El principio del tiempo / Opinólogía / #DesdeLaParticular Día Naranja: por convicción y no por moda

#DesdeLaParticular Día Naranja: por convicción y no por moda

Por: Diego García



Desde julio de 2013 la Organización de las Naciones Unidas puso en marcha la campaña “ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres” administrada por ONU Mujeres, proclamando el día 25 de cada mes como “Día Naranja: un día para generar conciencia y prevenir la violencia hacia las mujeres y niñas”.

Este 2017 desde el 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y hasta el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, se realizará la campaña 16 Días de activismo contra la violencia de género lo cual es una oportunidad para impulsar acciones que pongan fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo.

Imagen: vallartaopina.net
Imagen: vallartaopina.net

Desde este espacio invito no solo a los hombres a participar activamente, también a las mujeres; la violencia hacia las mujeres y niñas es una realidad, es un mal en el que desgraciadamente participan de una u otra forma todo tipo de personajes, por llamarlos de laguna forma, no se trata de mencionar cifras o zonas geográficas, con consultar cualquier medio de información nos podemos dar cuenta de la magnitud de este cáncer.

Debemos tener en cuenta que el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres se fundamenta en reconocer la responsabilidad individual y colectiva para exigir el cumplimiento pleno de las libertades fundamentales, pero también, para asumir la responsabilidad colectiva en la promoción y protección  del orden social, económico y político; desde esta visión es la población quien reconoce, ejerce y reclama la igualdad de oportunidades como derecho y no como caridad; la igualdad, como derecho humano, reconoce pues, que para que éste sea posible se debe gozar en plenitud de todos los derechos humanos, es decir promover el desarrollo hacia las capacidades de las personas como centro de atención.

Por ello, la idea principal de la perspectiva de los derechos humanos, compromete a centrar las acciones institucionales en el bienestar de las personas y de la comunidad, teniendo como propósito analizar las desigualdades que se encuentran en el centro de los problemas que impiden el desarrollo, para corregir prácticas discriminatorias, el injusto reparto de los recursos y, las oportunidades que obstaculizan el progreso en materia de desarrollo del individuo, las familias, comunidades y pueblos. Cuando hablamos de desarrollo como responsabilidad del colectivo, necesariamente hablamos de participación ciudadana, donde a partir del reconocimiento de la existencia de una situación de desventaja y desigualdad, se construyen e implementan estrategias para buscar el cambio. Por lo tanto, se concibe a la ciudadanía como agente activo en la lucha para exigir el cumplimiento de derechos.

Una de las principales estrategias que la Organización de las Naciones Unidas ha implementado para sensibilizar a la población, es reconocer y conmemorar el trabajo de hombres y mujeres para exigir sus derechos.

La lucha por el acceso, ejercicio y disfrute pleno de los derechos de las mujeres se ha vivido desde muchas aristas alrededor del mundo, visibilizando la participación de las mismas en la esfera social, política, económica y a la vez mostrando las dificultades para el ejercicio de los mismos en comparación con los hombres, diferencias que se hacen a partir de la construcción social de qué o cómo imaginamos deberían de actuar las mujeres; este imaginario colectivo ha limitado la participación de las mujeres en el escenario público, provocando así una serie de desventajas en el acceso, ejercicio y disfrute de los derechos humanos, por lo que a partir de la lucha constante alrededor del mundo se ha posicionado en la agenda internacional los aportes de las mujeres en el desarrollo mundial, logrando que se visibilicen las problemáticas de las mujeres, sobre todo la violencia y limitación en el ejercicio de sus derechos: acceso a la educación, la tierra, la toma de decisiones, espacios de trabajo que concilien la vida familiar con la laboral, violencia en su relación de pareja e incluso la invisibilidad de las mujeres en el discurso institucional.

De acuerdo a los planteamientos de la Organización de las Naciones Unidas, el objetivo es fundamental empoderar a las mujeres y promover la igualdad de género para acelerar el desarrollo sostenible. Poner fin a todas las formas de discriminación contra mujeres y niñas no es solo un derecho humano básico, sino que además tiene un efecto multiplicador en todas las demás áreas del desarrollo. Promover la igualdad de condiciones para el acceso y disfrute de las mujeres a bienes, servicios y oportunidades es uno de los desafíos más complejos de nuestros días, pues con el acelerado crecimiento demográfico, la demanda de la población en los centros urbanos se hace cada vez más feroz, afectando a quienes viven en las zonas rurales e indígenas en el país, siendo las mujeres y las niñas el sector de población más desfavorecido.

Por ello se propone que en todos los espacios públicos se lleven a cabo acciones para sumarse al reconocimiento por la igualdad y el compromiso por erradicar la violencia contra las mujeres, es una campaña que ha ido sumando cada vez más personas, pero lamentablemente muchas y muchos solo la han tomado como bandera discursiva, un pretexto para salir en la foto y no como un compromiso para que en un esquema de corresponsabilidad entre ciudadanía y gobierno fortalezcan y diversifique aquellas acciones que han probado su eficacia y se han integrado ya a las agendas para el desarrollo a nivel local, estatal, nacional e internacional y que promueven la igualdad, la no discriminación y la erradicación de la violencia.

Es hora de mirar y no solo ver, todos tenemos a nuestro lado alguna mujer, como esposa, madre, hermana o hija, es tiempo de hacer, y a ella proteger.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Diego García

Maestro en Administración Electoral. Con más 20 años de experiencia en la administración pública. Se desempeña como secretario particular del Consejero Presidente del Instituto Electoral del Estado de México. Autor de diversos artículos sobre comunicación política, elecciones y participación ciudadana. Universitario y fan de la disciplina del futbol americano como estilo de vida.

Te puede interesar

#Opinóloga

México, un país que hemos perdido

Comparte en WhatsApp En el año 2001 salió un documental de nombre Promises de Justine ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>