El principio del tiempo / Opinólogía / #DesdeLaParticular Independientes y soberanos, la falacia

#DesdeLaParticular Independientes y soberanos, la falacia

Por Diego García


Puntualmente llegaron las fiestas patrias, los días 15 y 16 de septiembre celebraremos un aniversario más de nuestra Independencia, y menciono ambos días ya que desde la noche del 15 empiezan los festejos y terminan el día 16. El histórico Grito de Dolores fue en la madrugada del día 16, pero desde los tiempos en que Sebastián Lerdo de Tejada fue presidente de México (1872 a 1876) la ceremonia del “Grito” se empezó a realizar el día 15, hay versiones que dicen que fue Porfirio Díaz quien cambio la fecha del 16 al 15 pues era día de su cumpleaños. En fin, no deja de ser a estas fechas, ya solo un dato histórico y una muestra del poder que han tenido nuestros presidentes o lo que les hemos dejado hacer durante más de 200 años.

Fuente: fotosyphotos.blogspot.com
Fuente: fotosyphotos.blogspot.com

México se dice independiente, quizá lo seamos por lo menos en el nombre, a lo largo del tiempo las instituciones han fracasado en incentivar el sentido de la nacionalidad, si los mexicanos lo tenemos ha sido producto del factor de unidad y cohesión entre nosotros mismos al momento de la desgracia.

El mexicano ha sido dominado desde el proceso mismo de la colonización española, fue subyugado, sin embargo, siempre ha luchado por ser libre, atravesó por un proceso de independencia y en 1810 por insurrección a la corona española, el pueblo mexicano se levantó en armas, y fue hasta 1821 cuando México logra su independencia con la entrada triunfal del ejército Trigarante a la Ciudad de México; con el arribo del nuevo régimen democrático se renueva el mexicano y su historia.

Hoy a ocho años después del bicentenario de la independencia hacemos un balance sobre la libertad y la democracia. Ser patriota no solo implica sombreros, trompetas, espuma, serpentinas, colores patrios, música y gritos de “Viva México” aún con todo y el “cabrones”, es también un pensamiento que vincula al ser humano con su patria, el sentimiento, los valores la cultura y el reconocimiento de su historia, en definitiva, es diferente al nacionalismo, pues no es necesario un gobierno para su manifestación, por eso los mexicanos honramos a nuestros héroes con valores patrios.

La historia del mexicano se caracteriza por ser un ejemplo de lucha nacional popular por la defensa de nosotros mismos, el pueblo y nuestra soberanía, los mexicanos arriesgaron y dieron su vida por la defensa de México, con gallardía, convicción y fortaleza por la patria, sin embargo, hoy nos agitan otros problemas dentro de este mundo globalizado, donde la economía es el primer factor que lo conforma.

En estos tiempos la forma de demostrar la independencia, por una parte, depende de la soberanía con la que nuestros gobernantes se muestren hacia el exterior, pues retomando lo establecido en nuestra Carta Magna, la soberanía reside esencial y originalmente en el pueblo y todo poder público emanado de ello se instituye para nuestro beneficio y al ejercer ésta por medio de los poderes de la Unión, son estos representantes los principales obligados a velar por los intereses de la Nación, por lo que deben tomar las mejores decisiones que en un mundo globalizado alcanzan y repercuten de manera directa en la población.

Asimismo, como parte de un sistema democrático la obligación hacia el interior implica garantizar a los ciudadanos el ejercicio de sus derechos fundamentales y los mecanismos para hacerlos efectivos y en ese sentido la ciudadanía juega un papel muy importante con su participación, pues debe demostrarse inclusiva y exigente, ya que la ciudadanía no solo se limita al ejercicio de sus derechos políticos, sino también de sus obligaciones.

Desde esta perspectiva es donde los mexicanos debemos hacer una reflexión sobre nuestra historia nacional, considerando que este ligero proceso democrático por el que hoy a atravesamos es tan solo un cambio contextual comparado con el ideal del pueblo mexicano de 1810 que, con su lucha, su sangre y su vida se empeñó en la libertad y la democratización.

En ese sentido, se debe de contar con una ciudadanía con capacidad de actuar, que se mueva y produzca un efecto positivo en el ejercicio de sus derechos y promueva ello como parte de su cultura, que participe con mayor organización, y que origine la reestructuración de las instituciones para cubrir los requerimientos sobre sus necesidades, pues en el ámbito ciudadano son necesarios más esfuerzos pues el auto gobierno no es opción. No somos un pueblo anárquico ni pretendemos serlo, nos basamos en una independencia estática de esa que se conquista con la lucha al emprender una jornada cada mañana en el México independiente, es donde radica la verdadera importancia de la conquista de todos los días, a través de las obligaciones y la responsabilidad.

Desde tal contexto es el momento de saber que la libertad radica en aceptar la responsabilidad y la realización bajo niveles de competitividad, si bien es cierto somos un México libre bajo el concepto que determina que somos autónomos, en medida que cumplamos con nuestro deber, dejando atrás a la mediocridad y olvidando a la cultura del conformismo seremos libres.

Se habla de una sociedad democrática, de órganos más centrados en su ejercicio por el bien común, de esferas sociales e ideológicas renovadas en las que la igualdad, los derechos y la libre expresión permean en el seno de la sociedad mexicana y a su vez interactúan de forma dialéctica con el poder. Bajo esta perspectiva y con el poco sentido que muchos le dan a la democracia, existe una riña entre el nacionalismo como factor de unidad nacional y los diversos factores que quebrantan la paz y la libertad ejerciendo en nosotros un retroceso democrático.

Es tiempo de hacer la realidad nuestra independencia de manera soberana y esa tarea empieza en la actitud de cada uno de nosotros.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Diego García

Maestro en Administración Electoral. Con más 20 años de experiencia en la administración pública. Se desempeña como secretario particular del Consejero Presidente del Instituto Electoral del Estado de México. Autor de diversos artículos sobre comunicación política, elecciones y participación ciudadana. Universitario y fan de la disciplina del futbol americano como estilo de vida.

Te puede interesar

#Opinólogo

La democracia del resentimiento

Comparte en WhatsApp La historia de la democracia pasa por uno de los momentos más ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>