El principio del tiempo / Opinólogía / El drama del “Patrón”

El drama del “Patrón”

Por: Jorge Meneses



El fútbol mexicano es un escenario acostumbrado a los dramas sociales. Cuando detrás del telón le promete al público de que está apunto de dar el salto, que dejará de andarse por las ramas como Peter Pan, su autoimagen de gigante se vuelve a topar con el fantasma de Goliat y cae por su lado más sombrío: el dinero.

El antropólogo británico Víctor Turner propuso el concepto de drama social para ver cómo los procesos sociales tienen crisis que desestabilizan las estructuras normativas en las sociedades.

Foto: vanguardia.com.mx
Foto: vanguardia.com.mx

Los procesos tienen situaciones que son dramáticas porque hay un quiebre: cuando la reglas o algo se pone en cuestionamiento que produce una crisis por parte de alguno/algunos se sus integrantes. Del arreglo y la superación de la quiebra se supone que algo nuevo saldrá.

Ya sea un movimiento de independencia –como lo mostró cuando analiza la rebelión del cura Hidalgo, dando inicio al proceso de independencia de lo que hoy todavía se llama México. También un drama se puede dar en una iglesia, en algún partido político y hasta en un apartamento.

Después del temblor del 19 de septiembre de 1985, se llegó al día de la inauguración del segundo mundial de fútbol jugado en tierras del autor de La vida no vale nada. Cuando el presidente de México inauguró el campeonato el 31 de mayo de 1986, el público mexicano y los aficionados de otras partes del mundo, dejaron constancia auditiva de lo que parecía un interminable reclamo al presidente mexicano y al sistema político en general.

En las elecciones del año de 1988 se hizo presente el voto de castigo al régimen. Después de esas elecciones tanto el fútbol mexicano como los comicios han estado en crisis de credibilidad. En 1988 México se quedó sin posibilidad de ir al mundial de Italia, por el problema de los cachirules y además que también se calló el sistema electoral.

Foto: archivo.unionguanajuato.mx
Foto: archivo.unionguanajuato.mx

En 1994 conjugó dos rebeliones. La de los zapatistas pidiendo tierra, liberta y justicia, utilizando el internet como su terreno de juego; y la del mejor jugador mexicano, la de Hugo Sánchez. Después de tiempo reprochó el pánico de su técnico, al no meterlo de delantero en el juego de octavos de final contra Bulgaria, que terminaron perdiendo en un drama de la mexicanidad: los penales.

La fractura

Tres días antes del Mundial de México en 1970, Alberto Onofre salía en camilla del entrenamiento con la pierna fracturada. La esperanza mexicana se perdería el mundial y con ello, gran parte del talento y el ánimo previo al mundial.

Fue tanto el pesar que Onofre recuerda la visita del Púas Olivares, de Clavillazo y del gobernador de Jalisco. El cronista Ignacio Matus señaló que era algo para “quejarse de la suerte” según el libro sobre Onofre de Agustín del Moral Tejeda.

En este caso el drama de Rafa, parece que lo dejó noqueado, solo contra las redes. El miércoles 9 de agosto de 2017, después de que en Estados Unidos el Departamento del Tesoro sacará a la luz que las empresas del futbolista podían ser parte de una red de lavado de dinero, Rafael Márquez Álvarez ofreció un conferencia de prensa.

Apenas unos minutos bastaron para que en las redes sociales la noticia diera la vuelta al mundo en cascadas de tuits: la tormenta llevaba su nombre. El lugar idóneo para enfrentar a la prensa no podía ser otro que el Gólgota de los porteros: el área chica.

La crisis

Después de caminar en la cancha, se sentó y le dio la espalda a las redes. Allí pretendió no achicarse, pero las cámaras lo mostraron con la voz baja, titubeante. Hasta Peter Handke podría haber pensado en la segunda parte de su novela El miedo del portero ante el Penalti, quien una vez retirado lleva el aislamiento como su forma de vida.

Esta vez no salió a la cancha en medio de confeti y dominando el escenario. Detrás de él no había logos de patrocinadores, ni edecanes que sonrieran a la mínima provocación de las cámaras. Tampoco aparecieron periodistas que metieran las manos al fuego por él. Fue separado de su equipo hasta que pueda limpiarse solo.

En la selección su compañeros se refieren a él como El patrón, por su liderazgo y pronta respuesta ante la adversidad en el terreno de juegoLa autoridad del patrón es tal según los rumores del fútbol mexicano, que bien podría llamar por teléfono a las tres de la mañana a la madre de cualquier seleccionado millennial mexicano, para acusarlo porque no había subido la protección de la taza de baño, y que eso era motivo suficiente para pensar que no había jugado limpio en las retas del FIFA 2017.

Sin embargo, ahora enfrenta solo el desagravio. Las redes se han encargado de mostrar que el escarnio público es igual a una muerte social en la era de los memes. Su credibilidad está en coma y la opinión pública no sabe si también lavaba ajeno para completar sus gastos.

Foto: elfutbolero.com.mx
Foto: elfutbolero.com.mx

La difícil reintegración

El futbolista mexicano más ganador de la historia, que parecía que no tenía la mínima intención de pensar en el retiro voluntario, ahora es echado al banquillo de los acusados.

Será cuestión de sus abogados demostrar su presunta inocencia, si fue sin querer queriendo. Pero en su posición de héroe de la verde, su drama es una pésima noticia para las generaciones de niños y jóvenes que siguen el fútbol mexicano con la devoción que ya no encuentran en las iglesias.

El mensaje de que un deportista triunfador utilizó lo para-legal como medio para seguir “avanzando” es un balde de agua para niños y jóvenes que viven pendientes del fútbol.

El 2018 será un año de tensiones en el campo de juego y en el político. Se empatarán los tiempos de las campañas y el mundial. Por lo pronto, México sigue perdiendo los partidos clave en la cancha y en los comicios.

El drama del “Patrón” aún está abierto. De las formas de cerrarse depende la imagen que tendrá en el futuro. Aunque en el fondo, lo sucedido bien podría ser otra metáfora: la que burbujea en los lavaderos del fútbol casero.

Jorge Alberto Meneses Cárdenas es profesor-investigador en La Universidad del Mar, en Huatulco. Estudió antropología social en la ENAH y sociología política en el Instituto Mora. Realizando la investigación doctoral sobre juventudes indígenas universitarias en México y Colombia (UNAM). Entre sus cursos impartidos están los de antropología del futbol. Ha publicado artículos de opinión sobre la relación entre futbol, política y cultura. Sus intereses de investigación giran en torno a las juventudes, la cultura digital, la antropología del deporte, la migración y la cultura popular. Correo: jorgemenecs@hotmail.com Twitter @Jorgemenecs1

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Instituto Mora

El Instituto Mora, es un Centro de Investigación Conacyt reconocido en el mundo académico nacional e internacional por la excelencia en la investigación en historia y ciencias sociales y por la calidad de las maestrías que imparte. Asimismo, por la riqueza de su biblioteca y por la diversidad e intereses de sus publicaciones.

Te puede interesar

#Opinólogos

Goles son amores y también dolores

Comparte en WhatsApp   Es sabido que una considerable parte de la población en México ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>