El principio del tiempo / Opinólogía / El crimen perfecto

El crimen perfecto

Por: Eduardo Martínez



¿Se puede cometer el crimen perfecto contra la realidad y la alteridad? La respuesta es un sí, mientras se busque recuperar la huella de la nada, pues para ello hay que suprimir la realidad del mundo. La pregunta filosófica no es ¿Por qué existe algo en lugar de nada? sino ¿Por qué no existe nada en lugar de algo?

Ante la nada, es evidente nuestra incapacidad de afrontar el dominio de la ausencia y, por ello, sucumbimos ante la ilusión desilusionada de pantallas e imágenes digitales que han expulsado a la realidad de la realidad para dirigirnos al camino de la simulación. Así, la indiferenciación de lo verdadero y falso, de lo real e irreal cede ante la simulación que consagra el infierno de lo igual.

Jean Baudrillard indica que

la realidad es una perra. ¿Qué tiene de asombroso, por otra parte, ya que ha nacido de la fornicación de la estupidez con el espíritu de cálculo-desecho de la ilusión sagrada entregada a los chacales de la ciencia?[1]

Es por lo anterior que seguimos fabricando sentido, incluso sabiendo que este no existe, pues la consecuencia implacable de la vida presente es la extensión lógica a la llamada realidad virtual, cuyo concepto clave es la alta definición, que desaparece la ilusión de la imagen, del otro, de lo verdadero y falso, del bien y el mal, de la muerte por existir, sin importar el precio, on line en tiempo real. Hoy, no es el cuerpo el que proyecta su sombra, sino la sombra la que proyecta su cuerpo. Es decir, la sombra de la sombra puesta en circulación por medio de algoritmos e imágenes digitales. Este despliegue tecnológico significa que los habitantes de la sociedad del cansancio han dejado de creer en su propia existencia decantándose por un destino por procuración o existencia virtual. La vicisitud de esto es que el propio pensamiento comienza “a adquirir el aspecto de un fósil, de huella arqueológica, digno de ser visitado como atracción especial … ¡Concédase el escalofrío histórico del pensamiento.”

De lo expuesto, es evidente que la tecnología digital es el instrumento de un mundo que creemos dominar, cuando él es el que se impone por medio de una tecnología de la que somos espectadores y entes manipulados por la ilusión. Por ello, el mundo es indiferente y la extravagancia del pensamiento ha sido robada por el extravagante mundo digital, mientras el cuerpo deja de ser un espacio para la alteridad al erigirse en un lugar de identificación.

Foto: zdnet.com
Foto: zdnet.com

El crimen perfecto es el de una realización incondicional del mundo mediante la actualización de todos los datos, mediante la transformación de todos nuestros actos, de todos los acontecimientos en información pura; en suma, la solución final, la resolución anticipada del mundo por clonación de la realidad y la exterminación de lo real a manos de su doble.[2]

La realidad virtual no es más que una emulación divina: el no estar allí, pero ver todo como un dios. Disfrutar del vértigo de nuestra ausencia con un ojo panóptico vigilante. Es eludir la cuestión de la existencia al eclipsarla detrás de las imágenes.

“Con lo virtual, no sólo entramos en la era de la liquidación de lo real y de los referencial, sino también en la era del exterminio del otro. Es el equivalente de una purificación étnica que no sólo afectara a unas poblaciones concretas, sino que se encarnizara con todas las formas de alteridad.[3]

Esto porque la información es el lugar del crimen perfecto contra la realidad y la comunicación es el espacio del crimen perfecto contra la alteridad.

[1]Baudrillard, Jean, El crimen perfecto, quinta edición, traducción de Joaquín Jordá, España, Editorial Anagrama, 2016, p.14.

[2] Ídem. p.41.

[3] Ídem. p.149.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Martínez

Abogado Postulante en las Materias de Extinción de Dominio y Derecho Procesal Penal Acusatorio y Oral. Maestro en Política Criminal por el INACIPE. Catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, del INACIPE y de la Escuela Libre de Derecho de Puebla. Socio de Número del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México y Miembro de la Comisión de Derecho Penal del Colegio. Capacitador Certificado, en razón de sus méritos, por SETEC. Escritor de más de 10 libros, conferencista y articulista.

Te puede interesar

#Opinóloga

Lo confieso: soy una asesina

Comparte en WhatsApp Baudrillard dice: “Esto es la ilusión de un crimen, del asesinato de la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>