El principio del tiempo / Opinólogía / En defensa de las familias: bienvenida la crítica y el debate

En defensa de las familias: bienvenida la crítica y el debate

Por: Katia Guzmán


Desde hace algunas semanas, el debate en torno a la diversidad sexual ha resurgido. Por un lado, el Frente Nacional por la Familia (sic) defiende una postura intolerante y homófoba; por otro lado, varias organizaciones han respondido ante sus declaraciones. Al ser un tema controversial y con tintes morales, a veces hasta religiosos, la opinión de cada persona tiende a variar de acuerdo al contexto en el que se encuentren. Lo verdaderamente sustancial del fenómeno que estamos viviendo en México es la organización y polarización de posturas que ambos grupos han adoptado. ¿La muestra de esta polarización? La manifestación y contramanifestación en la Victoria Alada el pasado sábado 24 en la Ciudad de México.

FOTO: Idea y diseño de Andrés Miguel (@andemo)
FOTO: Idea y diseño de Andrés Miguel (@andemo)

Un elemento digno de analizar (antes de reportar las manifestaciones del sábado), es un argumento utilizado por el FNF, originado en el concepto de libertad de expresión. La premisa es que toda persona es libre de predicar cualquier mensaje e incluso asociarse con personas que compartan esa visión para lograr mayor difusión. Sin embargo, ¿qué es lo que sucede cuando el discurso compartido es discriminatorio?

Parte fundamental de los valores democráticos a los que nos suscribimos cuando nos posicionamos públicamente es el debate. Éste ocurre cuando alguien disiente con nuestra posición. Debatir es una dinámica complicada, pues implica exponer nuestras ideas a la crítica, y no cualquier tipo de idea, sino aquellas en las que creemos con tal convicción que nos hacen salir a la calle. El FNF y, en ocasiones, parte de la comunidad LGBT+ huyen del debate y así de la crítica.

Algo que preocupa más que la difusión de datos e información errónea por parte del FNF, es la respuesta que algunos activistas LGBT+ han dado a dichos ataques. En lugar de exponer argumentos lógicamente razonados, los golpes se han vuelto datos sin sustento, falacias y ataques personales. Por un lado, el FNF inventa información: desde el número de personas que han movilizado, hasta supuestos estudios científicos que consideran la homosexualidad como una enfermedad. Por otro lado, ante el enojo y la impotencia, las reacciones se han desviado al grado de “sacar del clóset” a sacerdotes. Se pasó de discutir ideas a discutir personas.

pxm2

La manifestación se vivió en un ambiente marcado por la incertidumbre. El Monumento de Independencia se convirtió en territorio neutro: de cara a la victoria, la concentración LGBT+; a sus espaldas, la movilización del FNF. Ambas manifestaciones gritando, ambas expresando, ambas celebrando, ambas a la expectativa, la una de la otra. La enorme diferencia es que en una se predicaba un mensaje excluyente; en la otra, todas las voces fueron escuchadas: desde las católicas y las cristianas conservadoras, hasta las feministas y anarqueers radicales. En la diversidad y la libertad radica la fortaleza de la comunidad LGBT+.

Uno de los momentos más emotivos que viví el sábado, después de haber traspasado el territorio neutro y colarme por un rato a la marcha del FNF, fue ver a una pareja de ciclistas plantarse frente a un contingente. Al grito de “¡Discursos de odio no pasarán!” las dos mujeres se besaron y se fueron pedaleando. Confrontar la discriminación no equivale a coartar la libertad de expresión del discriminador; confrontar la discriminación es un acto de valentía y, tanto en este caso como en muchos otros parecidos, un acto de amor.

No, el propósito de la toma del Monumento de Independencia no fue censurar al FNF; sí, a muchas personas nos parece discriminatorio, intolerante y homofóbico la postura de este grupo conservador. No, posicionarme en su contra no tiene el fin de imponer mis ideas sobre las suyas; sí, invito a cualquier persona a reflexionar acerca de las razones por las que se oponen a la diversidad. Entiendo la lógica del argumento del FNF: no hay –aparentemente– sustento religioso que soporte la formación de familias diversas. Lo tradicional es papá, mamá e hijas(os). Pero el amor, que por cierto es la base de la familia, va más allá de lo tradicional: más allá de lo tangible. Además, ni mis derechos, ni los tuyos, ni los de absolutamente ninguna persona, están sujetos al odio.

pxm3

Katia Guzmán Martínez. Estudiante de Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el Centro de Investigación y Docencia Económicas. Feminista interesada en derechos sexuales y reproductivos, y participación ciudadana.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Participando Por México

Participando por México (PxM) es una Asociación Civil dedicada a fomentar una participación ciudadana que construya soluciones, comparta ideas y atienda problemas públicos. Es una organización preocupada por mejorar la vida democrática en las esferas más cercanas a la gente y en búsqueda de que los ciudadanos estén informados, sean analíticos, críticos y responsables socialmente. Por ello, se propone fomentar una cultura democrática de la participación reduciendo los costos de información, organización y vinculación.

Te puede interesar

FOTO: El Horizonte

Llama López Obrador a la reconciliación entre los mexicanos

Comparte en WhatsAppMéxico, 1 Jul (Notimex).- El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador llamó a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>