El principio del tiempo / Opinólogía / El Leviatán de Andrés Manuel

El Leviatán de Andrés Manuel

Por Manuel Ochoa


El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido lo que pocos en el mundo han logrado, reducir el tamaño y gasto del Gobierno y a la vez incrementar considerablemente el gasto social, en otras palabras, tener un Leviatán más pequeño y austero con una red de protección social más grande.

Históricamente quienes se identifican con la ideología de izquierda han argumentado que recortar al gobierno lastimaría a los pobres y los dejaría sin la protección del Estado necesaria, mientras que quienes se identifican con la derecha han argumentado que expandir el gasto social daña a la economía al crear déficit presupuestal y programas sociales que en el largo plazo solamente pueden ser sostenidos con deuda gubernamental.

Fuente: debate.com.mx
Fuente: debate.com.mx

Entonces ¿es posible lograr el objetivo de Andrés Manuel de recortar el gasto gubernamental y expandir la red de protección social del Gobierno mexicano al mismo tiempo? La evidencia alrededor del mundo demuestra que sí es posible, sin embargo lograrlo es lo complicado, son pocos los países en el mundo que actúan como un país “socialista” al proveer servicios públicos de manera gratuita a sus ciudadanos como salud, educación, ingresos para sus adultos mayores, y a la vez usan métodos “capitalistas” para lograr que dichos servicios sean entregados de manera eficiente y no generen déficit presupuestal ni deuda gubernamental, los países nórdicos son el más claro ejemplo de lo anterior.

Para lograrlo hay un camino trazado acorde a las mejores prácticas internacionales, con acciones claras, que para lograrlas en la práctica es ampliamente difícil, ya que es más fácil recaudar que gastar eficientemente.

A lo largo de los últimos 100 años múltiples políticos alrededor del mundo han prometido revertir el crecimiento continuo que ha tenido el Estado, pero incluso los más pequeños recortes han requerido esfuerzos heroicos ante la complejidad política y social que requiere llevarlos a cabo, más aún lograr que permanezcan los recortes en el largo plazo.

En su primera semana como virtual presidente electo, Andrés Manuel ha prometido ya un incremento sustancial del gasto social mediante dos programas que serán eje en su gobierno apenas inicie su presidencia: 1) Duplicar la pensión a adultos mayores y homogeneizarla en todo el país como un derecho para todo adulto mayor; 2) Crear el programa “Jóvenes construyendo el futuro” que involucra el otorgamiento de millones de becas para que jóvenes estudien y trabajen, becas que serán pagadas tanto a universidades como a empresas que contraten a estos jóvenes. Ambos programas tendrán un costo de 150 mil millones de pesos, cifra enunciada por el propio candidato.

Para poner la anterior cifra en perspectiva, el gasto total anual en seguridad nacional durante el presente año será de alrededor de 102 mil millones de pesos, cifra levemente menor a lo pronosticado por el candidato como necesaria para implementar los programas sociales mencionados anteriormente.

Por otra parte, Andrés Manuel ha hablado sobre la política de austeridad que implementará durante su gobierno, entre las acciones de dicha política incluye la venta de aeronaves oficiales, la eliminación de bonos y privilegios especiales, eliminación de choferes y escoltas, y la reducción del sueldo de los funcionarios públicos.

Este último punto es que requiere mayor análisis, ya que dicha medida crearía desincentivos para mantener el talento en el sector público, este estaría más proclive a concentrarse en el sector privado, ya que los salarios estarían fuera del equilibrio necesario para mantener una demanda a una oferta de trabajo de alto nivel técnico, en este sentido sería mejor instaurar una política de meritocracia en el servicio público, tal cual lo logró Singapur donde los mejores talentos se encuentran en el servicio público y son los que reciben mejor retribución económica por su alto desempeño.

El reto de adelgazar el gobierno involucra remar contra corriente con aspectos político-sindicales, incluyendo la descentralización geográfica de las dependencias gubernamentales que el propio candidato ha prometido (a lo cual hay que considerar un gasto importante de traslado). Andrés Manuel tiene el reto de lograr que los ahorros generados por la política de austeridad se conviertan en un gasto más eficiente, también debe lograr generar los resultados que ansían los mexicanos con menos recursos físicos, humanos y materiales ante la reducción del aparato estatal que busca lograr.

Un aspecto interesante que no ha mencionado en lo absoluto el próximo presidente de México es el gasto en comunicación social y publicidad oficial, siendo en el actual sexenio de Peña Nieto la exorbitante cifra de 40 mil millones de pesos, esto a meses de terminar su mandato presidencial. Llama la atención que Andrés Manuel no ha abordado este tema en su política de austeridad, y es que hay que recordar que Andrés Manuel se benefició políticamente haciendo campaña durante cinco años a través de los spots de Morena, ¿Buscará hacer de la publicidad oficial una de sus herramientas principales en el ejercicio del poder? Una pregunta que tendrá respuesta pronto.

Andrés Manuel cuenta con una herramienta poderosa con la que no contaban muchos que buscaron en el pasado adelgazar al Gobierno y ampliar los programas sociales: la tecnología. Mediante ella, el próximo gobierno podría aumentar la productividad en el sector público, lo que no ha ocurrido en los últimos 30 años. Sin embargo, implementar la tecnología en el sector público involucra retos históricos, como lo son enfrentarse a los eternos paradigmas de dicho sector que son las decisiones centralizadas, la creencia de que las instituciones públicas deben ser lo más uniformes posibles, que todo se debe hacerse internamente, y la peor de todas, que los cambios siempre son para empeorar, esa creencia a que todo se debe hacer como se ha hecho siempre.

Esa renuencia al cambio será el principal reto que Andrés Manuel tendrá al diseñar su modelo de Estado, su modelo de Leviatán, ese personaje de Hobbes que Andrés Manuel busca adelgazar y fortalecer al mismo tiempo. La historia ha demostrado que mientras más responsabilidades se le dan al Leviatán, peor es su desempeño y en consecuencia aumenta el enojo ciudadano.

Por el bien de México, esperemos que Andrés Manuel logre su cometido, el camino está trazado, lograr llegar al cumplimiento del objetivo será un reto histórico de la administración pública. 

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Manuel Ochoa Ayala

Joven progresista, licenciado en Administración de Empresas con especialidad en Ciencia Política por el Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey. He sido funcionario público del Gobierno de Michoacán y colaborador en incubadoras de empresas. Twittero de todos los días. Fan de la tecnología aplicada a la mejora de la sociedad. Cree en el empoderamiento ciudadano como la vía para una democracia más transparente.

Te puede interesar

#Opinólogo

Cobardía geofísica (…NAIM)

Comparte en WhatsApp Albores del fatídico día para el concreto, para el hormigón, las varillas ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>