El principio del tiempo / Opinólogía / Hibridación: experimentación y deformación en el arte

Hibridación: experimentación y deformación en el arte

Por: Delia Bolaños



El pasado jueves 8 de marzo fue inaugurado el proyecto expositivo multidisciplinario Híbridos: el cuerpo como imaginario (organizado por el Museo del Palacio de Bellas Artes, el Museo de Antropología e Historia y el Musée de l’Élysée de Lausana, Suiza), diálogo en el que entran en estrecho contacto y colaboración directa la ciencia, el arte y la antropología. Diseñada y creada a partir del coloquio homónimo que tuvo lugar en febrero de 2016, esta

“muestra nos ofrece una mirada inédita sobre las distintas cosmovisiones, idiosincrasias e imaginarios culturales que han hecho surgir a esos muy inquietantes [y maravillosos] seres [a los que llamamos] híbridos[1], [así como un mayor] acercamiento a los muy diversos procesos de creación y anti creación artística, por medio del montaje de reconocidas obras de arte”.[2]

Foto: redcapitalmx.com
Foto: redcapitalmx.com

Dicha muestra, única en su tipo en nuestro país, nos trae a la mesa una importante reflexión sobre la increíble capacidad de transformación, invención creativa y exageración de la realidad que conlleva la imaginación del artista/creador a través de sus monstruos (sin importar su medio o soporte de expresión, canales de difusión, estilo, latitud o época). Desde los albores de la humanidad, las distintas civilizaciones han albergado entre sus creencias la existencia de criaturas inverosímiles (la mayor parte de ellas con poderes sobrenaturales que envuelven al ser humano en aventuras épocas o en calamidades), que de cierta o cual manera han dado sentido a las múltiples paradojas del entorno de vida de cada cultura y han ayudado a la apropiación simbólica del mismo. Tenemos por conocidas las imágenes de la quimera, el unicornio, el dragón y hasta del hombre lobo, pero estas fantasiosas deformaciones son sólo la punta del iceberg de un infinito proceso de experimentación metafórica del cuerpo transfigurado en la cultura y las artes.

La constante transgresión de lo humano a través de características físicas (como es el caso de las “armas” naturalmente dadas) propias de los animales y los elementos tanto vegetales como minerales, revela una profunda necesidad de cambio y transformación en los sistemas sociales así como una transfiguración simbólico-anímica del ser humano, lo cual permite la comprensión de sí mismo, del otro y del ambiente. Este proceso de hibridación une al hombre y la mujer con una suerte de naturaleza atípica (superdotada o deformada[3]) que puede ser posible más allá de lo meramente biológico, evidenciando de esta manera que la expresión de lo meramente humano solicita de la entropía de lo puramente divino o demoniaco. Ya sea desde tiempos de las culturas animistas hasta las construcciones fantásticas de la cultura pop de nuestro días, el híbrido es un ser que nos sobrepasa (y al cual sobrepasamos con nuevos tótems y avatares) y al cual hacemos llamamiento en momentos de crisis.

Foto: redcapitalmx.com
Foto: somosmass99.com.mx

En el arte y sus variadas expresiones, el híbrido no sólo se encuentra en aquellos personajes que nos hacen soñar idílicamente o nos provocan pesadillas apocalípticas (y que han sido tema recurrente a través de varios períodos, tal es el caso de los demonios y engendros de Las tentaciones de San Antonio en sus muy distintas versiones[4]), sino además en el discurso mismo de sus manifestaciones. Se encuentra en esa mágica mixtura de técnicas donde la pintura acrílica puede encontrarse con el nitrato de plata del negativo fotográfico o un instrumento musical que puede transformarse en herramienta de cocina (u en objeto de placentero autocastigo, como ocurre en alguna escena del Jardín de las delicias del Bosco, 1503-1515), e incluso en la fabulosa ilusión de obras mucho más ambiguas, innovadoras y complejas por su inusual configuración donde las artes infringen los aparentes límites entre sí. Proceso más latente aún en el momento en que las disciplinas artísticas y científicas se entrelazan para diseñar y crear ese otro mundo que trasciende lo meramente imaginario, convirtiendo al ser humano en una extensión de sí mismo (tal es el ejemplo de la realidad aumentada y de los videojuegos) a través de la tecnología y la innovación de los gadgets.

[1] Híbrido es el nombre común que se le da en ciencias biológicas a la mezcla o fusión genética de dos o más organismos vivos de distintas especies, ya sean animales o vegetales, la cual da como resultado la creación de una especie totalmente nueva; el ejemplo actual más común es el de las continuas mezclas controladas entre razas caninas con el fin de obtener ejemplares con las mejores características de los perros iniciales. Aunque también existen especies muy conocidas como la mula, el ligre y el balfín.

[2] Editorial institucional (reseña y artículo de prensa de la exposición), consulta en la página institucional del Instituto Nacional de Bellas Artes (Secretaría de Cultura) https://www.inba.gob.mx/actividad/3312/hibridos.

[3] El híbrido puede fungir muy variadas funciones: héroe, anti héroe, engendro satánico como villano o ser divino como guía, etc.

[4] Jheronimus Bosch (mejor conocido como El Bosco), Peter Brueghel (mejor conocido como Brueghel el Joven), Johann Liss, Diego Rivera y Salvador Dalí son tan sólo algunos de los artistas que a través de más de 400 años de historia del arte han retomado el tema bíblico de San Antonio Abad.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Delia Bolaños

Maestra en Historia del Arte y Patrimonio por la Universidad de Burdeos y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Especialista en arte moderno y contemporáneo, asesora de difusión y comunicación cultural y amante del arte urbano. Escritora de tanto en tanto, melómana, lectora empedernida y hermeneuta. Orgullosamente mexicana y apasionada ciudadana del mundo. Cazadora gastronómica y fotógrafa profesional.

Te puede interesar

#Opinóloga

El repostero de Berlín: un postre de emociones

Comparte en WhatsApp Desde hace quince años en México se celebra el Festival Internacional de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>