El principio del tiempo / Opinólogía / Del lenguaje sexista y por qué conceptualizar es politizar

Del lenguaje sexista y por qué conceptualizar es politizar

Por: Rebeca Moreno Sandoval



Hace un par de días leí en el periódico El Español el titular “La RAE llama ‘fáciles’ a las mujeres que tienen sexo con quienes desea”. El artículo explicaba que, a pesar de las recientes actualizaciones de la Real Academia de la Lengua (RAE) con más de tres mil incorporaciones y reformas, muchas de ellas para eliminar sesgos sexistas del lenguaje, una de las definiciones de la palabra “fácil” perpetúa los estereotipos de género hacia las mujeres. Para leer el artículo https://goo.gl/9ar2ue.

Enseguida, como parte del beneficio de la duda hacia tal institución, me dirigí a la página web de la RAE a realizar la búsqueda de dicha palabra. Lo que encontré fue lo mismo que señalaba el artículo. Lea usted el numeral 5:

Screen Shot 2018-02-13 at 20.37.36

En esta ocasión, como en otras discusiones parecidas, la RAE echó mano de su “política de no censura” del diccionario para mantener este tipo de definiciones. No resulta extraño, cuando se hace un recuento sobre la postura de la RAE sobre el lenguaje incluyente y no sexista, se observa que dicha institución ha manifestado en diferentes ocasiones que la mención explícita del femenino es innecesaria desde el punto de vista lingüístico y solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante para el contexto que se escribe. Aún más, ha establecido que el uso genérico del masculino es la forma correcta de referirse a un grupo mixto.[1]

Si bien los argumentos gramaticales y lingüísticos podrían resultar suficientes para explicar que el lenguaje incluyente es innecesario de acuerdo a las reglas de dicha ciencia (aunque para algunas es necesario cuestionar la misma construcción y postulados de dicha ciencia y su falta de perspectiva de género); no obstante, no es igual para el caso del lenguaje sexista.

Pero, ¿por qué este tema y las desafortunadas decisiones de la RAE son importantes? ¿cómo nos afecta y por qué cierto grupo de personas arman tanto pancho?

El lenguaje es reflejo de una sociedad, pues es un sistema de comunicación sistematizado de cierto grupo de personas. También, es el reflejo de estructuras de poder que subyacen en la organización de las sociedades y que sirven para estructurarla y ordenarla. Es decir que lo que nombramos es, ayuda a visibilizar fenómenos y/o a perpetuar otros, y actores como la RAE son instituciones y mecanismos de validación de estos símbolos.

Entonces, si el lenguaje es reflejo de una sociedad, ¿por qué tanto escándalo con la definición que el diccionario de la RAE proporciona de la palabra fácil?, finalmente, es lo que la sociedad en colectivo utiliza. Acá la discusión se pone interesante, como aquella del huevo y la gallina y cuál fue primero. Si seguimos el razonamiento de la RAE, no se puede hacer algo al respecto, pues la sociedad en cuestión decide, y en ese sentido, nuestras sociedades de habla hispana han decidido que las mujeres que ejercen su sexualidad libremente son “fáciles” y por lo tanto la definición del diccionario de la RAE es adecuada.

Imagen: ecuavisa.com
Imagen: ecuavisa.com

El problema que observamos las personas que utilizamos la perspectiva de género como una herramienta de análisis, en nuestro trabajo y en nuestra vida diaria, es que ofrecer una definición peyorativa sobre el ejercicio de la sexualidad de las mujeres es una forma de normalizar y validar los estereotipos de género, así como perpetuar la discriminación y violencia contra las mujeres. También, es omitir el papel fundamental que tienen instituciones como la RAE en contribuir a la erradicación de una cultura machista, que oprime por igual a mujeres y a hombres.

Y la conexión entre una definición y el machismo, los estereotipos y la violencia contra las mujeres es a grandes rasgos así. Históricamente la sexualidad, al menos de las mujeres, ha estado asociada a la procreación; recordemos que durante los últimos siglos nuestras sociedades concibieron el papel de la mujer como la encargada del hogar y las y los hijos. Nuestra tarea en la vida era tener hijos y cuidar la casa, sin participación en los espacios públicos, mucho menos tener sexo por placer y ni pensarlo tener sexo con varias personas diferentes. Este modelo funcionó muy bien para la construcción de los Estados-Nación, pues alguien se encargaba del “pilar de la sociedad” la familia, y otra persona se encargaba de todo lo demás (decisiones políticas, económicas, científicas, culturales, etc.).

Como parte de las características deseables para las personas encargadas del hogar y el cuidado de las y los hijos se encontraba una intachable reputación, transmitir lo moralmente adecuado. Esto, probablemente no aplicaba con los hombres porque ellos se encargaban únicamente de proveer a la familia y todo lo demás en la sociedad que ya dijimos; por lo tanto, tener la famosa “casa chica” o asistir a burdeles o pagar por servicios sexuales eran permitidos. Todo iba bien hasta aquí, hasta que esta organización de la sociedad evitó que las mujeres se desarrollaran y participaran en la sociedad en igualdad de condiciones que los hombres. Es decir, hombres y mujeres no ejercían los mismos derechos, desde los civiles y políticos hasta los sexuales y reproductivos.

Como ya sabemos, relegar a las mujeres al hogar, limitar su sexualidad son resultado de los estereotipos de género que a grandes rasgos describo. Sin embargo, la repetición de estos mediante la educación formal e informal ha facilitado que en pleno siglo XXI sigamos distinguiendo entre el derecho que tienen hombres y mujeres sobre, entre otras cosas, su cuerpo.

Esta repetición de estereotipos y sus mecanismos de perpetuación, como la definición de la RAE, facilitan que en el imaginario colectivo las mujeres debamos cumplir con estándares sociales impuestos, que si no cumplimos constituyen las principales causas de discriminación y violencia contra las mujeres. Es decir, ciertas personas esperan ver mujeres que cumplan con los estereotipos que nos asignaron: delicadas, sumisas, buenas, decentes/buena reputación, recatadas, y un largo etc. Cuando una mujer no encaja en el modelo, es discriminada y en los casos más extremos asesinada.

Foto: siempre.mx
Foto: siempre.mx

Por estas razones y muchas más, cierto grupo de personas problematizamos el uso de un lenguaje incluyente y no sexista, libre de estereotipos de género, el cual a nivel sistémico es un elemento más que contribuye a las diversas problemáticas de la sociedad que la perspectiva de género nos muestra.

 [1] Ver: http://www.rae.es/consultas/los-ciudadanos-y-las-ciudadanas-los-ninos-y-las-ninas; http://www.rae.es/noticias/el-pleno-de-la-rae-suscribe-un-informe-del-academico-ignacio-bosque-sobre-sexismo

Rebeca Moreno Sandoval es candidata a maestra en Derecho Humanos e internacionalista del ITAM. Es miembro de la Facción Formativa Feminista, grupo de estudio sobre feminismos y derechos de las mujeres. También es coordinadora del área de Responsabilidades del Colectivo Ciudadanía 19s.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Programa de Jóvenes COMEXI

El Programa de Jóvenes del COMEXI busca constituir una red de jóvenes líderes de México para debatir y analizar las relaciones internacionales del país, facilitando los vínculos profesionales, académicos, culturales, empresariales, de iniciativa social y de opinión, de una nueva generación. Este espacio es a título personal.

Te puede interesar

#Opinóloga

¿Habrá feminismo de cliché?

Comparte en WhatsApp Esto no pretende ser ni un ensayo crítico ni una disertación teórica, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>