El principio del tiempo / Opinólogía / El Istmo y sus réplicas sísmicas

El Istmo y sus réplicas sísmicas

Por: Noé Mijangos



El Istmo de Tehuantepec se resiste a pasar a segundo plano, luego del protagonismo que le autorizó tener a la figura presidencial por estas tierras desde lo acontecido el 7 de septiembre. El sismo que sorprendió a la Ciudad de México por segunda ocasión, en la misma fecha, 32 años después, generó que las escasas aportaciones que venían llegando a aquella región, suministros que en volumen llegaban en forma de víveres y medicamentos, se interrumpieran hasta que las condiciones devenguen visos de control sobre el abasto ante la contingencia.

Algunas organizaciones, escasas a estas fechas, aunque siguen circulando ese tipo de beneficios en la región del Istmo, consideran agotada su tarea, luego de que los albergues que se instauraron para darle cabida a los damnificados cuentan con lo necesario para atender sus necesidades, que cubren el mínimo básico, en espera de obtener condiciones de rehabilitación, remoción o construcción de sus viviendas. En Juchitán, las despensas no han agotado la vida comunal. Los comedores comunitarios que existen en la novena sección, son un ejemplo de que se vive con el ánimo generoso por restablecer sus jornadas a partir de obrajes que requieren tecnología que ellos mismos hacen funcionar y un capital que se logra a partir del ahorro familiar.

Foto: nvinoticias.com
Foto: nvinoticias.com

En Juchitán, el mercado vive en el parque municipal. Hasta este viernes lucía un abasto importante de víveres a precios controlados, cuya diversidad hacía encontrar gran parte de los artículos de la dieta de un poblador istmeño promedio. Es una comunidad donde los hornos para preparar pan, pescado, comixcal o totopos, reclaman a la economía local su normalización inmediata, pues con los recientes sismos muchos hornos istmeños resultaron dañados y cuya reparación no garantiza su cabal funcionamiento. En realidad, gran parte de los hornos deben ser construidos en su totalidad para atender la demanda de productos que pasan por su proceso de cocción.

La economía tradicional de Juchitán y de las comunidades del Istmo de Tehuantepec, es quien está abasteciendo a las familias de esta región. El trabajo del comerciante minorista que se avitualla de fletes foráneos suma puntos a favor de los lugareños que pueden conseguir artículos para el sustento diario. Los supermercados y las tiendas de conveniencia franquiciatarias eluden su responsabilidad de abasto, no obstante que el capital invertido se encuentra asegurado. Las despensas, así como guarniciones para hacerle frente a la intemperie (lonas y colchas) se han traducido para los gobernantes, en desidiosas e insidiosas (se da y se recibe a conveniencia, según lo demande el contexto), administrándose la dotación como si se le vendiera austeridad a quien la padece, aunado a medidas raquíticas para disponer de créditos morales a quienes necesitados de evidencias para mantener su prestigio conseguido en razón de una desgracia nacional, requieren posar para la foto.

La reconstrucción del Istmo es mayúscula y se teme que ahora lo aportado por fondos internacionales que operan a manera de seguros en materia de siniestros, sean redistribuidos a lo largo y ancho del país, no obstante se haya logrado a partir de una magnitud sufrida en la escala de Richter en el orden de los 8.2 grados, cuyas comunidades afectadas son solamente los 41 municipios oaxaqueños documentados aquella noche del 7 de septiembre. Ya de por sí, aunque el censo que orquestó en persona la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano sobre viviendas dañadas se esfumó, nada garantiza que llegue la aportación destinada para tal reparación, y mucho menos, nada garantiza que se actualice el tabulador de daños a las viviendas, después del sismo de 6.1 que azotó al Istmo de Tehuantepec en la mañana de este sábado. Sus réplicas no han sido menos crueles aunque estén aligeradas de magnitud en la escala de Richter.

Foto: milenio.com
Foto: milenio.com

En Asunción Ixtaltepec, el puente emblemático que lo unía con El Espinal ha pasado a la historia, donde se notó sólo la orden de no transitarla, sin que se supiera su destino, como se debe proceder ante una sociedad informada. Además el río bajo ese puente, se está llenando de cascajo, sin hacer conciencia sobre una probable represa que magnifique las inundaciones ante los meteoros que siguen haciendo presencia en la zona.

El Istmo de Tehuantepec amaneció sobresaltado este sábado. La memoria colectiva se debatió entre la ansiedad y la frustración: otra vez reportarnos con los familiares para informarles que estábamos vivos, otra vez el desabasto de artículos básicos, otra vez las señales de telefonía móvil restringida, otra vez la deselectrificación, otra vez taxis y mototaxis creyéndose indispensables para la travesía extraordinaria. Gente saliendo y entrando a colonias donde viven sus parientes con patios o terrenos para alojarse temporalmente. El miedo nos atacó con fuerza. ¿Otra vez la libraremos? Se escuchó musitar en nuestra conciencia.

Foto: eluniversalqueretaro.mx
Foto: eluniversalqueretaro.mx

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Noé Mijangos

Profesor universitario, reseña libros (en castellano) de última generación y promotor de jornadas universitarias de divulgación. Articulista en diarios y revistas especializadas. Citadino por devoción, provinciano por vocación. Sugiere debates sobre temas relacionados con: desarrollo sustentable y sostenible, ecología pedagógica, derechos humanos, turbocapitalismo, desterritorialización e hiperconsumo.

Te puede interesar

#Opinólogo

Y tras el sismo ¿todo seguirá igual?

Comparte en WhatsApp El texto periodístico más antiguo en nuestro país es la “Relación del ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>