El principio del tiempo / Opinólogía / #DesdeLaParticular Líderes que tejan fino

#DesdeLaParticular Líderes que tejan fino

Por: Diego García


Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros.

Lao Tzu

Hoy en día se habla ya de frentes, coaliciones; selección de candidatos por votación, por sorteo, por “designación”, se mencionan ya algunos nombres de posibles candidatos “obvios”, de los tapados y los delfines; en algunos partidos parece que ya tienen muy claro entre quienes de sus personajes esta la batalla, en cambio en otros, son tantos los nombres y tan pocos los personajes que parece no tienen idea incluso, de si irán a la contienda.

Estamos ante la generación de pre-pre candidatos, algunos aún en funciones de dirigentes de partidos, otros ocupando algún cargo por vía de “mientras”, las redes y telarañas políticas van creciendo conforme se platican los probables acuerdos, se confían entre si las aspiraciones, en otras palabras, se van tejiendo poco a poco las alianzas, solo que tienen que recordar que se debe de tejer fino.

Imagen: imagemag.ru
Imagen: imagemag.ru

Para tejer fino se requiere inteligencia, elegancia, precisión; es necesario contar con un entendimiento completo de nuestro interlocutor, de sus puntos irreductibles, de aquellos en lo que puede ceder, de saber de su situación personal, familiar, de lograr vínculos de empatía y de tejer una alianza basada en todo lo anterior y con ética, para que los acuerdos políticos sean más eficientes. Tejer fino, entonces, podría ser casi una ciencia por sí misma.

El tejido fino, por su naturaleza esencial, lleva tiempo, lo que implica paciencia. No se logra de la noche a la mañana. El entrelazado con hilos especiales se lleva varios días, semanas o meses. Las relaciones humanas no se construyen de la nada y porque sí. Hay que saber entender que todo es un proceso, y que, como parte de nuestra naturaleza inherente, los seres humanos estamos sujetos a procesos y la mayoría de ellos – por no decir que casi todos – requieren tiempo, disciplina, esfuerzo, constancia y perseverancia. Los resultados, al final de cuentas pueden ser admirables y tener una solidez y una fortaleza extraordinaria. Pero no se puede forzar, porque ello tiene una lógica y un tiempo; los tejidos finos, en la política y en cualquier cosa, necesitan también tiempo y deben construirse poco a poco. Los tejidos finos son casi artesanales. No se puede cometer el error de ser impacientes y de querer obtener frutos antes del tiempo indicado porque probablemente rompamos todo lo que hemos hilado hasta ese momento.

La construcción de acuerdos políticos (y hasta personales o profesionales), cuando están bien hechos y cuando el tejido ha dado resultados, son los más duraderos, los más efectivos y los mejor fundados. Además, a fuego lento se cosen mejor los mejores cortes. Desde un muy particular punto de vista, es mejor lo anterior, más que el inmediatismo y el enorme pragmatismo que muchas veces existe en la política mexicana. Dar resultados a corto plazo, pero a cualquier precio muchas veces no es tan eficiente como hacerlo con un procedimiento lógico y sistemático. Por supuesto que lo anterior no solamente se aplica a la vida política, sino que tiene muchísimas aristas desde donde se le puede mirar. Cuando hemos realmente entendido el sentido de la frase “tejer fino”, no solamente el quehacer político se beneficia, sino todo lo demás también y por igual.

Foto: seoconsultant.ie
Foto: seoconsultant.ie

En este sentido, ojalá que todos los actores políticos se den cuenta que lo que realmente necesitamos en estos momentos, como país, como nación y como pueblo, no son candidatos, la sociedad de hoy en día requiere de líderes.

Estamos asistiendo a la preocupación por actuar de una manera eficaz por parte de las diferentes corrientes políticas que se reparten el poder en todo nuestro México. Las organizaciones y partidos políticos empiezan a pensar en la adaptación a los cambios sociales que se han ido sucediendo a lo largo de los años, actuando en consecuencia y haciendo que esta llegue y pueda influir de manera positiva a través de sus acciones a un mayor número de personas. Pero para poder realizar su cometido, es necesario el reconocimiento de una figura líder, una personalidad que brilla por su ausencia y que debe cumplir con unas habilidades concretas.

Podríamos crear una oferta de empleo para poder comenzar con su búsqueda. Un anuncio para adentrarnos en la búsqueda de los líderes perdidos, aquellos que se humanizan, donde la cercanía toma el mando y saben adaptarse al contexto actual. Esos que tanto necesitamos como sociedad, urge incorporar líderes para sus diferentes instituciones y organismos en lo ancho y largo del país. Se precisan candidatos con formación y experiencia acorde a los puestos ofertados, que sean conocedores del contexto político, económico y social para poder trabajar en una dirección de mejora, tener sentido común en la toma de decisiones, junto con cercanía a los ciudadanos a los cuales represente y saber negociar.

Debe saber trabajar en equipo, bajo presión y según los objetivos propios de los cargos ofertados, tener carisma y personalidad y saber comunicar tanto presencial como virtualmente. Entre las funciones a desarrollar: representar y liderar a un país, grupo social o político determinado, tomar decisiones para mejorar la calidad de vida de los mismos. Colaborar en las tareas de unidad del grupo al que lidere. Empatizar con la sociedad y demostrar transparencia en sus acciones.”

Líderes, personas que destaquen por su sentido común y carisma, éticos, que afronten nuevas etapas y representen la evolución de la sociedad. Personas que realmente representen a sus ciudadanos y vecinos, que ayuden a paliar la desafección no sólo con sus palabras, sino también con sus hechos.

Son necesarios líderes del siglo XXI con carisma, presencia, ética y que representen a la sociedad, que soporten la presión que suponen sus responsabilidades y colaboren en mejorar calidad de vida de los ciudadanos. Líderes que se involucren, que sean cercanos que la población se sienta orgullosa de nombrar a su líder y cree sentimiento de unidad y representación. Que sepan comunicar con honestidad, sencillez y cercanía. Que ejerzan la micropolítica de manera clara y primordial.

Pero en esa búsqueda, encontramos algunas excepciones, líderes que hasta el momento consiguen hacer de su trabajo un ejemplo para los futuros dirigentes de los que tan necesitados estamos. Empiezan a despuntar porque son ciudadanos con sentido común, con presencia, con ánimo de evolucionar y buenos comunicadores, con representación en redes sociales para que su mensaje no sea tan local y llegue a otras latitudes, llegue a otras culturas, que piensen definitivamente en evolución y adaptación al momento actual.

Por tanto, es conveniente recapacitar en un contexto real que nos presume el día a día liderado por esos nuevos líderes que todos esperamos encontrar próximamente y que miren junto con nosotros, hacia una misma dirección, la de un futuro incierto que todos esperamos positivo. El líder se hace con sus acciones y la congruencia de estas con sus palabras, incluso con sus sueños; dejemos que los tiempos lleguen y mientras esto pasa dediquémonos cada quien a las tareas asignadas en este momento. Tejan fino, con hilos de dedicación y esfuerzo y más que posibles candidatos fortalezcan sus capacidades de líderes, hoy en día se requieren muchos para salir adelante.

Como siempre, se agradecen sus comentarios y los invito a seguirme vía Twitter @dgv1968

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Diego García

Licenciado en administración y actualmente cursa la maestría en administración electoral. Cuenta con más 20 años de experiencia en la administración pública. Se desempeña como secretario particular del Consejero Presidente del Instituto Electoral del Estado de México. Autor de diversos artículos sobre comunicación política, elecciones y participación ciudadana. Universitario y fan de la disciplina del futbol americano como estilo de vida.

Te puede interesar

#Opinólogo

¿Cómo seducir a los jóvenes?

Comparte en WhatsApp El bono demográfico ya nos alcanzó. El voto de los jóvenes en ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>