El principio del tiempo / Opinólogía / Honduras, su fraude electoral

Honduras, su fraude electoral

Por: Alejandro Robles



Honduras vive momentos de tensión, vive lo que en México vivimos hace poco más de 11 años, una elección de Estado en la que el régimen aprovecha un resultado estrecho para invertir los resultados, ahora sí que les tocó sufrir un calderonazo, nada que no esperaran porque Honduras al igual que México y Centroamérica sufren una dictadura, aunque formalmente se definen como democracias.

Son territorios que han bailado al son que les ha tocado el gobierno norteamericano, son economías dependientes, economías apéndice que padecemos la doctrina de la Seguridad Nacional, la militarización bajo la justificación de la lucha contra el narcotráfico, países deliberadamente utilizados para la siembra y trasiego, en los que la premisa es la criminalización de los pueblos a fin de someterlos, de contener su migración y de paso abaratar su mano de obra.

Foto: animalpolitico.com
Foto: animalpolitico.com

Es mantenernos en un Estado de guerra permanente en la que el pueblo uniformado tiene la misión de administrar el crimen y servir de brazo represor de la oligarquía local amparada en el reconocimiento de la embajada estadounidense, Juan Orlando Hernández pese a lo impensable de su triunfo por el deseo de cambio del pueblo pretende imponerse por un periodo más.

Una elección de Estado en la que “se cayó” el sistema justo cuando la tendencia se tornaba irreversible en favor de la Alianza de Oposición, es la misma treta de Carlos Salinas para llevar acabo el fraude de 1988, por eso lo que sucede ahora en Honduras nos es tan familiar, sin dejar de advertir la suspensión de garantías que decretaron ante la ola de manifestaciones en repudio al fraude.

Esa intervención militar es la que aún no vivimos en México, aunque la oligarquía mexicana se prepara para este escenario y presiona la aprobación de Ley de Seguridad Interior, que es terminar de legitimar la militarización de la seguridad con fines de control social, es una peligrosa política fascista.

Honduras se debate entre la continuidad o el cambio, el Partido Nacional de Honduras que equivale al PRI mexicano se mandó a poner punto y medio de ventaja sobre el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasrralla, similar al medio punto de ventaja que Vicente Fox mandó poner al PAN para imponer a Felipe Calderón, al igual que este fraude la autoridad electoral se negó al recuento total de votos, el voto por voto es inaceptable para los falsificadores de la voluntad popular.

La similitud de las historias no es casual, es el comportamiento de una oligarquía que hace las veces del capataz de la hacienda, somos las fincas del imperio y las oligarquías están autorizadas por este para ejercer hasta la fuerza con tal de preservar a nuestros países libres de objeciones a la explotación y saqueo.

La Alianza Opositora en Honduras debe obligar el reconocimiento de su triunfo o esperar otros cuatros años para luchar de nuevo contra el fraude, la pregunta es si el pueblo está dispuesto a soportar otros 4 años más de miseria, el salvajismo del libre mercado es especialmente cruel contra los más pobres y paradójicamente estos son los que sostienen al sistema.

En Honduras al igual que en México las zonas rurales son las que arrojan cifras en favor del oficialismo, las oligarquías encuentran su sustento en sus propias víctimas, se aprovechan de la necesidad para comprar votos, la pobreza es un poderoso abono para cultivar la desigualdad y la injusticia.

De eso está hecha la oligarquía degenerada en mafia, lo mismo acapara la política, que la economía o el crimen. Son sonados en México los vínculos del PRI y el PAN con la delincuencia organizada lo mismo que sucede con el régimen hondureño y su Partido Nacional, por eso suelen asesinar periodistas y reprimir críticos porque operan al margen de la Ley, pero curiosamente de ellos depende la impartición de justicia.

La desigualdad, la violencia, la corrupción y el fraude son fenómenos comunes para México y Honduras, por lo que la elección presidencial es la gran oportunidad para cambiar el sentido de la historia pacíficamente, el gran desafío es como vencer al fraude, es la resistencia la fórmula de los pueblos para alcanzar su libertad, toda la solidaridad para con el pueblo de Honduras, que la unidad y la organización les permita conquistar su dignidad.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Robles

Académico; maestro en derecho por la UNAM; defensor de derechos humanos. Actualmente, activista del Movimiento de Regeneración Nacional. Hombre de izquierda con una militancia en el PRD, por el que fue diputado a la VI legislatura, electo por el distrito XXX de Coyoacán. Padre de dos: hijos Sahara de 6 años y Fidel de 2 años, casado con Sara Zuñiga.

Te puede interesar

#Opinólogo

La comunicación electoral de los “tapados”

Comparte en WhatsApp En los sistemas presidenciales de Latinoamérica la costumbre indica que es el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>