El principio del tiempo / Opinólogía / ¿El logro del USMCA?

¿El logro del USMCA?

Por Carlos Galina


Hace dos semanas la mayoría de los medios norteamericanos recibieron una primicia, México, Estados Unidos y Canadá habían logrado concretar un nuevo acuerdo comercial, el USMCA. Peña Nieto, Trump y Trudeau, celebraron lo que hace unos meses parecía imposible, la continuación del TLCAN. En México se aplaudió el resultado y se vio como un triunfo frente a la volatilidad y ataques de Trump. No obstante, las negociaciones comerciales distan mucho de ser el nuevo comienzo de la relación bilateral entre México y Estados Unidos.

Sin duda el USMCA es un éxito para los tres países. México logra continuar con la expansión económica resultado del comercio en la región y mantiene su posición de aliado estratégico para Estados Unidos, sin embargo, es importante tomar en cuenta lo que el tratado representa para la administración de Trump. La creación del USMCA es una prueba para el Partido Republicano y la base electoral de Trump de que el presidente está cumpliendo y que sus posiciones radicales funcionan para lograr sus objetivos. Trump llega a las elecciones intermedias con un tratado comercial y un juez conservador en la Suprema Corte, promesas cumplidas de su campaña presidencial. El USMCA refuerza el comercio internacional, pero al mismo tiempo “confirma” la narrativa de que los tratados actuales son malos y es indispensable sacar mejores tratos para Estados Unidos.

Fuente: Expansión
Fuente: Expansión

Fuera del área comercial, México y Estados Unidos aún tienen dos temas pendientes: la seguridad y la migración. Días después del anuncio del USMCA, Trump volvió a recalcar la eventual construcción del muro. Si los resultados de las elecciones intermedias favorecen al Partido Republicano, es probable que la construcción del muro regrese a la agenda política. Un muro que, diseñado para apelar a la base electoral de Trump, misma que no tiene interés en mantener una relación con México. De la misma forma, diversos candidatos del Partido Republicano han hecho campaña alrededor de la migración y el alza en crímenes realizados por inmigrantes lo cual oscurece la posibilidad de una reforma migratoria integral. El tema de los campamentos de detención de menores, la reducción de visas y el incremento en las deportaciones serán solo algunos de los temas que el gobierno mexicano deberá estar preparado para abordar con la presidencia de Trump.

Hoy el USMCA se encuentra en una fase inicial y tendrá que seguirse cercanamente su aprobación dentro del Congreso estadounidense. Si bien es poco probable que encuentre un bloqueo legislativo, el cambio de posición y actitud de los congresistas republicanos de acuerdo con la agenda del presidente y la oposición demócrata a cualquier propuesta de la Casa Blanca podrían aplazar su entrada en vigor.  Así, el reto más importante para el gobierno mexicano es lograr en cualquiera de estos temas, la institucionalización de la relación. Fuera del TLCAN, los gobiernos de México y Estados Unidos no han logrado generar suficientes mecanismos que institucionalicen y den certeza a sus acuerdos. Frente a una administración tan volátil, esto es indispensable para la relación bilateral.   

Desde la candidatura presidencial de Trump, sus ataques hacia México hicieron evidente la falta de una estrategia para defender y avanzar los intereses de nuestro país. Hasta el día de hoy, México todavía no ha diseñado una política bilateral específica para lidiar con el presidente Trump.  Luis Videgaray le apostó a las relaciones personales como la forma de acercarse al presidente. Así, el canciller desplazó a Roberta Jacobson y se acercó a Jared Kushner para mediar la relación entre México y Estados Unidos. Si bien es criticable el pragmatismo con el que se llevó a cabo el acercamiento de México a Trump vía el yerno del presidente, la apuesta de Videgaray abrió las puertas para el USMCA. El alto costo de esta apuesta será que frente al cambio de administración no queda claro quien del gobierno entrante establecerá una relación cercana con el circulo del presidente Trump.

De la misma forma, no queda claro que el gobierno de Trump tenga claro cual es la relación que desea tener con nuestro país. Hasta el día de hoy no hay embajador de Estados Unidos en México y la posibilidad de una visita de Estado es remota, por lo cual el gobierno entrante también tiene que definir cuál es el lugar que México quiere tener en la agenda estadounidense en los siguientes años. Si Estados Unidos pide el reforzamiento de la seguridad y la deportación de migrantes centroamericanos ¿México aceptará? Si México rechaza algunas de las peticiones de la administración de Trump ¿Cuáles son las consecuencias?

Resulta imprescindible que el gobierno entrante extienda su estrategia bilateral a otros actores fuera del ejecutivo. ¿Cómo puede México insertarse en la agenda demócrata? ¿Cómo se pueden avanzar los intereses de México en el Congreso? ¿Cómo afecta una nueva Suprema Corte conservadora las políticas migratorias entre ambos países? Estas son solo algunas de las preguntas que la Cancillería urgentemente se debe de plantear.

Sin duda el USMCA es un logro para el gobierno mexicano y para su equipo negociador, sin embargo, no hay que caer en la ilusión de que es una garantía suficiente para el mantenimiento de la relación bilateral. El éxito de las negociaciones no implica que el equipo mexicano “sometió” al presidente Trump ni que México tenga un nuevo lugar preferencial en la mente del presidente. Una serie de tuits, la propuesta de una ley anti-migratoria a nivel federal o la construcción de un muro pueden fácilmente disrupcionar la relación y poner al gobierno mexicano en una encrucijada. La tentación del aislacionismo, de “diversificar de las relaciones” y de no llamar la atención del presidente estadounidense es alta pero esta inacción puede resultar muy costosa para el gobierno mexicano frente a la posibilidad de otros cuatro años de Trump en la Casa Blanca.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos Galina

Licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Actualmente es becario Fulbright García Robles y es estudiante de la maestría en Ciencia Política en la Universidad George Washington en Washington D.C. Sus temas de interés son los procesos políticos de Estados Unidos, el Partido Republicano y la relación bilateral con México.

Te puede interesar

#Opinólogo

‘Hacking Democracy’

Comparte en WhatsApp Título que hace referencia al documental homónimo estrenado en 2006, cuya investigación ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>