El principio del tiempo / Opinólogía / El reparto autoritario de candidaturas

El reparto autoritario de candidaturas

Por: Carlos Castillo


¿Qué hace tan atractivo a Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena, que tantos políticos ninguneados voltean a verlo como una alternativa?

La respuesta a esta pregunta radica precisamente en que Morena es propiedad de López Obrador. Nadie le disputa la autoridad ni el poder, no hay cuestionamientos a sus decisiones y, sobre todo, quien voltea a verlo tiene la certeza de que cuenta con una gran bolsa de candidaturas para ofrecer a tránsfugas, resentidos, relegados o decepcionados.

Convertido en un partido “atrapa-todo”, Morena abre las puertas a quien cuente con algo que aportar: masas, prestigio profesional, alcurnia, aliados… Ahí cabe cualquier cosa con tal de que sume votos.

Foto: eluniversal.com.mx
Foto: eluniversal.com.mx

A cambio se entrega la candidatura porque el dueño del partido es también el dueño de los espacios a distribuir.

Si hay intereses en pugna, el líder recurrirá a la “encuesta”, un dudoso sondeo de procedimientos desconocidos, metodología ausente y cuyo veredicto será pronunciado por el propio López Obrador.

La falta de democracia interna en Morena, como en tantos otros partidos, así como de aquellos requisitos mínimos para que aquella sea posible –un padrón partidista abierto y confiable, un proceso de selección transparente y libre–, son las razones que permiten el que una sola persona –o grupo– monopolice los espacios a repartir.

Y este asunto trasciende la coyuntura electoral y convierte al dueño en turno del partido en un repartidor de bienes, en un todopoderoso liderazgo que carece de incentivos para cambiar esta situación.

Nadie renunciará a ese privilegio por su propio pie, y en ese aferrarse al dominio absoluto se cancela no solo la vida interna de los partidos sino, lo más grave, se vulnera la calidad de la democracia mexicana.

Pocos incentivos al diálogo, a la apertura, a la negociación o al debate donde solo vale la voz de uno.

Partidos que dejan de ser instituciones de interés público porque está cooptados por uno o por unos cuantos, que se frotan las manos mientras anuncian que “las puertas están abiertas” para quien guste acercarse.

La única condición es que no se cuestione la autoridad del dueño y se destaquen sus valores y atributos; no importa si hay que desdecirse de lo hecho durante una vida, si hay que claudicar de algún valor o si es necesario retractarse de algún acto o acusación pasada.

Foto: planamayor.com.mx
Foto: planamayor.com.mx

El buen líder sabrá perdonar. Ese buen líder que se presenta empático y sonriente, bondadoso y abierto.

¿Le negaron el espacio que se merecía? Pase, Morena tiene un lugar para usted.

¿La falta de democracia interna en su partido le negó una candidatura? Bienvenido, aquí hay el lugar que necesita.

 ¿Una encuesta decidió que usted no era la mejor opción? No se preocupe, en Morena solo recurrimos a esa alternativa en el último de los casos.

Más allá de quiénes toman ese camino o de si ese recorrido es ético o no, lo grave, lo más grave es que se cancela la democracia partidista, como si someterse a una votación o hacer una campaña interna fuera un paso engorroso que hay que saltarse o puede omitirse en nombre de la “unidad”.

Como el camino para solucionar el conflicto constante que es toda lucha por espacios de poder, la democracia queda desplazada para ceder a ese autoritarismo disfrazado de concordia que, todos modos, sigue generando rupturas porque es solo apariencia, discurso vacío, simulación.  

Y si hay algo pero que la falta de democracia es la simulación democrática, sobre todo en un tiempo en el que la sociedad se da cuenta, recibe información, se entera y juzga estas situaciones y comprueba que, en efecto, todos los políticos son iguales.

La apuesta por la democracia implica un compromiso serio con la democracia. No buscar evadirla al primer desacuerdo, mucho menos cancelarla, tildarla de ineficiente o renegar de ella cuando sea “conveniente”.

La solución a los problemas de la democracia será, siempre, más y mejor democracia.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos Castillo

Es Director editorial y de Cooperación Institucional en la Fundación Rafael Preciado Hernández, así como Director de la revista Bien Común. Ha publicado textos de crítica literaria, de análisis político y asuntos internacionales en las revistas Letras Libres, Nexos, Este País, Etcétera y Diálogo Político, así como en los periódicos El Universal, La Crónica de Hoy y Excélsior. Es autor de los libros Cartas a un joven político y La urgencia humanista: Alternativa para el siglo XXI.

Te puede interesar

#Opinólogos

Plataformas políticas en temas sociales

Comparte en WhatsApp En el sistema electoral mexicano, . La cual menciona que cada partido ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>