El principio del tiempo / Opinólogía / El ego en la política

El ego en la política

Por: Roberto Mendoza



La proyección de formas mentales definidas lleva al ser humano a arraigarse de falsas deidades, objetos y patrones de vida que han amalgamado un status quo a nivel mundial que excluye al individuo de su conexión con el todo y a su vez socava las condiciones de vida de los demás. El tan sonado “sí merezco abundancia” de Karime Macías es per se algo positivo, no obstante, el verlo como un fin y no como un medio representa un hecho atentatorio que orilla a las personas a realizar cualesquiera acciones necesarias con el único fin de lograr su objetivo, en este caso la abundancia monetaria. El ego es aquella voz interna que nos dice “fracasado por no tener dinero”, “fracasado por tener menos dinero que los demás”, “fracasado por tener mucho dinero, pero una familia disfuncional” y así un sinfín de incoherencias que reflejan la pobreza de nuestra existencia como individuos y la carencia de la presencia, definida como la esencia del presente.

FOTO: debate.com.mx
FOTO: debate.com.mx

Si México no fuese una “democracia” tan inequitativa, donde los valores supremos son el dinero, el poder de compra, la belleza o quien tiene más, nuestra nación exaltaría otros aspectos de la vida más concatenados con el todo. El respeto, la prosperidad (que no sólo es monetaria), la honorabilidad, la abnegación, el amor y el servir a los demás, son rasgos que permean en otras sociedades donde el dinero ni te hace más ni menos (Canada, Suecia, Finlandia, etc.) y sus sistemas de gobierno ven de manera muy esporádica eventos como los que hoy saturan los medios de comunicación, el caso Duarte. Para Javier Duarte y un gran número de personas en México el hacer dinero es el valor supremo, todos quieren llegar a ser el millonario, ya que éste manda, es honrado, respetado y alabado, la forma es lo de menos, el chiste es llegar “haiga sido como haiga sido”.

En nuestro país los políticos (la gran mayoría) ven al ciudadano como un medio y no como un fin en sí mismo, lo cual nos ha dirigido a derroteros tan aberrantes donde existen latrocinios por miles de millones de pesos en detrimento de estados y comunidades enteras. Es preciso que nuestro paradigma de valores en la política de un giro de 180º la esencia pura de la política es servir a los demás y no servirse de ellos, es trabajar para que desde mi visión y experiencia los otros puedan tener acceso a mejores condiciones de vida y accedan a estadios de felicidad.

En México opera a la inversa, no es sólo Duarte el que sucumbió ante las mieles del poder (fue alguien que no tuvo medida), existen muchos otros casos y me atrevo a decir que casi todos tienen las manos manchadas, el ego los obliga a ver al otro y decir, yo quiero más poder, tener más influencia, más respeto, más dinero, mejores fiestas, más inmuebles, más joyas y mujeres. Ya olvidamos a Marín de Puebla o al mismo Gamboa Patrón que son socialmente reconocidos como pederastas, pero los seguimos respetando por sus “casotas, carrotes, viajes, propiedades y estilo de vida”, no sólo los respetamos sino que los admiramos y nos gustaría ser como ellos. O que decir de Barrales con su departamento en Miami y así…. una lista interminable.

FOTO: yucatan.com.mx
FOTO: yucatan.com.mx

El primer paso es reconocer que el dinero no nos hace mejores y debemos aceptar que es un reflejo del éxito de una persona, sin embargo, la política no es el baúl del tesoro donde puedan arrimarse los voraces y avaros para llenarse los bolsillos a costa de gente que literalmente muere de hambre. Las televisoras y revistas (utópico) deberían dejar de ensalzar aspectos fútiles, triviales y superficiales de nuestra existencia. No existe otro camino que enriquecernos como ser humanos para poder actuar en consecuencia y así poder dar(nos) a los demás desde cada una de nuestras trincheras. Me congratula ver el trato que le dan al imbécil de Duarte como cualquier criminal y me satisface (aunque sea electorero) que esté tras las rejas, pero ahí deberían de estar un 90% de gobernadores preciosos y no preciosos, pero si rateros. No es suficiente que los aprehendan, que apliquen la ley de extinción de dominio y que todos sus secuaces sean llevados a responder ante la justicia, Veracruz y México merecen mejores gobernantes, pero también mejores seres humanos. Aún cuando sea por un tema electorero, espero que atrapen a todos los demás y que la sociedad despierte y viva la esencia del presente para exigir y reclamar lo que a todos nos pertenece.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Roberto Mendoza

Estudió la carrera de Sociología en la UNAM y tiene estudios en economía en el ITAM y Política por la Universidad de California en Santa Bárbara. Con maestría en la Universidad de Sheffield en Reino Unido en Política Pública y Gobernanza. Cuenta con estudios de posgrado en la Universidad de Harvard en Sustentabilidad Corporativa. Se ha involucrado de manera significativa en los temas de cambio climático y sustentabilidad, asesorando a algunas empresas en temas de responsabilidad social corporativa y transición hacia bienes de capital sustentable. Se ha desempeñado como asesor de Diputados y formó parte del grupo político CIBERNAUTASPRI donde fungió en 2 campañas como Delegado Nacional del CEN del PRI. En 2013 fue invitado a formar parte del Climate Reality Project y asistió a la cumbre global de líderes en contra del cambio climático con el Ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore. Actualmente se desempeña como subdirector de normas en la SAGARPA. Tiene una asiduidad marcada por los libros históricos, es fanático del jazz, el chill out y el soulful house.

Te puede interesar

#Opinólogo

Asuntos pendientes

Comparte en WhatsApp Antes de comenzar el diálogo en torno a las próximas elecciones federales, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>