El principio del tiempo / Opinólogía / Imperio, instante, juguete, Obregón

Imperio, instante, juguete, Obregón

Por: Josué Escobedo


 

“It’s true… All of it:
The Dark Side, The Jedi…
They are real.”
Han Solo – Star Wars: The Force Awakens

Quizás debería yo escribir mi primer columna del año acerca del gasolinazo, del regreso de Videgaray desde ultratumba o de la arrastrada que Trump le va a poner a nuestro país durante los próximos cuatro años; pero es mejor “que los muertos entierren a sus muertos”, como dice la Escritura, y que hablemos nuevamente de la política que ocurre también en esferas más pequeñas (que no por ello son menores), hablar nuevamente de esa realidad compartida que vive cotidianamente en todos los planos, que respira permanentemente y que nos atraviesa, nos conforma. Así, no hablaremos hoy de los energéticos o de las protestas que se han construido (genuina o abusivamente) en torno a ellos en los días recientes, tampoco hablaremos de la Secretaría de Relaciones Exteriores ni de la voluntad de aprendizaje; sino de una demarcación política de la Ciudad de México en particular (“delegación” o “alcaldía”, la transición podría tardar dos días o, más probablemente, una década, considerando las calmas de nuestros compadres de la Asamblea Constituyente): Álvaro Obregón.

FOTO: https://www.facebook.com/CarlosNaderA/videos/376734929356687/
FOTO: https://www.facebook.com/CarlosNaderA/videos/376734929356687/

Álvaro Obregón es un territorio manifiestamente descuidado a causa de un gobierno que ha sido capaz de todo, incluso de garantizar por varios años su propia continuidad a costa de sus gobernados: el gobierno delegacional actual de esta delegación es un reflejo de la administración pasada, puesto que Luna impuso a Hidalgo. Ambas administraciones se han caracterizado por su ineficiencia en materia de seguridad, servicios urbanos y graves problemas de agua; en cambio, tienen posdoctorado en reconstrucción de banquetas que están en excelentes condiciones y en pinta de casas para los clientes del PRD, aunque el costo de ello sea dejar sin programas sociales a cualquier ciudadano que estorbe a sus finalidades. Se trata, por tanto, de un gobierno que se ha ido durmiendo en sus laureles desde hace tiempo y –del mismo modo en que ocurre con todo aquello que se estancado en el tiempo y en una sola persona– no tardará en pudrirse.

En este contexto, Carlos Náder, un joven político que lleva años trabajando cada fin de semana por esa delegación –desaprovechado y alejado, por cierto, de las filas en las que se formó: aquéllas del partido histórico de México, que ahora parece más una tumba que un partido– tuvo la audacia de contactar a Bo Johnson (el estadounidense que suele disfrazarse de Stormtrooper por su parecido con John Boyega, uno de los protagonistas de la séptima entrega de la saga StarWars) al percatarse de que éste se encontraba en la Ciudad de México. A pesar de que Náder creyó que no recibiría respuesta, invitó a Johnson a reglar juguetes por el día de reyes en la delegación Álvaro Obregón; sin embargo, para su sorpresa, recibió una respuesta cálida y por parte de Johnson, en la que manifestaba su interés por acompañarlo. De tal manera que el domingo 7 de enero estaban Náder y Johnson en colonias como La Araña, Santa Rosa Xochiac, Las Águilas, Balcones de Cehuayo, incluso en el propio monumento a Obregón.

FOTO: https://www.facebook.com/CarlosNaderA/videos/376734929356687/
FOTO: https://www.facebook.com/CarlosNaderA/videos/376734929356687/

La política está ocurriendo siempre, al margen y a pesar de la burocracia partidaria: desde la cotidianidad del ciudadano, con su propio poder individual –y no desde la plataforma política más extensa y poderosa que construyó el siglo XX mexicano, malentendida y subutilizada por Enrique Ochoa, quien de política sabe prácticamente nada–, Náder y Johnson hicieron felices a muchos niños y regalaron ilusiones en plena calle, que es posiblemente una de las mayores aspiraciones de un político digno: generar unidad a través de las emociones, aunque duren un solo instante, porque, en parte, el quehacer político también se decide en el tiempo.

Por diferentes medios y a través de distintas personas, la propia delegación Álvaro Obregón ya muestra señales de movimiento: Náder es un ejemplo de ello y –en otro registro y con otros recursos políticos–, del mismo modo que Erick Reyes, quien también lleva años haciendo trabajo político en la misma demarcación. Porque los partidos políticos son una configuración específica de la burocracia del quehacer político; pero la política –como todos sabemos– excede por mucho las torpezas que se han cometido en el ámbito de los partidos, particularmente en el partido histórico de México.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Josué Escobedo

Estudió filosofía en la Universidad Nacional y actualmente es consultor en riesgos.

Te puede interesar

FOTO: Enfoque Noticias

Protección Civil capitalina en alerta por frío en la Ciudad de México

Comparte en WhatsAppMéxico, 30 Ene (Notimex).- Protección Civil de la Ciudad de México recomendó a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>