridad enviaron una carta pública a los alumnos que durante las últimas semanas se han estado organizado en Estados Unidos para demandar un control real de armas. En la carta, además de expresar solidaridad, se presentan importantes propuestas sobre la materia.

Manifestación "Marcha por nuestras vidas", para exigir mayor control de armas en Estados Unidos Fuente: noticieros.televisa.com
Manifestación “Marcha por nuestras vidas”, para exigir mayor control de armas en Estados Unidos Fuente: noticieros.televisa.com

Como ya he dicho antes, la violencia relacionada con las armas de fuego es evitable. Si bien no hay solución única y simple para reducir la violencia armada, existen diversas políticas que contribuirían sobremanera a lograrlo, y se pueden tomar ahora mismo. Van diez ideas, retomadas de los grupos y expertos antes mencionados, para el debate general:

Primero, es necesario prohibir la producción y venta para uso civil de armas semiautomáticas o de asalto en Estados Unidos, así como la venta de cargadores de alta capacidad y municiones de alto calibre. Como sabemos, cerca de la mitad de las armas recuperadas en México en escenas del crimen, provienen de EU. De ellas, un importante número son armas largas.

Segundo, debemos promover que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) puedan volver a investigar la violencia con armas de fuego, bajo un enfoque integral, y de salud pública. Tan ridícula es la necedad de los defensores de la segunda enmienda que el día de hoy no se puede ni hacer ciencia como Dios manda.

Tercero, es urgente requerir la verificación universal de antecedentes legales y médicos para todas las ventas de armas que ocurren en Estados Unidos (‘universal background checks’), incluyendo prioritariamente las transacciones que ocurren ‘entre particulares’; como las ventas por internet, las ventas de garage, o las transacciones en las ferias de armas (gun shows).

Cuarto, el Congreso de Estados Unidos debe promover convertir en un delito federal la compra de armas de fuego para una tercera persona no autorizada (‘straw-purchase’ o compra paja). En paralelo, como bien se discutió en el último debate de candidatos a la presidencia de México, es importante fortalecer la frontera de norte de México para asegurarnos que las redes criminales de ese país no puedan seguir armando al crimen al sur.

Quinto, apoyar el diseño e instrumentación de programas locales de prevención y mitigación de la violencia vinculada a las armas, basados en evidencia. A diferencia de lo hecho durante el último trecho de la administración Peña Nieto, es necesario otorgar recursos a la prevención social del delito, incluyendo a través de programas de desarme, compra y retorno voluntario de armas. Debemos desarticular la cultura de guerra en la que crece la nueva generación.

Sexto, es hora de poner un alto real a todos los abusadores domésticos a través de una mejor coordinación de inteligencia entre las autoridades policiales, los servicios sociales, las organizaciones de la sociedad civil y los sistemas de revisión de antecedentes en línea, desarmando a quienes tienen antecedentes violentos. Las armas definitivamente no deben estar en las manos de quienes sabemos cuentan con un historial de violencia.

Séptimo, es necesario asegurarse que en Estados Unidos las órdenes judiciales para desarmar personas que demuestran riesgos extremos de violencia estén disponibles en todo el país. Al día de hoy, la demagogia de Donald Trump para conquistar a los grupos más conservadores ha sido la de reducir todas las barreras de entrada a las armas. América Latina debe demandar un cambio pues su mala regulación afecta la seguridad de nuestros países.

Octavo, debemos diseñar y promover la instrumentación de mecanismos específicos y tecnología orientada a la interdicción de flujos ilegales de armas de fuego, sobre todo, en la frontera México-Estados Unidos, así como en las fronteras entre Guatemala, Honduras y El Salvador. En todos estos países, más del 80% de los homicidios suceden con armas de fuego. Reducir la disponibilidad a las armas, así como el seguimiento al tráfico (tanto legal como ilegal) hacia el sur debe ser una prioridad.

Noveno, es necesario establecer o mejorar los registros de armas legales en todos nuestros países, incluyendo mecanismos para favorecer la transparencia y rendición de cuentas en las transferencias legales hacia las policías y otras agencias de seguridad. En las investigaciones periciales del infame caso de Ayotzinapa, por ejemplo, resultó que dos armas largas registradas a la policía local aparecieron en la escena del crimen. En cualquier país ello tendría implicaciones en la autoridad competente. ¿Por qué no hay un seguimiento de la Secretaría de la Defensa Nacional a la posesión de armas entre las distintas policías del país?

Décimo, es urgente suspender la exportación de armas con destino a unidades militares y policiales en México cuando exista evidencia que las ligue al crimen organizado o que tengan antecedentes de violación de derechos humanos. En los últimos años, tanto la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales Relacionados (CIFTA) de la OEA, como los mecanismos de las Naciones Unidas han acordado que armerías internacionales no puedan fomentar la violencia contra la gobernabilidad. Estados Unidos se debe apegar a dichos acuerdos y es nuestra obligación demandarlo.

Hasta ahí un decálogo de propuestas retomado de un importante grupo de latinoamericanos conscientes de la importancia de detener la violencia en nuestros países. Toda mi solidaridad con los compañeros de butaca y los familiares de los jóvenes muertos en las constantes masacres en escuelas de Estados Unidos. Su violencia nos duele porque es una que nosotros también sufrimos todos los días. Su demanda para un mejor control de armas es también nuestra demanda por sociedades con seguridad ciudadana y en paz.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Aram Barra

Internacionalista por la UDLA México y maestro en política y administración pública por New York University y University College London. Actualmente se desempeña como consultor independiente en temas de salud, seguridad y derechos humanos.

Te puede interesar

FOTO: Radio Jai

Bajo presión, Donald Trump modifica su postura sobre las armas de fuego

Comparte en WhatsAppWashington, 2o Feb (AFP) – Enfrentado a la ola de indignación generada por el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>