El principio del tiempo / Opinólogía / El maravilloso mundo del arte culinario

El maravilloso mundo del arte culinario

Por: Delia Bolaños


¿Cuántas veces nos hemos preguntado, hasta el punto de rompernos la cabeza, lo qué son el arte, las obras de arte y sus artistas? ¿Cuántas más al no comprender el significado de manifestaciones y expresiones consideradas como disparatadas que se nos han presentado a lo largo de la historia misma de la humanidad y del arte?

En la Antigua Grecia, el polímita Aristóteles definió al arte como aquella disciplina resultado de la producción y del intelecto humanos y por lo tanto del dominio consciente de sus técnicas (definición en la que las posteriores Bellas Artes o artes mayores y Artesanías o artes menores entraban dentro del mismo universo artístico). Por su parte, el filósofo alemán Hegel sostenía que “el arte es una forma particular bajo la cual el espíritu se manifiesta”.[1] En dicha afirmación encontramos la idea del arte como una manifestación sublime del espíritu bajo la particularidad de que “la tarea del [mismo] consiste en hacer que la idea [del artista] sea accesible a nuestra contemplación bajo una forma sensible”.[2]

Foto: pinterest.com.mx/pin/576390452294894528/?lp=true
Foto: pinterest.com.mx/pin/576390452294894528/?lp=true

Habrá que decir que en realidad no hay una única definición del arte y que sus múltiples percepciones y aristas son resultado de los vaivenes de la humanidad y de las necesidades de la misma a través de los años y las culturas. Pero es más que evidente que en nuestro siglo XXI, el siglo de la posmodernidad y la posverdad, la cuestión se ha llegado a complicar de tal manera que los distintos fenómenos del arte actual nos ponen en jaque a los críticos del arte.

He querido comenzar de esta manera, leal y querido lector, ya que hay un muy interesante y sutil tema que me ha hecho ruido desde hace algún tiempo. Más allá de las problemáticas en cuanto a las definiciones de maestría y pertinencia técnica así como de estética filosófica donde las materias visuales, sonoras y táctiles entran en conflicto y diálogo continuo, el arte culinario (y no sólo me refiero al “arte del buen comer” ampliamente ilustrado por Gerard Depardieu y otros grandes gourmands de nuestra era) con sus espectáculos olfativos y gustativos entra en escena con gran pompa. ¿La gastronomía realmente debe ser considerada como arte?

Ciertamente no es una pregunta nueva ni solamente propia, pero partiendo de la conveniente idea de que el arte sublima el alma tanto del artista como de su público y las obras de arte ofrecen un discurso que mantiene en constante estridencia los sentidos y las emociones humanas, me propongo a enfocarme (aunque sea de forma muy breve) en esta manifestación cultural que se ha convertido en inagotable fuente de estimulantes enredos tanto teóricos como filosóficos que realmente invitan a una profunda reflexión compartida.

Foto: noticieroglobal.net
Foto: noticieroglobal.net

Aunque el acto de la alimentación es considerado en sí mismo como el mero cumplimiento de una necesidad biológica, el ritual de la elaboración y el consumo de ciertos alimentos es una construcción de vida cultural mucho más compleja que el facto del hambre y la satisfacción de la misma. No puede negarse de manera tajante que las instituciones culturales culinarias así como los grupos étnicos, las prácticas culinarias como también el vocabulario y los tecnicismos lingüísticos propios de las diversas expresiones gastronómicas del mundo han sido vagamente analizadas y muy someramente teorizadas en el campo de la historia y la filosofía del arte.

En la gastronomía hay más que asombrosas construcciones arquitectónicas en miniatura, más que delicadas esculturas impalpables y más que fabulosos cuatros multicolor que se desvanecen al primer bocado (un millón de veces fotografiados y publicados en Instagram o Tumblr) y, por supuesto, mucho más que las grandes preseas y reconocimientos como lo son los Zagat Prize y los James Beard’s Foundation Prize de los Estados Unidos, la Guía Repsol (antes llamada Campsa) y el Basque Culinary World Prize de España, la Bocuse d’Or y la Guide Michelin de Francia. Realmente no necesita de un “museo” para edificar su estatus artístico y aunque su particular halo de gloria se reduzca a un mero capricho escatológico, el arte culinario es una de las construcciones culturales más complejas del mundo.

En los grandes platillos (desde la ceremoniosa cocina de altura hasta las recetas tradicionales de la abuela) de cada cultura, hay un afable lenguaje culinario que nos habla de pasiones arrebatadas, caricias traviesas, sabores que estremecen el intelecto más rebuscado, texturas que seducen hasta ir más allá de la saciedad y aromas que permanecen cariñosamente en la memoria olfativa. La tremenda fuerza y el poderoso auto deseo que conllevan una experiencia culinaria pueden ser, tal vez injusta o exageradamente, comparadas con una sonata, una fuga o una sinfonía, aún así serán siempre capaces de restaurar el alma y corazón de cualquier persona. O al menos así lo pensaba Gioachino Rossini, el músico y gastrónomo italiano quien dijera alguna vez:

El apetito es la batuta que dirige la gran orquesta de nuestras pasiones”.

[1] Hegel, G. W. F. Introducción a la estética, Barcelona, Península, 1997, pág. 17.

[2] Ibídem, p.128.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Delia Bolaños

Maestra en Historia del Arte y Patrimonio por la Universidad de Burdeos y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Especialista en arte moderno y contemporáneo, asesora de difusión y comunicación cultural y amante del arte urbano. Escritora de tanto en tanto, melómana, lectora empedernida y hermeneuta. Orgullosamente mexicana y apasionada ciudadana del mundo. Cazadora gastronómica y fotógrafa profesional.

Te puede interesar

#Opinóloga

Experiencia gastronómica en Puerto Rico

Comparte en WhatsApp Viajar es la mejor forma de abrir nuestros propios horizontes. Viajar permite ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>