El principio del tiempo / Opinólogía / #DesdeLaParticular Desadaptados sociales ‘inocuos’

#DesdeLaParticular Desadaptados sociales ‘inocuos’

Por Diego García


Recientemente tomando clase en un diplomado sobre educación para la democracia, se suscitó una discusión sobre civismo como el comportamiento de los individuos y la educación cívica como la disciplina para instrumentar las bases para una convivencia social basada en el respeto por los demás por parte de los individuos.

En plena discusión quien se encontraba impartiendo la asignatura, hizo referencia a quienes él llamo “desadaptados sociales inocuos”, refiriéndose en un ejemplo rápido y cotidiano a quienes sin vergüenza alguna se meten hasta adelante con sus coches, a pesar de haber una larga fila con personas que también quieren llegar a sus casas o les apura llegar a sus lugares de trabajo o a alguna otra cita, o simplemente van civilizadamente transitando y formados para ir avanzando poco a poco pero en orden. El ponente minimizó la acción mencionando que son cosas que no perjudican a nadie.

Fuente: edu.glogster.com
Fuente: edu.glogster.com

De inmediato estuve de acuerdo con lo de desadaptados sociales, pero no con lo de inocuos. De acuerdo a todas las definiciones que conozco y las que pude hallar, inocuo es un adjetivo cuya definición más común es “que no hace daño” y algunas definiciones especifican un poco para quedar “que no hace daño físico o moral”.

En mi particular punto de vista, desde la misma minimización en la percepción de este tipo de acciones estamos mal, muy probablemente estarán de acuerdo que ante dicha situación cotidiana, por lo general los acompañantes o con quienes nos quejamos suelen decirnos “pues ya qué”, “déjalos pasar y ya” o algo por el estilo, ah, pero si no los dejamos pasar y el desadaptado nos avienta el coche, nos toca el claxón o nos ‘mienta la madre’, en ese momento de manera automática nos convertimos nosotros en los desadaptados sociales, en los necios, aferrados e imprudentes, sin importar si llevemos más de diez minutos civilizadamente en fila para avanzar tan solo unos cuantos metros; sin importar si venimos apretando todo lo ‘apretable’, pues antes de subirnos al coche por aquello de que es muy saludable tomar dos litros al día se nos ocurrió tomar agua y obvio nos urge llegar a un baño.

Sí son desadaptados sociales y no son inocuos, pues si causan daño, al igual que quienes se estacionan en los lugares designados para personas con capacidades diferentes, con el estúpido pretexto de que hay muchos lugares demuestran su incapacidad mental, así como quienes se estacionan en doble fila u obstruyendo alguna entrada por comodidad y porque según quien lo hace “es solo por un momentito, no me tardo” dicen.

Estos desadaptados sociales lejos de ser inocuos son totalmente nocivos para la sociedad, provocan daño moral y rompen con la armonía de quienes tenemos la mala suerte de encontrarnos con alguno de ellos.

No soy partidario de la violencia, pero tampoco de poner la otra mejilla, el dilema se presenta ante la disyuntiva de que hacer, mientras estas malas prácticas se sigan dando sin consecuencia alguna es muy probable que sean repetidas por las nuevas generaciones y sean cada vez más comunes y no exagero al decir que una acción de estas puede desencadenar reacciones violentas y de ahí a un desorden social cotidiano.

Por todo lo anterior, es urgente una campaña permanente de educación cívica en las escuelas, en la casa, en los medios de comunicación, debemos recordar como sociedad la importancia de la convivencia basado en el respeto por los demás.

En lo que eso sucede, bien podemos empezar por nosotros mismos y si se encuentran con alguna (no están exentas las mujeres) o algún desadaptado social nocivo sean inocuos, no le hagan daño, pero encuentren la forma de hacerle ver su error o por lo menos tratemos de exhibirlos para evitar su propagación.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Diego García

Maestro en Administración Electoral. Con más 20 años de experiencia en la administración pública. Se desempeña como secretario particular del Consejero Presidente del Instituto Electoral del Estado de México. Autor de diversos artículos sobre comunicación política, elecciones y participación ciudadana. Universitario y fan de la disciplina del futbol americano como estilo de vida.

Te puede interesar

#Opinólogos

Educación cívica y construcción de ciudadanía

Comparte en WhatsApp Hasta ahora, la educación cívica ha sido vista como un recurso pedagógico, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>