El principio del tiempo / Opinólogía / La fiesta de los muertitos

La fiesta de los muertitos

Por Sofía Santoscoy


Hace dos semanas escribí sobre la emoción-el nerviosismo de que comience la nueva administración gubernamental, poniendo de relieve la importancia de conocer su plan de trabajo ya que al desconocerse todos andamos nerviosos lo que había presionado a los mercados financieros nacionales. No obstante, dicha situación de cautela se profundizó en estos días tras conocerse los resultados de una encuesta realizada por el gobierno entrante para continuar o no con el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que se encuentra en Texcoco. La decisión fue cancelar el NAIM y que mejor se rehabilite el aeropuerto de Toluca junto con la construcción de dos pistas en el Aeropuerto militar de Santa Lucía. De esta manera provocó el comienzo de algunos muertitos en los mercados financieros (digo muertitos para combinar con las fechas, aunque me refiero a significativas pérdidas en los mercados). Me preguntarán, pero yo persona mexicana ¿en qué me afecta que las Bolsas de Valores de México se caigan, el peso mexicano se deprecie o la deuda soberana se debilite?

Para entender, pongamos el ejemplo de un comerciante A que posee una tiendita miscelánea y tiene un primo B que quiere poner también su tiendita quien le pide prestado $10,000, prometiéndole pagar al mes mil pesos. El comerciante A le presta el dinero porque confía tanto en que es un buen negocio (una tiendita, pues todos compran y la va a poner en una zona con muchas personas) como en que su primo B le va a pagar, además de espera recibir un rendimiento del préstamo dado (pacta recibir al final mil pesos más). El primo B a los cuatro meses le anuncia que finalmente no va a poner su tiendita en dónde tenía pensado a pesar de ya haber empezado a remodelar el local, sino mejor en otra a muchos kilómetros, porque le preguntó a unos cuates qué pensaban y le dijeron que no era viable, pero que más adelante le iba a decir cómo iba a ser el plan de su proyecto y de pago. Por obvias razones el comerciante A se pone nervioso por qué consideraba que su primo B le iba a estar pagando oportunamente en los próximos meses, o sea ya consideraba en sus gastos que mensualmente iba a recibir mil pesos, y ahora no sabe si los recibirá y si podrá enfrentar sus gastos (agua, luz, sueldos), lo que podría provocar que no pueda comprar productos para satisfacer a sus compradores. Asimismo, la confianza que tenía en su primo B disminuirá y si en un futuro le pide ayuda, dudaría en apoyarlo.

Ahora cambiemos al comerciante A por los inversionistas del NAIM y al primo B como el gobierno del presidente electo de López Obrador. Dicho gobierno tiene muchos planes de expansión para mejorar las condiciones económicas de México, pero ustedes díganme, si en un proyecto (independientemente de que sea bueno o malo y sus implicaciones ambientales) que ya llevaba muchos años efectuándose, quién no dudaría en la confianza de invertir en los proyectos futuros, qué les garantiza que estos no serán cancelados a la mitad o si se les pagará.

Aterrizándolo, a falta de confianza en el gobierno, se desconfía en sus mercados financieros (bolsa de valores, bonos gubernamentales, peso mexicano), por lo que será más difícil conseguir inversiones tanto privadas nacionales como internacionales para financiar diferentes proyectos deseados (aeropuertos, trenes, escuelas, carreteras, por mencionar algunos). Como consumidor final, persona mexicana, nos afecta porque podría existir la posibilidad de que no se materialicen los planes de crecimiento económico propuesto por el nuevo gobierno, que conllevaban a una mayor productividad y aumento de los salarios (mayor consumo, aumento en el poder adquisitivo, nivel de vida, etc.). Por otro lado, los productos que consumimos podrían ser mucho más caros, ejemplo la gasolina, ropa, tuppers, hasta las tortillas, todo lo importado (Maseca importa una parte de maíz para producir harina de tortillas), elevando el precio del transporte, etcétera etcétera. A esto le llamo “la fiesta de los muertitos”.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Sofía Santoscoy

Analista económica y financiera en Bursamétrica Análisis con experiencia de más de cinco años en mercados financieros y bursátiles. Certificada por el AMIB como Asesor en Estrategias de Inversión, con publicaciones quincenales en diversos medios.

Te puede interesar

#Opinólogo

¿Cuánto más durará la campaña electoral?

Comparte en WhatsApp Parece ser que las campañas electorales aún no han terminado. A pesar ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>