El principio del tiempo / Opinólogía / El truco para enamorarlas

El truco para enamorarlas

Por: Don Porfirio Díaz



El truco para enamorarlas es sencillo: escribir sin miedo. Es decir, el viejo arte de declararle tu amor a través de una carta bonita como aquella que le escribí a Delfina, antes de unas batallas decisivas del Segundo Imperio Mexicano. Fue al principio del sitio de Puebla que terminaría con la Batalla del dos de Abril, que pusé mis sentimientos en papel.

Querida Fina:


Estoy muy ocupado y por eso seré demasiado corto no obstante la gravedad del negocio que voy a proponerte a discusión y que tú resolverás con una sola palabra.


Es evidente que un hombre debe de elegir para esposa a la mujer que más ame entre todas las mujeres si tiene seguridad de ser de ella amado, y lo es también que en la balanza de mi corazón no tienes rival, faltándome de ser comprendido y correspondido; y sentados estos precedentes, no hay razón para que yo permanezca en silencio ni para que deje al tiempo lo que puede ser inmediatamente. Éste es mi deseo y lo someto a tu juicio, rogándote que me contestes lo que te parezca con la seguridad de que si es negativamente no por eso bajarás un punto en mi estimación, y en ese caso te adoptaré judicialmente por hija para darte un nuevo carácter que te estreche más a mí, y me abstendré de casarme mientras vivas para poder concentrar en ti todo el amor de un verdadero padre.


Si mi propuesta es de tu aceptación, avísame para dar los pasos convenientes y puedas decírselo a Nicolasa, pero si no es así, te ruego que nadie sepa el contenido de ésta, que tu misma procures olvidarla y la quemes. No me propongas dificultades para que yo te las resuelva, porque perderíamos mucho tiempo en una discusión epistolar. Si me quieres dime sí, o no, claro y pronto. Yo no puedo ser feliz antes de tu sentencia, no me la retardes.

Más a lo sublime del amor hay algo desconocido para el idioma, pero no para el corazón, y para no tocar lo común, en él me despido llamándome sencillamente tuyo.

Porfirio

Por supuesto, tuve que esperar varios días antes de conocer su respuesta, y como ya sabrán Delfina se convirtió en mi primera esposa. Por otro lado, también pueden ser breves, pero no pueden carecer de sentimiento. Derrocha en el papel todos los sentimientos que llevas dentro de ti. Háblale con el corazón, si esperas que tu amada te corresponda.

Algunos meses después de la muerte de Delfina, conocí a Carmen Romero Rubio en una fiesta de la Embajada Estadounidense, y le pedí que fuera mi maestra de inglés, pero mis propósitos eran otros, desde luego. Pensé cómo confesarle mi amor, y una vez más llegó la respuesta: con tinta y papel, no puede ser de otra forma. Así que puse manos a la obra y el resultado fue el siguiente:

Carmelita:

Yo debo avisar a usted que la amo. Comprendo que sin una imperdonable presunción no puedo esperar que en el ánimo de usted pese otro tanto, y por eso no se lo pregunto; pero creo que en un corazón bueno, virgen y presidido de una clara inteligencia como el de usted puede germinar ese generoso sentimiento, siempre que sea un caballero el que lo cultive y sepa amar tan leal, sincera y absolutamente como usted merece y yo lo hago ya de modo inconsciente.

Porfirio

Carmen se convirtió en mi segunda esposa, y en primera dama por muchísimos años, cambió mi aspecto y mi forma de pensar. Así que, como pueden ver, esta es la forma de enamorarlas. Aunque supongo que un mensaje, bien escogido, en ese nuevo invento que llaman Whatsapp podría funcionar. Ustedes elijan, hagan de su corazón un tintero, y busquen correspondencia en los sentimientos. Valdrá la pena.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Don Porfirio Díaz

@DonPorfirioDiaz es el alter ego de Pedro J. Fernández, autor de dos novelas históricas “Los Pecados de la Familia Montejo” y “La Última Sombra del Imperio”. Fue dialoguista de la teleserie “El Sexo Débil” y ha colaborado con varios medios nacionales con artículos históricos.

Te puede interesar

#Opinólogo

¡México lindo y jodido!

Comparte en WhatsApp Comprender la esencia y vaivén cotidiano de cierta sociedad supone someter a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>