El principio del tiempo / Opinólogía / Denuncia la muerte del jazz

Denuncia la muerte del jazz

Por: Úrsula Albo



La música puede hablar mucho de una sociedad, sobre todo las melodías más escuchadas, pues como parte de la cultura representa el reflejo de las personas que viven en ella, sus sentimientos e ideologías, su identidad. Como creadores de música reproducimos nuestro entorno bajo lo que percibimos que sucede, como público, sentimos que alguien le pone sonidos, voz y orden al desorden que llevamos dentro.

¿Cuántas veces, platicando con los buenos amigos sobre las cosas que nos acontecen, no hemos citado una frase de alguna canción, sino es que la canción completa? ¿Cuántas veces no hemos tarareado una melodía cuando nos sentimos muy contentos o tristes? La música nos permite sentir de manera más fácil, nos eleva a otra dimensión, la cual los sonidos cotidianos desconocen. La música nos permite explorar lo inexplorable, puede cambiar incluso el sentido y el entorno de los momentos, así como de los recuerdos.

De igual manera la música marca a toda una generación, a un público, pero qué pasa cuando el público que consume cierto tipo de música cambia y no entiende cierto género considerado viejo, cuando esa generación ya muere. Al parecer el género cuasi desaparece con dicha gente que la escuchaba en este mundo de compra-venta que es la industria musical. Entonces ¿se podría hablar de agendas musicales? Si bien es cierto, cada generación tiene tonos y ritmos diferentes, es interesante analizar la longevidad de los géneros vinculados a las estadísticas poblacionales, incluso su retorno a nuevas generaciones o su olvido absoluto.

Foto: zeleb.es
Foto: zeleb.es

Así nos lo muestra la película de Damien Chazelle, La Ciudad de las Estrellas (La La Land) del 2016. Considerada una carta de amor al Hollywood clásico y al jazz, la película es una delicia retro del cine musical, con esos toques de modernidad que permiten entender e involucrarse con el tipo de narrativa, a la cual ya dejamos de estar acostumbrados.

Ryan Gosling como Sebastian, un fanático del jazz y músico, intenta aferrarse de forma ortodoxa a dicho género musical, cayendo en un callejón sin salida que lo hunde tanto económica como anímicamente. Por casualidad conoce a una aspirante a actriz Mia (Emma Stone), con la que se empieza a involucrar sentimentalmente hasta tener una relación. Una vez juntos los personajes comienzan a evolucionar, como sucede en toda relación, lo que los lleva a enfrentarse a problemas de pareja. A diferencia de los musicales de amor tradicionales que terminan cuando la pareja de protagonistas están juntos y enamorados, en esta película la propuesta es narrar lo que sigue después de que se consolida una relación, que muchas veces es la parte más compleja y que no estamos tan acostumbrados a ver en el género musical cinematográfico.

Foto: hobbyconsolas.com
Foto: hobbyconsolas.com

Pero más allá de esto, la historia denuncia como el jazz es un género que está en agonía, que ha tenido que transformarse para sobrevivir y tener un pequeño lugar en la industria musical. Pero los clásicos, al parecer ya no tienen cabida en esta sociedad que tiene otros intereses más allá de la improvisación, de la charla elaborada entre instrumentos. México no es la excepción, en la radio abierta sólo contamos con una estación de jazz y es del Instituto Mexicano de la Radio (IMER), es decir una radio no comercial. Los lugares en los que se puede ir a escuchar jazz de manera formal y seria no son la mayoría tampoco. Es así como a manera de metarelato, ya que el musical está compuesto en este género de música, el jazz está al borde de ser olvidado por la industria musical y parece que como género cinematográfico, los musicales se acercan al mismo destino.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Úrsula Albo

Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Sociología de la UNAM; cuenta con el grado de Maestra en Docencia para la Educación Media Superior en el Área de Ciencias Sociales por la misma institución. Asimismo, ha estado involucrada en cuestiones artísticas, culturales y teatrales de manera profesional desde hace más de 16 años. Actualmente trabaja como consultora de comunicación política e imparte clases en la UVM campus sur.

Te puede interesar

#Opinóloga

Un lugar en silencio

Comparte en WhatsApp Imaginemos este escenario: ¿qué harías si tuvieras que guardar silencio la mayor ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>