El principio del tiempo / Opinólogía / El gatopardismo electoral

El gatopardismo electoral

Por: Luis Jaime Estrada



En 1958, el escritor italiano Tomasi di Lampedusa escribe su famosa novela El gatopardo, la cual sería incluso adaptada posteriormente al cine en 1963 por Luchino Visconti. En esta novela se narra la vida, enredos y astucias políticas de Fabrizio Corbera en Sicilia en la segunda mitas del siglo XIX y los primeros años del XX.

En el cambio de época y régimen político que se avecina, particularmente producto de las conjuras y conspiraciones políticas en torno al principado de Salinas, cuyo escudo es precisamente el gatopardo, en donde la burguesía ascendente busca derrocar al viejo régimen asociado a las monarquías y principados que prevalecían en Italia. Un personaje particular de la novela es el sobrino de don Fabrizio Corbera, llamado Tancredi Falconeri, quien se caracteriza por el oportunismo político al establecer una estrategia vacilante, siempre adaptada al cambio de circunstancias y sin mantener una postura política claramente definida además del pragmatismo exacerbado.

Foto: gaceta.mx
Foto: gaceta.mx

En una acalorada discusión con su tío en relación con el futuro de la aristocracia que buscaba conservar sus privilegios a pesar de los cambios que se avecinaban, Tancreadi esgrime una famosa frase que trascenderá incluso a la propia novela para instalarse en el pragmatismo político característico de quien con tal de mantener sus privilegios o mejorarlos, se adapta al mejor postor o a la circunstancia más favorable; la frase dice:

“Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie”.

A esta característica de cambiarlo todo con la finalidad de que nada cambie (los privilegios, las jerarquías, las diferencias), se le conoce en la jerga común como gatopardismo.

Es por esto por lo que no es menor señalar, el gatopardismo que ha marcado la pauta en el proceso electoral de las precampañas políticas, en donde hemos observado que distintos actores políticos abandonan a sus partidos para adaptarse a otros incluso cuando el salto ideológico y programático entre uno y otro pudiera ser radicalmente distinto. Este es el caso de Javier Lozano quien dejó el PAN para unirse a la campaña de Meade, candidato priista, o el de Gabriela Cuevas quien recientemente abandonó las filas de Acción Nacional para apoyar a López Obrador, candidato de Morena.

Foto: eldiarioags.mx
Foto: eldiarioags.mx

Pero es importante aclarar que el gatopardismo no es exclusivo de los sujetos políticos, sino también de los propios partidos políticos que arropan a cualquiera en sus filas con tal de “sumar” adeptos o votos. Morena, por ejemplo, no solamente aceptó una alianza con el Partido Encuentro Social, partido ultraconservador cuya agenda no empata con los postulados de un partido de izquierda como se autoproclama Morena, particularmente en temas actuales como la irrupción del embarazo, la despenalización del consumo de marihuana o el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo cual sucedió también con la alianza entre el PAN y el PRD.

De tal manera que podemos observar que el gatopardismo es la forma de actuar característica de los actores y partidos políticos que veremos en la boleta electoral dentro de unos meses, quienes aparentan representar un cambio, pero con la única finalidad de que nada, absolutamente nada, cambie.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luis Jaime Estrada

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, con estudios de investigación doctoral en el área de Sociología del delito en la Universidad de Salamanca, España. Colaboró en la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la SEGOB para la elaboración metodológica y conceptual del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia; y como asesor en materia de prevención del delito en la Jefatura del Estado Mayor Policial de la Ciudad de México. Actualmente es profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y Director de Investigación Social en el Instituto Ciudadano para la Gobernanza Democrática S.C. Ha participado como ponente en diversos congresos nacionales e internacionales y ha escrito distintos artículos académicos en torno a la violencia y la inseguridad. Es autor del libro Violencia, discurso y simbolismo de crueldad.

Te puede interesar

#Opinólogos

Los espacios públicos: convivencia comunitaria y el tejido social

Comparte en WhatsApp Los espacios públicos representan una serie de potencialidades y oportunidades para las ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>