El principio del tiempo / Opinólogía / Dedicado a quienes en el fragor de la batalla por la libertad se han tenido que ir…

Dedicado a quienes en el fragor de la batalla por la libertad se han tenido que ir…

Por: Tonatiuh Medina



La muerte difícilmente resulta heroica, valerosa o dignificante, la muerte es muerte e independientemente de la religión que se profese, inicialmente genera sentimientos de pérdida, vacío, incapacidad y pasmo. Cuando se ha sido testigo maldito de la partida de algún ser querido -por cruel que parezca- es un poco más fácil de explicar; es como si algo o alguien bajara un switch y la persona amada automáticamente dejara de brillar y de emitir calor, no lo puedo explicar de otra forma.

FOTO: animalpolitico.com
FOTO: animalpolitico.com

Desde 2006 las autoridades federales decidieron hacer frente al crimen organizado, las críticas han sido infinitas y acertada o no, la decisión fue tomada y nuestra vida cambió por completo, cambiaron nuestras costumbres, nuestras rutinas, conocimos nuevas formas de crueldad y mezquindad, pero también enternecedoras manifestaciones de solidaridad y ayuda mutua.

Ejemplos hay miles, tal parece que todos de alguna forma, directa o indirectamente nos hemos visto involucrados en el dolor que causa la muerte del que fue aniquilado, probablemente todos tenemos alguna historia que contar, tengo las mías, cercanas, humillantes, difíciles de explicar, de compartir, historias que pisotean mi dignidad y la de mi familia, pero claudicar no está en mis planes.

Culpables hay y muchos, alguna vez leí que el número total de personas dedicadas a actividades delincuenciales difícilmente superaba el medio millón de mexicanos, un número relativamente bajo comparado con el total de habitantes en territorio mexicano el cual no es Siria, pero tampoco es Suiza queda claro.

Entonces ¿Por qué tan pocos nos han secuestrado? ¿Por qué renunciamos a vivir en paz? Porque en las últimas dos décadas hemos renunciado al privilegio de ser ciudadanos, nos hemos convertido en meros espectadores, testigos de piedra, hemos transitado a un estadio mucho más cómodo pero peligroso, nos hemos transformado en meros consumidores, ello nos ha arrojado a reconocer nuestras abismales diferencias sociales, económicas, políticas.

Hemos mostrado una gran incapacidad para mostrar empatía y caridad con nuestros semejantes, y no, este no es un argumento cristiano, es mero civismo. Años de indiferencia han perfeccionado nuestro egoísmo, nos negamos a salir de él. Es urgente volver a vestir la piel de ciudadano, de participar, de rendir las debidas cuentas por nuestros errores y sin temor alguno de gritar nuestros triunfos. Todavía creo en la política, no hay otra forma, la anarquía solo nos conduciría a un estadio mucho más cruel, nunca, nunca es tarde para defender nuestra libertad…

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Tonatiuh Medina

Abogado, economista, candidato a Doctor en Gestión Estratégica y Políticas del Desarrollo. Entusiasta de temas electorales, órganos legislativos y seguridad nacional.

Te puede interesar

#Opinólogo

Guerra contra las drogas: heroína, la DEA y Caro Quintero

Comparte en WhatsApp El pasado 26 de octubre el presidente Donald Trump, se dirigió a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>