El principio del tiempo / Opinólogía / En tierra de cinéfilos, fanfarrias y palos para la producción nacional

En tierra de cinéfilos, fanfarrias y palos para la producción nacional

Por Delia Bolaños


El cine mexicano ha sido víctima de los ires y venires de la nación desde que el novedoso cinematógrafo galo de los hermanos Lumiére tocara suelo americano por primera vez en 1896. Pensar en la gloria de sus ídolos (actores, productores, directores y guionistas), tal vez nos remita de inmediato a la Época de Oro (1934-1949), al Cine de Luchadores y Ficheras (1960-1979) o al Cine Juvenil (1970-1989). Y así, Mario Moreno “Cantinflas”, María Félix “La Doña”, Ignacio López Tarso, Emilio “El Indio” Fernández, Germán Valdés “Tintán”, Mauricio Garcés, Eulalio González “El Piporro”, Miroslava Stern, Silvia Pinal, Elena Velasco “La India María”, Julio Bracho, Pedro Armendáriz, Marga López, Dolores del Río, los hermanos Gabilondo Soler, Pedro Infante, Jorge Negrete y Sara García sean sólo algunos de los nombres que resuenen vigorosos en la estoica memoria colectiva del mexicano.

Fuente: debateplural.com
Fuente: debateplural.com

Ya sea como instrumento apológico y partidócrata a la imagen del aparato político o testimonio entrañable de la vida campesina y/o revolucionaria del México profundo, como vehículo sui generis de la ideología neoliberalista o fiel confidente del violento romance con el incomprendido héroe forajido, como parteaguas de un nuevo género cómico tanto surrealista como kafkiano o cuna de un discurso audiovisual que sobrepasa los límites de la intertextualidad (y pese a sus momentos de decadencia estructural e institucional), el cine mexicano ha llegada a tener un impacto tal en el contexto nacional e internacional que sus festivales ya son un importantísimo referente multicultural: Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Guanajuato International Film Festival (GIFF), Rivera Maya Film Festival (RMFF), Mexico Fashion Film Festival (MFFF), Ambulante, Shorts Mexico, Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), Macabro Film Festival, entre otros.          

De acuerdo con recientes cifras del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), nuestro país ocupa la 20º posición entre las naciones con mayor producción audiovisual y cinematográfica del mundo, siendo ésta una de las industrias culturales más importantes de México no sólo por su aporte histórico-cultural y patrimonial, sino por su trascendencia socio-económica, ya que actualmente representa más del 15 por ciento del PIB nacional. Durante la gestión del año pasado se logró un récord nacional histórico (fundamentalmente en términos cuantitativos, claro está) de fomento a la producción fílmica: se realizaron 175 largometrajes (96 de los cuales fueron financiados a partir de fondos y recursos públicos, fideicomisos y estímulos fiscales como Foprocine, Fidecine y Eficine), se estrenaron comercialmente 85 películas (ficciones, documentales y animaciones principalmente) y se obtuvieron 100 premios en galas internacionales.

Fuente: imcine.gob.mx
Fuente: imcine.gob.mx

Pero ha sido sólo en recientes fechas que el Senado del República, la Secretaría de Cultura, las instituciones cinematográficas y los recintos académicos de todo el país se han preocupado verdaderamente por el devenir y la importancia artístico-cultural del filme mexicano. Pese a la consolidación de la industria como tal, la participación y la asistencia del público nacional a proyecciones mexicanas decayó en un alarmante 29.3 por ciento, lo cual podría tener como probables causas responsables, desde una baja en la calidad (técnica, temática, estructural, etc.) de los proyectos cinematográficos actuales hasta una notoria  indiferencia hacia una programación mucho más equilibrada por parte de las dos grandes distribuidores cinematográficos (tal vez haya podido darse cuenta, querido lector, que tanto Cinemex como Cinépolis no suelen pautar ni difundir apropiadamente los productos nacionales en salas y horarios ni convencionales ni competitivos). Así es como a iniciativa de la comunidad cinematográfica de nuestro país, el 20 de abril de 2017 fue aprobada de manera unánime por la LXIII Legislatura del Senado la conmemoración del Día Nacional del Cine Mexicano, el cual se celebra cada 15 de agosto (un motivo más para procurar la adquisición de una cultura fílmica general).

En el contexto actual, el papel de géneros cinematográficos como el infantil (y no sólo me refiero a la bella industria de la animación que tanto auge ha tenido en el Occidente de nuestro país), el indígena, el LGTBIII, el documental, el biográfico-histórico, el eco-ambiental, el de género y sí, también el polémico cine porno-erótico, se ha visto mermado no tanto por desinterés del público nacional, sino por la falta de oportunidades equitativas y concretas para generar nuevos discursos audiovisuales que logren captar la atención de los mismos. No sólo se trata de preservar la memoria histórica del emblemático acervo fílmico mexicano, sino de desarrollar y promover políticas públicas integrales (más allá del fomento económico, el cual nunca ha dejado de ser un factor de suma importancia en la escena contemporánea). Éstas deberían permitir el pleno desarrollo de una formación cinematográfica sólida en universidades e institutos tanto públicos como privados, el fomento de una competencia empresarial justa y leal en todo el país, la abolición definitiva de la censura pública y la implementación de un aparato de difusión cultural y comercial que sea apropiado tanto para las casas productoras grandes o pequeñas, como para los productores independientes. 

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Delia Bolaños

Maestra en Historia del Arte y Patrimonio por la Universidad de Burdeos y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Especialista en arte moderno y contemporáneo, asesora de difusión y comunicación cultural y amante del arte urbano. Escritora de tanto en tanto, melómana, lectora empedernida y hermeneuta. Orgullosamente mexicana y apasionada ciudadana del mundo. Cazadora gastronómica y fotógrafa profesional.

Te puede interesar

FOTO: Especial

Xavier Robles, coautor de “Rojo amanecer”, homenajeado en la Sogem

Comparte en WhatsAppMéxico, 31 Ago (Notimex).- El guionista y director de cine Xavier Robles, coautor ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>