El principio del tiempo / Opinólogía / El museo de las drogas en CDMX

El museo de las drogas en CDMX

Por: Aram Barra



Este fin de semana se presenta en México el Museo de Política de Drogas, un esfuerzo de la sociedad civil para dar a conocer mediante la cultura y el arte la historia y los impactos de la guerra contra las drogas, así como los modelos alternativos de control. Durante tres días (del 4 al 6 de mayo), 60 obras de 26 artistas de nueve países, incluidos 16 mexicanos, llenarán los pasillos de Lucerna 32 en la Colonia Juárez.

Foto: melodijolola.com
Foto: melodijolola.com

El museo, que se inauguró anoche, es pertinente en el contexto electoral actual donde se presentan dos visiones opuestas en torno a la seguridad. Por un lado, quienes proponemos desarticular la guerra, paulatinamente desmilitarizar el país y regular las drogas con modelos legales. Por el otro, quienes quieren más de lo mismo, más intenso y ahora con castigo de estirpe de manos incluido.

La violencia no resuelve la violencia de la misma manera que más guerra no termina con la guerra o el fuego no apaga el fuego. En el país del ojo por ojo, todos resultan tuertos tarde o temprano. En ese contexto, ¿qué mejor momento para aprender, conmemorar y reconocer el daño causado, los errores cometidos y las alternativas a nuestra disposición para mejorar, remendar y renacer en un país de armonía y paz?

Si bien la regulación de las drogas no terminará con la violencia ni desarticulará por sí misma al crimen organizado, es una condición necesaria para comenzar a hacerlo. Es indispensable regular las drogas para reducir los incentivos económicos de la ilegalidad, así como para reconstruir el tejido desquebrajado a lo largo y ancho del país.

El museo plantea mediante una diversidad de expresiones artísticas, paneles y talleres los temas inconclusos de la agenda de reforma de política de drogas en México. La muestra nos invita a reflexionar sobre tres grandes temas:

  1. Amnistía para los sectores más afectados por la guerra

Existen alrededor de 12 mil personas que purgan condenas en prisiones federales por el delito de posesión simple de marihuana. La abrumadora mayoría de estas personas no cometían otro crimen que poseer pequeñas cantidades de la planta, tampoco se les imputó una intención de venta.

La guerra contra las drogas ha sobresaturado nuestro sistema de justicia penal con delitos de bajo impacto mientras delitos como el homicidio quedan impunes en el 98 por ciento de los casos. La política de drogas de Calderón y Peña ha criminalizado la pobreza, encarcelado a los más jóvenes, los indígenas y quienes consumen drogas. Los capos, secuestradores y asesinos no son la prioridad en su ‘estrategia’ de seguridad.

  1. Producción nacional de marihuana medicinal

Hace dos años un tribunal federal colegiado otorgó una suspensión definitiva a la negativa que la Secretaría de Salud de Peña Nieto dio a la petición de Grace Elizalde para acceder a un tratamiento de marihuana medicinal para su epilepsia refractaria. Tras una histórica reforma en la materia aprobada por el Congreso de la Unión, el día de hoy cientos de pacientes siguen esperando sin tratamiento a que el gobierno federal publique la ley reglamentaria de la reforma.

Lo más sórdido del asunto es que hasta ahora se ha dejado de lado la posibilidad de cultivar marihuana para desarrollar un mercado médico nacional. Con la tibieza política de Peña Nieto y su gobierno, México pasó de ser la tierra del afamado Acapulco Golden a importar marihuana de Estados Unidos, porque hoy día son capaces de producir derivados con controles de calidad farmacéuticos. En México, papando moscas.

  1. Establecer mercados regulados de drogas

Los argumentos son variados pero lo cierto es que la prohibición de las drogas ha sido un rotundo y categórico fracaso, no importa lo que Margarita y Felipe te digan. Desde la salud y la seguridad públicas, lo que más sentido tiene es establecer modelos de regulación legal donde se controle quién accede a la sustancia, bajo qué criterios y con qué información.

Esto es, que el gobierno tome control sobre el fenómeno de las drogas en lugar de cerrar los ojos en corrupta colaboración o desgastándose en una política que no ha traído nada más que muerte, dolor e injusticia a nuestro país. Este debate, hasta ahora, ha sido mínimo entre las distintas propuestas rumbo a la elección de julio.

El arte como herramienta de debate y reflexión

Si los candidatos no hablan de la relevancia de la política de drogas en el futuro de México, nos toca a los ciudadanos obligarlos a tener esa conversación. Qué mejor manera de hacerlo que con el arte; ese espacio creativo que nos permite cuestionar, aprender, intercambiar e imaginar otras realidades. Sean pues todos y todas bienvenidas al museo de las políticas de drogas en la Ciudad de México.

Post Scriptum. Hace un año, la Secretaría de Gobernación emprendió una batalla legal contra la Revista Cáñamo por considerar que la publicación “atenta contra la moral y las buenas costumbres”. Esta semana, un juzgado de la CDMX otorgó a Cáñamo el amparo de la justicia federal y enarboló la libertad de expresión y la información sobre las drogas. ¡Enhorabuena!

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Aram Barra

Internacionalista por la UDLA México y maestro en política y administración pública por New York University y University College London. Actualmente se desempeña como consultor independiente en temas de salud, seguridad y derechos humanos.

Te puede interesar

#Opinólogo

Estudiantes y “guerra contra las drogas”

Comparte en WhatsApp En la ciudad de Monterrey el 19 de marzo del año 2010 ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>