El principio del tiempo / Opinólogía / El arte del tatuaje: del simbolismo ritual a la moda internacional

El arte del tatuaje: del simbolismo ritual a la moda internacional

Por: Delia Bolaños



El boom mediático de las redes sociales digitales, que ya ha cumplido su primera década de vida, nos ha hecho darnos cuenta del sorprendente y acelerado crecimiento de la mayoría de los fenómenos socio-culturales y artísticos que nos circundan (varios de los cuales se han originado precisamente dentro de las plataformas de las mismas). Uno de los ejemplos más notorios es el del tatuaje, considerado como un acto ritual de suma importancia entre miembros de algunas de las civilizaciones más antiguas, pero también como acto vandálico y rebelde en muchas de las sociedades actuales.

Foto: horimime.wordpress.com
Foto: horimime.wordpress.com

En muchas de las tradiciones prehispánicas de América del Norte y Mesoamérica, el arte corporal era considerado una insignia necesaria para marcar los rituales de paso[1] (nacimiento, paso a la edad adulta, pactos matrimoniales, rituales mortuorios, etc.). El cuerpo marcado simbolizaba respeto, conmemoración y adoración a las deidades (con un alto significado mágico-religioso), pues cuanto más complicado fuese el diseño del tatuaje mayor era el ascenso a un rango social determinado, tal es el ejemplo de los guerreros mexicas, quienes tatuaban emblemas de honor en distintas partes de la piel según sus hazañas militares.

En la actualidad, en la mayor parte de nuestros países (algunas tribus sobrevivientes aún conservan la tradición del arte corporal ritual), el acto de marcarse corresponde más a un mero acto de libertad de expresión individual que a una necesidad socio-comunal y ritual. A este acto de “decisión propia e identificación” se le une el ir y venir de las modas y las costumbres, las cuales esta vez sí pertenecen a una necesidad de reconocimiento y aceptación social. Y es que, en la era del joven milennial, el tatuaje deja de ser asunto de presidiarios y pandilleros, para convertirse en pancarta de una expresión libre y relajada del cuerpo (la cual se suma al uso del piercieng y hace eco con los emblemas típicos del mundo de la música y los influencers).

Muy a pesar del aún latente tabú en culturas teocráticas como lo son la musulmana o la judía, el arte “sádico” del tatuaje ha ido conquistando los cinco continentes con sus muy variados diseños, técnicas y temáticas, siendo mucho más difundido y aceptado (o si se quiere ver así, más tolerado) en culturas occidentales como la nuestra. Ya sea realista, estilo acuarela, tribal, estilo graffiti, prehispánico, tradicional (comúnmente conocido en el mundo del tattoo como old school), neo tradicional, gótico, estilo geométrico, glífico, japonés, esquemático, tipográfico, numérico o simplemente estilo caligrafía (citas de autores y artistas célebres o leyendas manuscritas), el tatuaje es una disciplina que ha demostrado ser un espacio más que adecuado para la creación artística popular y para el desarrollo de grandes maestros de la ilustración.

La maestría a mano alzada del dibujante debe a sus consumidores un amplio sentido de la proporción y la perspectiva en un soporte tridimensional, la calidad del colorido así como del matiz y la tonalidad son materias que no deben dejarse a la ligera, pues debe considerarse asunto serio incluso la piel de quien presta su preciado lienzo para plasmar una obra portable, y el dolor causado por la agresión de la aguja, puede ser considerado como un valioso sello simbólico a modo de adquisición autentificada. Claro, que así como ocurre en el arte convencional actual, el arte del tatuaje está plagado tanto de pésimos representantes como de geniales creadores que se han ganado el derecho a la inmortalidad (dando al acto mismo del “rayado”, la necesidad de una formación artística reconocida).

Foto: Instagram/fraktalstudio
Foto: Instagram/fraktalstudio

En la escena mexicana actual, exponentes de todo el país como Fraktal (minimalista), Fede Rentería (geométrico), Lilian Raya (caricatura), Javi Wolf (acuarela), Gallonegro (realista), Muta (new school), El Mago (caligrafía), El Russo (prehispánico y tribal), Pete Wylde (mandalas) y Mr. Cráneo (hiperrealismo), han demostrado que la sensibilidad creativa y la genialidad artística también pueden estar al servicio del arte corporal a través de diseños que van desde lo atrevido e irreverente (con la apropiación referencial de grandes maestros de las Bellas Artes) hasta lo monumental de culto (con grandes obras de arte que aparentemente no están bajo el escrutinio de la Academia, pero si por encima de la aceptación popular).

[1] En antropología cultural, estos son ritos comunitarios que celebran el movimiento social de entrada o de salida de los individuos en un grupo determinado, marcando así la transición de un estado a otro en la vida comunal. La mayoría de ellos se centran en una etapa de transición, conocida como “liminar” (frontera o umbral), que se refiere especialmente a la sensación de inseguridad y miedo que el individuo experimenta ante los momentos de cambio.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Delia Bolaños

Maestra en Historia del Arte y Patrimonio por la Universidad de Burdeos y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Especialista en arte moderno y contemporáneo, asesora de difusión y comunicación cultural y amante del arte urbano. Escritora de tanto en tanto, melómana, lectora empedernida y hermeneuta. Orgullosamente mexicana y apasionada ciudadana del mundo. Cazadora gastronómica y fotógrafa profesional.

Te puede interesar

#Opinóloga

Pintar murales para prevenir la violencia

Comparte en WhatsApp Vista por encima, una política de pinta de murales sí puede sonar ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>