El principio del tiempo / Opinólogía / Entendiendo a la flagrancia (parte I)

Entendiendo a la flagrancia (parte I)

Por: Ángela Frías



Con frecuencia los ciudadanos que acuden a la agencia del Ministerio Público, luego de formular su querella o denuncia, preguntan ¿si en estos días me encuentro en la calle al sujeto que me robó mi celular lo puedo detener? Luego de esto sigue una respuesta que debe ser lo más fácil de comprender, la cual resulta importante que conozcan las personas que no están familiarizadas con temas jurídicos, por ello hablaremos de una figura que resulta cotidiana y responde a esta pregunta.

La libertad personal es uno de los derechos más preciados que todos los seres humanos tenemos, tan es así que nadie puede ser privado de su libertad física salvo por las causas y las condiciones fijadas en la Constitución Política o en las leyes[1].

Todas las personas tenemos derechos y deberes, deberes para con la familia, la comunidad y la humanidad [2], y los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por el bien común[3], esto lo podríamos resumir con la coloquial frase: “mi derecho termina donde empieza el tuyo”.

FOTO: Twitter.com/ssp_cdmx
FOTO: Twitter.com/ssp_cdmx

Como he referido, la libertad personal se puede restringir en ciertos casos, por ejemplo, una autoridad judicial puede ordenar la detención de alguien y girar una orden de aprehensión en su contra, pero ¿qué ocurre cuando en la mayoría de los casos, los delitos se cometen de forma instantánea y en la vía pública? Es entonces cuando aparece la flagrancia y ¿Qué es la flagrancia? Es una figura jurídica, una de las formas de restricción de la libertad que contempla la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el Código Nacional de Procedimientos Penales, así tenemos que cualquier persona puede detener al indiciado en el momento en que esté cometiendo un delito o inmediatamente después de haberlo cometido, es decir en flagrancia, poniéndolo sin demora a disposición de la autoridad más cercana y ésta con la misma prontitud, al Ministerio Público. [4]

Retomando lo anterior, para comprender la flagrancia primero es importante reiterar que la detención la puede hacer cualquier persona y deben ocurrir cualquiera de estas hipótesis: a) Se puede detener a alguien en el momento en el que esté cometiendo el delito, lo que cotidianamente se dice: “con las manos en la masa”, b) Se puede detener a alguien inmediatamente después de que cometió el delito y el sujeto haya sido perseguido, esto habitualmente ocurre en las calles cuando algún ciudadano o elemento de la policía corre o persigue en su bicicleta, motocicleta o patrulla a la persona, c) Puede ser el caso de la detención inmediatamente después de que se cometió el delito y el sujeto haya sido señalado por una víctima, testigo o quien hubiere intervenido con él en la comisión del delito, a esto se le conoce como: “flagrancia por señalamiento”, y d) Se puede detener a alguien inmediatamente después de que cometió el delito y se le encuentren en su poder objetos relacionados con el mismo.

FOTO: eluniversal.com.mx
FOTO: eluniversal.com.mx

Una vez que se han entendido las hipótesis en las que cualquier persona puede detener a otra cuando existe flagrancia, resulta importante saber ahora, qué es lo que debe se debe hacer con la persona que se ha detenido y cuáles son los efectos en caso de violar sus Derechos Humanos, esto indudablemente lo abordaremos en otra ocasión.

[1] Artículo 7.2 de la Convención Americana de los Derechos Humanos

[2] Artículo 32.1 de la Convención Americana de los Derechos Humanos

[3] Artículo 32.2 de la Convención Americana de los Derechos Humanos

[4] Artículo 16 párrafo quinto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Ángela Frías

Licenciada en Derecho. Egresada con mención honorífica de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. En espera de la validación de su especialidad en Derecho Penal por la UNAM. Ha tomado distintos cursos y diplomados en México y el extranjero sobre Sistema Acusatorio y Técnicas de Litigación. Actualmente es Oficial Secretario del Ministerio Público en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Te puede interesar

#Opinólogo

La puerta giratoria

Comparte en WhatsApp Esta semana estaremos conmemorando –¿celebrando?– un año de la entrada en vigor, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>