El principio del tiempo / Opinólogía / Del simulacro a la realidad

Del simulacro a la realidad

Por: Eugenia Islas


El pasado martes 19 de septiembre, me tocó participar del simulacro en la Cámara de Diputados. Coincidió que junto a mi bajara la escalera el coordinador de una fracción parlamentaria y me reconfortó atestiguar que sí hay algunos de nuestros representantes que se lo tomaron en serio; sin embargo, me provocó sentimientos encontrados que estando ya en la explanada durante el ejercicio, pude atestiguar que hubo personas que no atendían a las instrucciones del personal de protección civil, lo cual, no sólo considero una completa irresponsabilidad porque al desconocer los protocolos de seguridad pueden poner en riesgo su vida ante una catástrofe, sino que es una absoluta falta de respeto para las personas que son parte de nuestros cuerpos de rescate ya que en cada acto, arriesgan su propia vida para salvar al otro.

Foto: Eugenia Islas
Foto: Eugenia Islas

Más tarde, me tocó vivir en ese mismo lugar el sismo de 7.1 que lejos del impacto emocional que puede causar en cada uno de nosotros este tipo de eventos, me provocó que quisiera compartirles en este espacio algunas reflexiones que tuve acerca de la manera en que se reacciona y/o nos comunicamos ante las situaciones de crisis.

Dicen que las crisis mejor manejadas son aquellas de las que nunca nos enteramos, las que se prevén. Ya en el caso de que sí ocurran, las que se gestionan eficientemente son las que tienen protocolos de respuesta preestablecidos para la situación en particular. Si bien desde el sismo del 8 de septiembre venimos escuchando que hemos avanzado en materia de protección civil -opinión que comparto, pues efectivamente ha sido muchísimo desde el temblor del 85-, no comparto la creencia que estamos preparados para las emergencias como deberíamos.

Foto: Eugenia Islas
Foto: Eugenia Islas

Primero, por lo que comentaba al principio acerca de la gente que pese a las muestras constantes de las tragedias que provocan los embates de la naturaleza, aún hay gente que no toma en serio los simulacros, lo cual dificulta las cosas. Segundo, pese a la implementación del llamado “operativo MX“, al igual que hace 32 años, vi a los vecinos dirigiendo el tránsito, a los ciudadanos organizándose rápidamente para llevar alimentos y ofreciéndose como voluntarios, siendo mucho más efectivos que algunos gobiernos y organizaciones que evidenciaron su ausencia de protocolos de respuesta ante emergencias.

En cuanto a la comunicación, pese a los avances tecnológicos en teléfonos celulares, internet y la app de Mancera, al igual que en el terremoto del 85, quien la dominó en primera instancia fueron una vez más, los medios tradicionales. Hubimos personas que al no poder comunicarnos, ya que estuvimos sin red celular ni datos por horas y no hubo manera de hacer check-in en “estoy bien” en Facebook, así que el único medio de informarnos fue a través del estéreo del auto o un radio portátil y el de algunos otros nuestros familiares se enteraron que estábamos bien gracias a los noticieros de televisión ante el colapso de las líneas telefónicas.

Foto: Eugenia Islas
Foto: Eugenia Islas

Por otro lado, nuevamente vi que tampoco muchos han aprendido que “mucho ayuda quien no estorba”, pues me tocó ver en la Colonia Roma a personas tomando fotografías de los edificios a mitad de calles, obstruyendo el paso de los vehículos que intentaban transitar por vías alternas para desahogar un poco las principales y peor aún, obstruyendo el paso a ambulancias y patrullas. Y finalmente, a lo que llamo “el altruismo inútil”. No es posible que aún haya gente inconsciente que ve en este tipo de tragedias un modo de deshacerse de las cosas que ya no quiere.

En realidad espero que no sólo tomemos nota de todo lo que falta por hacer y lo dejemos en el olvido para la próxima o para cuando haya tiempo, sino que actuemos. Se necesitan muchos manuales de manejos de crisis por hacer, mucha capacitación por impartir a personal de dependencias, organizaciones y empresas, pero sobre todo, mucha conciencia de cada uno de nosotros porque hoy tuvimos suerte y la tierra fue dentro de todo benévola con nosotros, lo que no se puede predecir ocurra de nueva cuenta.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eugenia Islas

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con estudios de Comunicación Política. Se ha desempeñado como productora ejecutiva independiente, y en áreas de Relaciones Públicas; Coordinación de Asesores y Comunicación Social en la APF en los sectores Turismo, Economía y Medio Ambiente. Desde 1997 ha participado en campañas políticas en áreas de estrategia, comunicación, capacitación, y electorales, como consultora política. Ha colaborado en los medios Ideas con Voz, La Nación y Bien Común.

Te puede interesar

#Opinóloga

Diario de una socióloga: revolucionar la idea de revolución

Comparte en WhatsApp “Cómo podrías renacer, sin antes haber quedado reducido a cenizas”. -Nietzsche Han ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>