El principio del tiempo / Opinólogía / La, entrecomillada, institucionalidad del PRI

La, entrecomillada, institucionalidad del PRI

Por Luis M. Sada


Nos encontramos hoy ante una realidad que, incluyéndome, algunos seguimos evadiendo o negando de manera reiterada: la aplastadora victoria de Morena.

Buscamos mil y una excusas para darle “sentido” a esta realidad:

“Es que Ochoa Reza”, “Es que la percepción de corrupción…”, “Es que la pésima campaña…”, “Es que los escándalos del sexenio…”, “Es que Peña pactó para que lo dejaran en paz…”, “Fue la venganza de los traicionados por Videgaray y equipo…”, y así muchas otras más.

Y en algunas de éstas existe algo de verdad. Tal vez mucha en algunas de ellas. Pero esa no fue la razón de fondo de nuestra derrota.

Fuente: crystalcavechronicles.com
Fuente: crystalcavechronicles.com

La razón de fondo, a mi parecer, se encuentra en la mal llamada y confundida institucionalidad que, por un lado, es nuestra gran fortaleza cuando es bien entendida y aplicada, pero que desafortunadamente caracteriza otros “usos y costumbres” del priismo, y que es la misma que si no sabemos corregir hará que desaparezcamos o nos volvamos (más) irrelevantes después del sexenio que viene.

A la que me refiero es a la mal llamada institucionalidad, caracterizada en el anecdótico diálogo:

  • ¿Qué horas son?
  • Las que usted diga, señor presidente.

Confundimos y confundieron, por muchas décadas la institucionalidad con el servilismo, falta de autocrítica y distanciamiento de lo que no era correcto ni digno. Confundimos, y confundieron, institucionalidad con obediencia a ciegas.

Muchos priistas jóvenes y no tanto, sabían de las cosas que se estaban haciendo mal dentro, y fuera del partido como gobierno. Pero todos, o la mayoría, callamos.

Nadie nos atrevimos a criticar, con fundamentos, los excesos de nuestros compañeros priistas, la apatía de algunos funcionarios frente a las necesidades más elementales de los ciudadanos, el discurso de simulación, el gatopardismo priista, el viraje a la derecha en muchos temas, la ceguera temporal ante actos de corrupción grotescos.

No lo hicimos por miedo a perder nuestros empleos, por miedo a “desobedecer” a los superiores, por miedo a sentirnos aislados por los dirigentes y las cúpulas, por miedo al rechazo, por miedo a no ser considerados.

Hoy, viendo hacia atrás la más humillante derrota que ha tenido el PRI, no cabe más que asumir las consecuencias de esa falsa, mal llamada, institucionalidad. 

Hoy, más que nunca, resulta relevante que todo priista esté vigilante ante los actos y omisiones de nuestros compañeros que representarán, de manera muy mermada, a todo el partido en las cámaras del Poder Legislativo. Porque si no tenemos una actitud crítica frente a lo que hagan los nuestros, menos podremos tener la autoridad moral para criticar los actos del nuevo gobierno.

Es momento de empezar a dejar de confundir la institucionalidad con el silencio y obediencia a ciegas.

Fuente: El Siglo de Torreón
Fuente: El Siglo de Torreón

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luis M. Sada

Es Licenciado en Derecho por la Universidad de Monterrey y Maestro en Derecho Internacional por la Georgetown University. Actualmente es estudiante de la Licenciatura en Economía por la UNAM y se desempeña como subsecretario de asuntos internacionales del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. Se ha desempeñado, entre otros, como abogado para el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, DC, y como Agregado Regional adscrito al Consulado General de San Diego, California.

Te puede interesar

FOTO: AFP

Procesan por corrupción a expresidenta argentina Cristina Fernández

Comparte en WhatsApp(Notimex) La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, fue procesada junto a otras 42 ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>