El principio del tiempo / Opinólogía / Emma Watson o el feminismo “de pose”

Emma Watson o el feminismo “de pose”

Por: Carlos Baños



Bueno, ustedes ya conocen a Emma Watson, la muchacha que la hace de actriz, modelo, filántropa y activista “feminista”. Saltó a la fama gracias a su participación en las varias películas de Harry Potter, de las cuales no les puede decir gran cosa porque a mí nunca me atrajo la historia del maguito ése.

En 2014, en un lance publicitario, la ONU la nombró Embajadora de Buena Voluntad de ONU-Mujeres y, desde su discurso inicial, la Watson no ha dejado de dar traspiés con respecto a las causas que dice defender. Pero son de antología las cosas que ha hecho y dicho cuando se asume como promotora de la mitología feminista.

A todas luces resulta superficial su defensa de “los derechos de las mujeres”, y de “la igualdad entre mujeres y varones”. Cuando habla sobre esos temas, casi siempre lo hace apoyada en un guión escrito por mano ajena, seguramente por mano de algún burócrata de la ONU. Y, cuando improvisa, mete la pata de forma reiterada y risible.

FOTO: lr21.com.uy
FOTO: lr21.com.uy

Emma Watson es una activista light. Una más dentro de la larga lista de personajes de la farándula que se meten a hacer el papel de redentores de la humanidad, del planeta y del cosmos. Su activismo forma parte de su vida artística: se trata, simplemente, de otro papel. Pero, sin duda alguna, entre sus peores actuaciones como activista está su declaración acerca de “sus pechos y el feminismo”.

Como ustedes recordarán, la Watson posó para el número de marzo de la revista gringa de moda Vanity Fair. Lo hizo con poses y trapos sugerentes, aderezados con peinados raros y maquillajes dignos de la “atrevida” ocasión. La prensa resaltó su foto a pecho descubierto, en donde mostraba parte sustancial de las tetas. Los pezones sí lograron mantenerse ajenos a la lente fotográfica, quién sabe si por “pudor”, aumento de la seducción mercantil o mal ángulo de la toma.

Lo importante aquí es que, ante las críticas que despertó su serie fotográfica, para defenderse la Watson soltó su ridícula frase: “No entiendo qué tienen que ver mis pechos con el feminismo”¡Ah, caray! ¿De veras que no lo entiende? Pues ojalá sus titiriteros de ONU-Mujeres le manden algún folletito al respecto, porque claro que tiene mucho que ver.

Ciertamente, ya sabemos que la mitología feminista es como el personaje de la Chimoltrufia: como dice una cosa, dice otra (que muchas veces es contraria a la primera). Pero más allá de sus incoherencias y gazapos, la mitología feminista tiene algunos puntos de agenda de masiva difusión, defensa y propaganda.

Uno de tales puntos es que, dentro del “sistema machista, misógino y falocrático del capitalismo hetero-normativo y patriarcal”, las mujeres se ven reducidas a cosas, a mercancías; que están siempre allí, bien dispuestas para que el varón las posea, las use y las deseche. Y, curiosamente, uno de los medios más habituales para reforzar y difundir la “cosificación y mercantilización del cuerpo de las mujeres”… ¡es el sucio negocio de la moda! ¡Ups! ¿Cómo que Emma Watson sale posando como “mercancía fornicable” en la revista “cosificante” Vanity Fair?

¡Ah, señora Watson, ¿ya vio usted cómo sus pechos sí tienen que ver (y mucho) con el “feminismo”, especialmente con su versión mainstream ¡Elemental, mi querida Watson!

No puede ser que la Watson no esté enterada de todo esto: es el rollo típico de las feministas mainstream. Es más, yo sugiero que la Watson se “empodere” como las feministas de la Tercera Ola, y deje de depilarse, de preocuparse por mantener el talle delgado y de luchar contra la celulitis, la flacidez y las patas de gallo. ¡A la mierda, señora Watson, con los “estereotipos de belleza” que impone Hollywood! ¡Esos estereotipos son “machistas y misóginos”!

Andrea Dworkin FOTO: countercurrents.org
Andrea Dworkin FOTO: countercurrents.org

 Tan linda que se vería usted con los pelos de las axilas súper largos y pintados de verde fosforescente. ¿Ajá? Pero, entonces, ¿qué sería de Emma Watson sin la explotación mercantil de esos “estereotipos de belleza”? ¿De qué trabajaría? ¿De dónde sacaría sus muchos millones de dólares?

Hay algo aquí que, simplemente, no encaja. Y, para colmo, justo hoy se estrena la nueva versión de la vieja historia de La Bella y la Bestia, en donde la Watson saldrá a reforzar el mito del “amor romántico”, que tanta sarna les causa a las feministas. ¡Una más de la Watson! Ahora, esperemos que, ante las críticas, Emma Watson salga a declarar algo así como: “¿Y qué tiene que ver La Bella y la Bestia con el feminismo?”.

Insisto, algo aquí no encaja, comenzando por las mujeres que, como Emma Watson, viven (y viven bien) explotando los “estereotipos de belleza del machismo hetero-normativo y patriarcal”, y, al mismo tiempo, venden cuentos baratos de mitología feminista.

¡Carajo, tan fácil que es ser obesa, corajuda y horrible, como Andrea Dworkin!

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos Baños

Anarquista, agnóstico y anticlerical por vocación. Sociólogo con Maestría en Políticas Públicas por la UAM Xochimilco, con estudios de Doctorado en Ciencia Social cursados en El Colegio de México. Estudios de Historia y Filosofía (UNAM) y pasante de Derecho (UNAM). Ha sido funcionario público a nivel local y federal. Actualmente es profesor en la UAM Xochimilco y en la UPN Ajusco, así como asesor político de línea liberal y socialdemócrata.

Te puede interesar

FOTO: Oro Noticias

Emma Watson tomará acciones legales por robo de fotos privadas

Comparte en WhatsAppLos Ángeles, 16 Mar (Notimex).- La actriz británica Emma Watson tomará acciones legales ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>