El principio del tiempo / Opinólogía / El encanto de dibujar en la edad adulta

El encanto de dibujar en la edad adulta

Por: Delia Antonia Bolaños


 

Déjeme preguntarle algo, querido lector: ¿cuándo fue la última vez que usted tomo un lápiz, una pluma o un plumón y se puso a garabatear simplemente por placer? Fuera del ámbito de la ilustración y el diseño gráfico, ¿cree que es importarte darse un tiempo para echar a andar la maquinaria del dibujo libre? ¿Cuántas veces ha escuchado decir que dibujar en la edad adulta es cosa de personas inmaduras o una actividad reservada a los que no se toman la vida y sus responsabilidades en serio? Y lo más interesante, ¿en qué momento decidimos que al crecer dejar de dibujar es una buena idea?

El dibujar no es sólo cosa de niños o de artistas, en realidad cualquier ser humano tiene la capacidad de hacerlo (recordemos que es algo inherente a nuestra especie y que mucho antes de que el lenguaje escrito o hablado fuese desarrollado, los antiguos pobladores del planeta ya se expresan en términos dibujísticos), ya que la maestría de sus técnicas y el dominio de las herramientas necesarias es algo que pude aprenderse a cualquier edad y en cualquier lugar, sólo hace falta un poco de perseverancia, otro más de práctica y mucha imaginación.

Foto: Facebook de Drink & Draw DF
Foto: Facebook de Drink & Draw DF

Y es que más allá de un simple medio de distracción y entretenimiento, el acto de dibujar (y el de colorear, dicho sea de paso) es una saludable actividad creativa que no sólo favorece los ejercicios de imaginación y pericia mental sino que además permite el sano desarrollo de una comunicación interpersonal más fluida y efectiva, ya que este proceso cognitivo-sensorial ayuda a las personas a desarrollar formas de transmitir emociones, sentimientos e ideas a través de mejores estrategias de emisión para el intercambio y la asimilación de realidades diversas en un entorno común. Y por si esto fuera poco, el ejercicio constante del dibujo ayuda a mejor notablemente la caligrafía.

¡Cómo olvidar esos fabulosos fines de semana, previos al fenómeno global de las selfies, en que algunos asistentes se sentaban sencillamente a apreciar y copiar a los trazos de grandes maestros de la plástica mexicana? Una práctica un poco olvidada en nuestra latitud, pero regularmente exigida en grandes museos holandeses, italianos o ingleses ante el crecimiento desmedido del multitasking durante las visitas cotidianas a los recintos. Respecto a este tipo de ejercicios, a inicios de este año en la capital de nuestro país, como parte de las actividades de despedida para la exposición Discursos de la piel del texcocano Felipe Santiago Gutiérrez, se llevó acabo un maratón de dibujo de diez horas continuas en el Museo Nacional de Arte, donde amantes de los trazos de todas las edades se dieron cita para darle rienda suelta a sus bocetos de la mano de ex alumnos de distintas academias de arte.

Pero fuera de eventos especiales o cursos estrictamente académicos, es con cierta regularidad que las Fábricas de Artes y Oficios (mejor conocidos como FAROS) de Aragón, Indios Verdes y Oriente, así como el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, suelen ofrecer una gran variedad de talleres gratuitos abiertos a todo el público. Esto como un esfuerzo verdaderamente titánico por mantener las expresiones artísticas al alcance de todos los ciudadanos, ya que las actuales políticas públicas en materia de educación siguen sin consideran necesario o importante el incluir la formación en artes plásticas/gráficas dentro de los planes de estudio de todos los niveles académicos. ¿A qué me refiero con esto? Fuera de los ejercicios de dibujo dentro del nivel básico (jardín de niños, primaria y secundaria) y de la instrucción artística en carreras profesionales propiamente destinadas a la formación de artistas, el dibujo entra raramente en otro tipo de esferas académicas (casi siempre como parte de un discurso pseudo-científico que excluye a las artes de la educación “seria”).

Foto: Foto: Facebook de Drink & Draw DF
Foto: Foto: Facebook de Drink & Draw DF

Además, entre las muy diversas actividades culturales de la Ciudad de México y para volver aún más interesante, divertido y comunitario el acto del dibujo, algunos colectivos han diseñado atractivos programas de actividades para dejar de lado el miedo al lápiz. Un par de ejemplos ya muy sonados en las redes sociales digitales son los talleres artísticos de algunos bazares culturales tales como Libre Liebre Bazar en el Palacio de la Autonomía de la UNAM (Lic. Verdad #2, Centro Histórico) y los eventos de Drink & Draw de Doméstico (Av. Nuevo León #80, Condesa), donde además de poner en contacto a expertos de la ilustración con aficionados o primerizos en el dibujo, también se puede disfrutar de una jornada de buena música y, en el caso del segundo ejemplo, de una deliciosa copa de aguardiente o vino al calor de viejas o nuevas amistades.

Lo invito pues a relajarse, aflojar la corbata de esa rígida vestimenta de oficinista, tomar un vaso de limonada o una taza de té, disfrutar (ya sea en la comodidad de su hogar o en la efervescencia de eventos como los antes mencionados) de una buena terapia de dibujo, alejarse del estrés y dejarse empapar por esos simpáticos doodles que no han salido en años. ¡A dibujar!

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Delia Bolaños

Maestra en Historia del Arte y Patrimonio por la Universidad de Burdeos y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Especialista en arte moderno y contemporáneo, asesora de difusión y comunicación cultural y amante del arte urbano. Escritora de tanto en tanto, melómana, lectora empedernida y hermeneuta. Orgullosamente mexicana y apasionada ciudadana del mundo. Cazadora gastronómica y fotógrafa profesional.

Te puede interesar

#Opinóloga

Björk, alegoría digital

Comparte en WhatsApp Estamos a punto de llegar a la segunda década del siglo XXI, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>