El principio del tiempo / Opinólogía / Entrevista con el poeta y traductor rumano Costel Drejoi

Entrevista con el poeta y traductor rumano Costel Drejoi

Por: César Navarrete



George Nina Elian cuyo verdadero nombre es Costel Drejoi nació el 13 de noviembre de 1964 en la ciudad de Slatina, Rumania. Es poeta, traductor, ensayista y periodista.

Foto: Costel Drejoi
Foto: Costel Drejoi

Es autor de los libros La luz como soledad (2013), En otoño, cuando vuelve el fin del mundo (2014), ¡No por la vida sino por la muerte hemos pasado!… (Cinco testimonios de las cárceles comunistas) (2016) y La luz como soledad (2): La nieve había regresado al cielo (2016). Ha traducido los libros Silvina Vuckovic, Amar y almar (2015) y Cleopatra Lorințiu, El paisaje en el que falto. Edición bilingüe (2017).

Foto: madrid.mae.ro
Foto: madrid.mae.ro

Ha publicado traducciones de poetas españoles, hispanoamericanos, italianos y portugueses contemporáneos en revistas rumanas, así como obra de poetas rumanos en el blog Poetas siglo veintiuno. Antología de la poesía mundialColaboró en la composición de la antología Canon abierto. Última poesía en español (1970-1985). Madrid, 2015.

César Navarrete: ¿Cómo te acercaste a la poesía?

Costel Drejoi: De una manera tan romántica que por la repetición se convirtió en lugar común: enamorándome. Apenas había cumplido 12 años y me enamoré de una compañera de clase, a quien le dediqué mi primer texto poético. Ella me inspiró las primeras composiciones y provocó en mí el estado de poesía. Desde entonces, parece, me convertí en su eterno amante. Y un amante en general. Nuestro gran poeta Nichita Stănescu decía que «la poesía es el estado expresado del amante».

CN: ¿Cómo te iniciaste en la traducción y qué papel desempeña en tu vida?

 CD: Siempre fui —y sigo siendo— un individuo deseoso de aprender. Me gustó y me gusta saber qué y cómo piensa y siente el otro, mi prójimo de lejos, desde todos los puntos de vista. Es lo que, desde la infancia (9-10 años) me hizo aprender el ruso —me fascinaban aquellos signos extraños del alfabeto cirílico—, un poco de búlgaro —de uno de mis abuelos maternos— y después el francés. Pero, paradójicamente, aunque estos idiomas y, más tarde, el alemán, los estudié también en la escuela (12-13 años), lo que mejor conozco es el italiano, que aprendí por mí mismo de las películas de TV de los años 70 y después con la ayuda de las guías de conversación y de una gramática práctica de la lengua italiana.

Aunque para mí es sólo una variedad de Violín de Ingres —mi pasión principal siendo la poesía—, el trabajo de traductor ocupa casi todo mi tiempo. Y esto ocurre porque soy un autor que escribe con dificultad y, por consiguiente, muy raramente. Lo más importante es que me gusta lo que hago y lo hago con dedicación.

CN: ¿Por qué traduces el español y cómo comenzó a hacerlo?

CD: Tenía nociones generales de vocabulario y pronunciación desde mi primera juventud —también de las películas y las guías de conversación—, pero sólo a lo largo de los últimos tres o cuatro años empecé a perfeccionarme en él. Me gusta la poesía en español. En ese sentido, el primer poeta de lengua española que traduje fue Fernando Valverde que actualmente es profesor en la Universidad de Emory (EEUU) y director del Festival Internacional de Poesía Ciudad de Granada. Simplemente, un día leí algunos de sus poemas en un blog, me gustaron y decidí traducirlos. Después siguieron otros autores hispanohablantes.

CN: ¿Qué similitudes o diferencias hay entre el español y el rumano?

CD: Ambos son idiomas musicales —y, claro, muy poéticos— que tienen una estructura gramatical similar, pronunciación fonética… Ambos son conservativos por ejemplo: día (esp.)/ zi (rum.)/ dies (lat.); hermoso/ frumos/ formosus, a diferencia del italiano y el francés, considerados idiomas innovadores (giorno (it.)/ jour (fr.)/ diurnum (lat.); bello/ beau/ bellus. Hay muchas diferencias respecto de la conjugación de los verbos —el español tiene más tiempos, pero menos conjugaciones—, la forma de los adverbios, modos de decir…

CN: ¿Entonces crees que la traducción es un medio para acercar culturalmente a las sociedades?

CD: Sí. Como cualquier forma de comunicación. Porque la comunicación significa apertura al otro y finalmente amor a nuestro prójimo.

Imagen: César Navarrete
Imagen: César Navarrete
  1. del E. Violín de Ingres. Esta expresión se utiliza cuando se hace referencia a la gran afición que, más allá de su actividad reconocida, sienten o practican los sabios de una u otra faceta.
Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de César Navarrete

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Valle de México, con un Diplomado en Nivelación Pedagógica para profesores de Educación Secundaria por el Centro de Actualización del Magisterio en el Distrito Federal. Profesor universitario, escritor, viajero, traductor, fotógrafo, bloguero, documentalista y etnomusicólogo. Ha traducido textos literarios en más de diez idiomas y publicado en medios tradicionales y virtuales de México, Honduras, Perú, Colombia, España, Francia y Portugal. Es autor de los libros: Poenimios (México, 2014), Fábulas-o-heces (México, 2014), 20 Poenímios (Coimbra, Portugal, 2016) y Epigramas y maxinimias (México, 2017).

Te puede interesar

#Opinólogo

Los aciertos del Círculo de Poesía

Comparte en WhatsApp Hace años, en medio de una controversia, Alí Calderón –Premio Nacional de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>