El principio del tiempo / Opinólogía / El gobierno que no quiere debatir marihuana

El gobierno que no quiere debatir marihuana

Por Vidal Llerenas

Mucho se ha avanzado en el debate sobre la regulación de la marihuana en México. Hoy justamente se votará en la SCJN el proyecto de sentencia elaborado en la ponencia del Ministro Zaldívar, con respecto a la petición de un grupo de ciudadanos de constituir un club canábico. El proyecto ayuda a poner las cosas en su lugar, particularmente, respecto a la idea de que los posibles peligros a la salud de dicha sustancia no justifican su prohibición en todos los casos y a todo costo.

Foto: usahispanicpress.com

En cambio, lo que no avanza es la definición de una estrategia nacional en el tema de política de drogas y, en particular, de la marihuana. No sabemos con claridad que hará el gobierno mexicano para evitar la criminalización de consumidores, cuando ni siquiera reconoce que el diseño de la Ley General de Salud convierte de manera automática en narco minorista a cualquiera que posea 6 gramos de marihuana. Tampoco sabemos cuándo pondrá en operación medidas que reduzcan los riesgos y los daños del uso de la sustancia, con información precisa, al alcance de los consumidores. Es una incógnita lo que el gobierno mexicano piensa de lo que está sucediendo en América del Norte, donde la marihuana es legal en distintas formas en la mayor parte de Estados Unidos y donde el nuevo Primer Ministro de Canadá ha prometido su legalización.

Si Manuel Mondragón, el Comisionado Nacional contra las Adiciones es el vocero del gobierno mexicano en política de drogas (no lo sé, ya que la adición es solo un aspecto del tema de drogas) estamos en problemas. En una colaboración especial para el diario Reforma, Mondragón insiste que la legislación mexicana no criminaliza el consumo. Es decir, el gobierno mexicano no es capaz de hacer una evaluación crítica de la Ley General de Salud y en general, del trato que le dan las policías y juzgadores del país a los consumidores. Los datos de la investigadora del CIDE, Catalina Pérez Correa, son demoledores al respecto. La PGR detuvo, entre 2006 y 2014, a 453 069 personas por delitos contra la salud. De estos, 175 993 fueron detenidos por posesión y 156 189 por consumo (aún cuando este no es un delito), según informes de dicha dependencia.

Es decir, más del 70% de los detenidos por delitos contra la salud a nivel federal durante ese periodo, lo fueron por posesión y consumo. Lo anterior sin considerar que, desde 2009, parte de estas detenciones las realizaron autoridades locales, tenemos pocos datos disponibles al respecto, pero las detenciones por posesión de drogas es sin duda una principales tareas de las procuradurías locales. De igual manera, de acuerdo con encuestas que realizó en prisiones, la Dra. Pérez Correa encontró que más del 60% de las personas encarceladas por estos delitos, fueron por marihuana. Tomando esto en cuenta, la descriminalización de usuarios y la posibilidad de permitir el autocultivo, puede tener efectos muy importantes en reducir detenciones innecesarias.

Foto: huellas.mx

Por otro lado, Mondragón afirma que no se requiere legalizar la marihuana para aprovechar sus usos médicos. Eso tampoco es exacto. En México no se puede cultivar, ni procesar, ni importar, ni recetar marihuana. Todas estas actividades están consideradas como un delito. Si el gobierno de verdad piensa en la marihuana como medicina, como sucede en Canadá y en buena parte de Estados Unidos, tiene que modificar a fondo la famosa Ley General de Salud justo para legalizar el proceso.

Entiendo que lo que Mondragón quiere decir es que medicinas sin THC (la sustancia activa que produce efectos psicoactivos) no está prohibidas, lo que no toma en cuenta es que en este caso tampoco se pueden producir, ni importar, ni recetar. Además, existen también beneficios asociados al consumo de marihuana con THC y, en todo caso, no sería una monstruosidad que un enfermo de cáncer fume marihuana para paliar los efectos de una quimioterapia. En fin, es evidente que el gobierno no tiene un diagnóstico claro de cómo sería posible utilizar la mariguana con fines médicos en el país.

Mondragón pide un debate respetuoso, faltaba menos. En todo caso, quienes hablan de adictos en lugar de usuarios, de un país “marihuanero”, o de hacer al Chapo empresario, son precisamente los funcionarios del gobierno. Lo que sí exigimos es un debate serio, que no esconda la realidad de fenómenos como el encarcelamiento de usuarios de mariguana. No se trata de una problema de interpretación de la ley, se trata de que la legislación está mal diseñada, no sirve para dejar de criminalizar a los consumidores y tampoco permite el uso medicinal de la mariguana.

Lo que se debe exigir es que el gobierno federal designe a un responsable de política de drogas, que conozca y haga política pública basada en los mejores prácticas, que ponga la seguridad y la salud de los consumidores en el centro de la preocupación pública. El debate ya se está dando, lo que faltan son políticas asertivas e informadas, con definiciones sencillas y efectivas, como la modificación de la tabla de cantidades toleradas, permitir el autocultivo y el recetar mariguana.

Acerca de Vidal Llerenas

Economista por el ITAM, cuenta con una maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex y un doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York. En 2004 fue Director de la Contraloría Social para Estados y Municipios de la Secretaría de la Función Pública. Posteriormente en la administración de Marcelo Ebrard fue subsecretario de Egresos en la Secretaría de Finanzas capitalina. En 2009 fue electo como diputado federal y como secretario de la Comisión de Presupuesto gestionó importantes recursos para proyectos de inversión en el DF. En 2012 fue electo diputado local por el distrito 5 y desde la Asamblea Legislativa ha impulsado importantes iniciativas en favor de los capitalinos. En la LXIII Legislatura en la Cámara de Diputados, Vidal Llerenas forma parte de la bancada de Morena, partido por el que contendió y ganó una diputación federal y desde donde continuará con el compromiso de gestionar recursos para la ciudad de México.

Te puede interesar

#Opinólogos

Pobres ministros, pobres magistrados

Comparte en WhatsApp Los salarios que perciben los magistrados electorales y los ministros de la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>